¡Síguenos!
friends

Series

25 años de Friends

Según The Hollywood Reporter es la mejor serie de la historia de la televisión y hasta la ciencia la alaba como una herramienta útil para aliviar la ansiedad.

El 22 de septiembre de 1994, probablemente será una fecha irrelevante, un día más de nuestras vidas. Pero no es así, ese día todos conocimos a Ross, Rachel, Chandler, Joey, Mónica y Phoebe. Aquel día se emitió en España el primer capítulo de Friends, una de las comedias más exitosas de la televisión que pudimos disfrutar entre 1994 y 2004.

236 capítulos y seis nombres que siempre estarán en nuestras memorias que, con su peculiar manera de ver y vivir la vida, nos hicieron disfrutar y entender que con sentido del humor la vida es mucho más agradable. Una terapia para muchos. Friends no es solo una serie de un grupo de amigos que se reúnen para pasar el rato. Es mucho más, un retrato en el que iba a poder mirarse toda una generación. Reflejaba la vida de unos jóvenes donde la amistad, la confianza y el sentido del humor está por encima de todo en un Nueva York que acogía a todos esos jóvenes recién salidos de sus casas familiares y con ganas de comerse el mundo.

La serie ha marcado a varias generaciones y, con el paso del tiempo, aún continua prácticamente intacta. Han pasado 25 años desde su estreno y el atractivo de estos jóvenes aún continua. Es curioso, pero sigue siendo una de las series con más seguidores en todo el mundo, siendo actualmente uno de los productos de mayor éxito de Netflix -este año llegó a desembolsar 100 millones de dólares por mantenerla en su catálogo- y HBO la acaba de adquirir convirtiéndola en uno de sus principales reclamos.

Quizá lo más bonito de Friends es que los seis actores también eran amigos en la vida real, probablemente una de las claves de su éxito. Siempre juntos en todo incluso en las negociaciones de sus salarios. En la primera temporada, cada uno de los 6 protagonistas recibió 22.000 dólares por episodio, pasando en la última temporada a 1.000.000 de dólares. Sus personajes enamoraron por igual a ellos y a ellas. Carismáticos, seductores, atractivos, perfeccionistas, entusiastas, elegantes…, todos quisimos estar frente a la famosa puerta morada del apartamento de Rachel y Mónica o sentarse sobre los sillones de Chandler y Joe.

Las marcas también disfrutaron con la serie. La capacidad de movilizar a sus millones de seguidores fue inteligentemente monetizada. El éxito la convirtió en una gran oportunidad. La chica guapa de la fiesta a la que todos quieren sacar a bailar. Aparecer en los cortes publicitarios durante el último episodio se pagó a más de dos millones de dólares por 30 segundos de publicidad. Fueron los grandes influencers de los 90. Todo lo que tocaban lo convertían en oro.

Para hacerse una idea de su dimensión, en 1997, existía un único peinado: el de Rachel. Un estudio británico reflejaba que, solo en Reino Unido, unos once millones de mujeres se habían hecho el mismo corte de pelo que lucía Jennifer Aniston. 

Muchas marcas aparecieron y crecieron alrededor de Friends, pero quizá las cadenas de cafés tienen mucho que agradecer a “Central Perk”, la icónica cafetería que prácticamente fue un segundo hogar para nuestros personajes. El enorme éxito catapultó a este tipo de negocios. Starbucks es un claro ejemplo de ello, la compañía de café más grande del mundo, con más de 24.000 locales en 70 países, les tiene mucho que agradecer.

Otra de ellas, la cadena de cafés The Coffee Bean & Tea Leaf así lo entienden, ya que para celebrar el 25 aniversario han creado una línea de edición limitada de cafés, tés y tazas de «Central Perk» que pretende capturar la personalidad de cada personaje. Agradecidos y oportunistas.

Otra de las marcas más beneficiadas fue la cadena de muebles Pottery Barn. Y es que esta marca tuvo todo un capítulo de protagonismo. La trama del episodio «de la mesa de boticario» es posiblemente el mejor (y más largo) anuncio de decoración de la historia de la televisión y lo curioso es que no pagó nada. Simplemente una donación de producto que generó un valor de más de 80 millones de dólares. Aún hoy en día, en las continuas repeticiones de la serie, las ventas se incrementan en esos días. Obviamente siguen rentabilizando esto, y es por ello, que por su 25 aniversario lanzará a la venta una colección de muebles inspirados en la popular serie.

Por último, el trabajo de Rachel en la industria de la moda también fue muy beneficioso para muchas marcas como Ralph Lauren, Bloomingdale’s, Gucci o Louis Vuitton. Quizá la empleada ficticia más rentable de la historia de la moda.

Ha pasado un cuarto de siglo y no importa cuánto tiempo más pase, esta serie siempre quedará en la memoria de muchos. Según The Hollywood Reporter es la mejor serie de la historia de la televisión y hasta la ciencia la alaba como una herramienta útil para aliviar la ansiedad. Reír, cantar, enamorarse o la amistad alrededor de problemas complejos que siempre se resuelven satisfactoriamente son los cimientos que hacen que, a pesar de esos 25 años, la serie goce de tanto éxito en la actualidad. Puro escapismo que la hace atractiva tanto a la audiencia como a las marcas.

Olvidar los problemas, una buena taza de café y disfrutar de Friends debería ser terapia obligatoria para todo el mundo, aunque tuviéramos que pagar el peaje de escuchar durante varias horas seguidas: «Smelly cat, smel-ly cat, what are they feeding you?»

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Series

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies