¡Síguenos!
El Cadillac de Fernando Alonso está entre los favoritos para ganar Daytona. CORDON PRESS

Motor

24 Horas con Alonso

El piloto asturiano está de vuelta tras su retiro de la Fórmula 1. Su primer objetivo del año es Daytona, la prueba de resistencia más dura de Estados Unidos y una congregación histórica de famosos.

Las legendarias 24 horas de Daytona están de regreso tras un año de espera y amenazan con no darnos ni un segundo de tregua: 5.730 metros de longitud, 179 pilotos, 47 coches y un día entero de conducción frenética en el autódromo Daytona International Speedway de Florida. La edición que arranca hoy (20:35, BeIn Connect) será muy especial por la vuelta al asfalto de Fernando Alonso después de su retiro de la Fórmula 1. Daytona será su primer gran reto del calendario. El piloto asturiano se propuso hace un tiempo abandonar su zona de confort para ampliar sus miras y, por qué no, su sala de trofeos. Ahora, Alonso vuelve a ponerse frente a un volante en una de las carreras de resistencia más duras del planeta.


El doble campeón del mundo de Fórmula 1 no ha viajado a Daytona para disfrutar del sol de Florida. Sus aspiraciones en esta edición van más allá de entrenarse para las 24 horas de Le Mans (15-16 de junio). Alonso no busca otra cosa que no sea la victoria. Si no creyera que puede lograrlo, no se habría presentado. Su equipo, Wayne Taylor Racing, ganador de la edición de 2017, le ha brindado un coche a la altura de sus exigencias. El Cadillac DPi dejó sensaciones muy esperanzadoras en los test de principios de enero. El asturiano competirá junto a un viejo conocido como Kamui Kobayashi, compañero en Toyota, Jordan Taylor, hijo del jefe del equipo, y Renger van der Zande, también piloto de la casa. A la segunda tiene que llegar la vencida.

El coche de Alonso es uno de los varios favoritos para salir vencedor de las 24 horas de Daytona. Los dos vehículos Mazda del equipo Joest hicieron los tiempos más veloces en los primeros test del mes y exhibieron un rendimiento general muy elevado. Tampoco hay que olvidar a los vencedores de la edición del año pasado: Joao Barbosa, Filipe Albuquerque y Christian Fittipaldi, más el inglés Mike Conway. Su Cadillac del Action Express terminó tercero en los test y es un coche muy a tener en cuenta. Uno que dirá adiós al final de la carrera será Christian Fittipaldi, sobrino del mítico Emerson Fittipaldi (dos veces campeón del mundo de F-1). Christian, de 48 años, se retira después de 31 temporadas en activo con la motivación de defender trofeo. En caso de lograrlo, al igual que su compañero Joao Barbosa, sumaría su cuarto Daytona e igualaría a las leyendas Bob Wollek, Rolf Stommelen, Peter Gregg y Pedro Rodríguez.

Estas 24 horas de Daytona serán muy especiales no sólo por el regreso de Alonso, sino también por el de Alessandro Zanardi. El 15 de septiembre de 2001, en una prueba de IndyCar en el trazado de Lausitzring, el monoplaza de Zanardi se partió después de un choque brutal con el coche de Alex Tagliani. Zanardi sobrevivió, pero perdió las dos piernas. Maravillosamente, el italiano está de regreso en Estados Unidos tras su accidente con un BMW adaptado a su condición. El acelerador del vehículo funciona a través de un aro alrededor del volante y en el freno de mano se incluyen unas levas para la reducción de velocidades. Estas 24 horas de Daytona ya tienen vencedor antes de que se dé el pistoletazo de salida… y ese es Zanardi.

Otra figura llamada a dar que hablar es el talentoso Pipo Derani. El piloto brasileño conducirá el segundo coche de Action Express junto a los vigentes campeones del IMSA, Eric Curran y Felipe Nasr. El colombiano Juan Pablo Montoya (ganador de siete grandes premios de F-1) pilotará uno de los dos Acura de Roger Penske junto a Dane Cameron y Simon Pagenaud. El otro coche será el que conduzcan Helio Castro Neves, Alexander Rossi y Ricky Taylor. Otras figuras a destacar son Romain Dumas y Loïc Duval, que manejarán un Nissan que también parte entre la terna de favoritos, o Rubens Barrichelo (doble subcampeón de F-1), que lo hará con JDC Miller.

España tendrá representación en las 24 horas de Daytona más allá de Fernando Alonso. Antonio García, Miguel Molina y Alex Riberas serán nuestros otros tres representantes en la prueba. García conducirá un Chevrolet Corvette junto a Jan Magnussen y Mike Rockenfeller. Molina, como Alonso, repite en Daytona por segundo año consecutivo. Lo hará al volante de un Ferrari 488, acompañando a James Calado, Alessandro Pier Guidi y Davide Rigon. El que más veces ha competido en la carrera de resistencia más dura de Estados Unidos es Ribera. Lo ha hecho en hasta cuatro ocasiones. Esta vez lo hará al lado de Markus Winkelhock, Andrew Davis y Will Hardeman a bordo de un Audi.

La relación de los españoles con Daytona cumple en esta edición cincuenta años. El primer español en correr fue Àlex Soler Roig. Lo hizo en 1969 con un Porsche 907 de la Escudería Nacional CS, aunque no fue hasta 1992 cuando vimos ondear la bandera española en un podio de esta histórica prueba. El autor de este hito fue Fermín Vélez, todo un pionero fuera de nuestras fronteras. El piloto barcelonés fue el primer español en establecerse en Estados Unidos para desarrollar su carrera deportiva. Ahora, es un asturiano el que se marcha a las Américas para lograr el preciado Rolex.

Las estrellas de Daytona

Esta será la 57º edición de las 24 horas de Daytona desde que el mítico Dan Gurney se proclamó campeón de la primera prueba de la historia, entonces de tres horas. Aquella primera vez contó con la presencia del actor italiano Guido Lollobrigida, hermano de la actriz Gina Lollobrigida y conocido (poco) por sus papeles en películas del spaghetti western. En una de ellas, Sol Rojo, compartió pantalla con Charles Bronson.

La relación entre las 24 horas de Daytona y el cine ha sido muy estrecha desde sus comienzos. Robert Carradine participó en tres ediciones: 1978, 1986 y 1993. En la primera, Carradine fue el único actor en competición, aunque no era eso lo previsto. Un año antes, Clint Eastwood había inscrito un Ferrari y había convencido a Paul Newman y Dick Smothers para formar parte de un mismo equipo de estrellas del celuloide. Desafortunadamente, dos de los tres coches sufrieron un accidente de camino al circuito.

Otro gran aficionado a las carreras fue el actor James Garner, uno de los fugados en La Gran Evasión. Siempre confesó que su verdadera vocación era pilotar antes que actuar. No es casualidad que Garner actuara en una película de John Frankenheimer llamada Gran Prix, sobre tres campeones automovilísticos que compiten en esta prueba. El actor estaba deseando participar en las 24 horas de Daytona, pero ningún estudio se lo permitía por miedo a que su físico peligrara. La solución que se le ocurrió fue fundar su propio equipo. En 1968, su viejo sueño se convirtió en realidad.

Gene Hackman ha sido casi tan buen conductor como actor, lo que son palabras mayores. El ganador de dos premios Oscar era un auténtico prodigio de la conducción. Hackman participó en las 24 horas de Daytona de 1983, con uno de los Toyota de Dan Gurney. Lorenzo Lamas, uno de los personajes más recordados de Falcon Crest, participó en la edición de 1988 con un Fabcar-Porsche. Jason Priestley, el Brad de Sensación de Vivir, probó suerte en las carreras casi al mismo tiempo que en la televisión. Priestley llegó a competir, sin excesiva fortuna, en la edición de 1998.

Por supuesta, en Daytona tampoco faltó Steve McQueen, otro enamorado de los deportes de motor que protagonizó en 1971 la película Las 24 Horas de Le Mans y que en 2015 sirvió de inspiración para el documental Steve McQueen, el hombre y Le Mans. Sin embargo, ningún actor brilló tanto en Daytona como el inigualable Paul Newman. El actor de Ohio se convirtió en 1995 en el piloto más longevo en ganar las 24 horas de Daytona; tenía 70 años.

Que un ex campeón olímpico en Decathlon haya corrido cuatro veces en Daytona no debería llamar la atención. Sin embargo, todo lo que rodea a Caitlyn Jenner, antes Bruce Jenner, llama la atención. El exatleta neoyorkino participó en las pruebas de los años 1980, 1986, 1987 y 1988. Su mejor resultado fue quinto en 1986, con un Ford Mustang. A pesar de sus méritos deportivos, a Jenner se le conoce popularmente por ser el padre de las hermanas Kendall y Kylie Jenner o por su relación con Kris Jenner, madre de las conocidas Kardashian. En 2015, se oficializó el divorcio de la pareja después de catorce años de matrimonio. Ese mismo año, Bruce consumó su cambio de sexo y su transformación en Caitlyn. Pero esa es otra historia.

Más allá del cine encontramos estrellas del rock and roll como Brian Johnson, vocalista de ACDC durante más de 35 años. Coincidiendo con la 50ª edición de las 24 horas de Daytona, Johnson organizó un equipo conformado exclusivamente por pilotos con más de 50 años. Por supuesto, el nombre que llevaron fue el de 50+ y la organización les permitió lucir el número 50. Su experiencia en la prueba de resistencia se saldó con una 32º posición. Así es: a pesar de la proliferación de estrellas, sólo los pilotos profesionales han iluminado Daytona.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Motor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies