¡Síguenos!

Padres

“Las quemaduras solares en la infancia aumentan el riesgo de melanoma en un futuro»

«Hay que proteger la piel durante todo el año».

Es el órgano más grande del cuerpo y quizá el que peor se trata. El cuidado de la piel es de vital importancia desde el nacimiento y más ahora que el cambio climático es un hecho y la incidencia de los rayos solares nada tiene que ver con la de hace tres décadas.

La doctora María Librada Porriño, adjunta especialista en dermatología infantil en el Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela nos da las pautas para que sepamos cómo cuidar la piel de nuestros hijos durante todo el año, por  eso una de sus recomendaciones es la de proteger la piel con un fotoprotector adecuado a cada tipo de piel. “El sol es el mismo en el recreo en invierno como paseando por la calle, en otoño e invierno la exposición es menor pero hay que protegerles todo el año”.

De hecho, a las pieles más blancas es siempre preferible aplicarles una protección elevada. “Hay que tener en cuenta que el 80% de la exposición solar que una persona recibe es antes de los 18 años, las quemaduras que uno tenga en la infancia aumentan el riesgo de melanoma en un futuro”. Por eso en verano el fotoprotector es obligatorio, sumado a la gorra, gafas de sol e incluso camisetas con protección solar incorporada. 

Según la doctora, hay que aplicar una buena cantidad de crema, extenderla bien y no olvidar las denominadas “zonas conflictivas” (orejas, tobillos, palmas de los pies…) y por supuesto “renovarla cada dos horas aunque sean resistentes al agua”. Y es que en el tema del cuidado de la piel es vital la educación de los pequeños de la casa: “el niño tiene que saber que tiene que aplicarse el fotoprotector él solo y esto hay que hacerlo por costumbre”.

Por supuesto, las cremas protectoras también caducan, pero además de su fecha de caducidad hay que tener en cuenta si se ha tenido un mantenimiento óptimo de la misma una vez abierta para así poder utilizarla año tras año sin poner en riesgo la piel de nuestros hijos. En caso de que se produzcan quemaduras basta con un aftersun o un gel con aloe vera para calmar la piel, pero si ya se ven ampollas en la quemadura, “habrá que acudir a un especialista, porque ya son quemaduras de segundo grado”.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Padres

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies