¡Síguenos!

Tenis

Andy Murray anuncia su retirada en Wimbledon

El tenista escocés ha sido el cuarto elegido, lo que es una manera de ser el quinto beatle, el que será recordado entre brumas

Andy Murray ha sido el cuarto elegido, lo que es una manera de ser el quinto beatle, el que será recordado entre brumas. Es ahora, en el anuncio de su retirada (ojalá en Wimbledon, quién sabe si antes), cuando toca calcular lo que fue y lo que pudo ser. La segunda proyección es la más sencilla. Hubiera podido serlo todo. Su desgracia y su proeza ha sido coincidir y destacar entre los tres mejores tenistas de la historia (Federer, Nadal y Djokovic). Murray ha luchado contra ellos sin ser un intruso, si acaso un opositor que parecía en condiciones de ampliar el selecto club de genios. Les arrebató tres Grand Slams y les acompañó nada menos que en siete finales. El mérito es inmenso. De no haber tropezado con las lesiones y los gigantes, no es muy aventurado afirmar que Murray tendría un palmarés a la altura de los cinco mejores de siempre.

Murray representaba la cuarta vía. Primero fue la esperanza del tenis británico, que llevaba desde 1936 buscando un sucesor para el trono de Fred Perry en Wimbledon. La presión había devorado antes a otros tenistas británicos, Tim Henman fue el último. Murray se sobrepuso a la ansiedad propia y ajena, y diría que entre esas dos ansiedades construyó su carrera profesional, condicionada desde el inicio por sus lesiones de espalda, cadera y rodilla, por las expectativas y por las montañas que le rodeaban.

En 2012, tocó el cielo en la pista central de Wimbledon, pero no en el torneo que le esperaba, sino en los Juegos Olímpicos de Londres. Venció a Roger Federer con solo siete juegos perdidos (6-2, 6-1 y 6-4) y el mismo impulso le valió para ganar poco después en Nueva York. Cuando ganó el US Open (a Djokovic en cinco sets) ya había perdido cinco finales, nada menos. Todavía era joven (25 años), pero corría el riesgo de convertirse en una eterna promesa. Por cierto, habían pasado ocho años de su triunfo en el US Open júnior, el triunfo que le decidió a dar el salto al circuito profesional en 2005.

Un año después, en 2013, se alinearon los astros (o se plegaron) y volvió a ganar en Wimbledon, esta vez la copa dorada; derrotó a Djokovic por 6-4, 7-5 y 6-4. Gran Bretaña ya dormía tranquila y él comenzó a dormir mejor.

Como tantas veces, la infancia lo explica todo o casi. Sus padres se divorciaron cuando tenía diez años y los chicos (Andy y Jamie) quedaron a cargo de su progenitor aunque su madre siguió siendo su mentora tenística. Luego vino el traslado a Barcelona para aprender en la Academia de Sánchez Vicario y Casal, el desarraigo y la soledad, sensaciones que entrenó dentro y fuera de las pistas, todos lo hacen.

Siempre vivió en pendiente y la cuesta nunca fue a favor. Hasta que ha debido entregarse a la evidencia de que la cabeza importa, pero el cuerpo decide. Murray ha anunciado su retirada entre lágrimas y nos ha recordado que les llegará a todos el final, incluidos los tres tenores. Así que es hora de preparar los pañuelos y, antes del llanto, preguntarnos si la exigencia del circuito profesional no estará acortando la carrera de jugadores irrepetibles y aunque dije lo contrario me temo que acabo de romper mi promesa: ya estoy llorando antes de tiempo.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tenis

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies