¡Síguenos!
Fotograma en el que Messi y Adrià Pedrosa se intercambian sus camisetas.

Fútbol

Intercambiarse la camiseta con Messi: pecado capital

Es normal, incluso bonito, que las personas que están implicadas en el mundo del fútbol profesional sientan respeto y admiración unos por otros

Hace algún tiempo, no mucho, era algo frecuente el hecho de que dos futbolistas se intercambiasen las camisetas a la conclusión de un encuentro. Sin embargo, en el mundo de las redes sociales, en el que todo el mundo puede permitirse insultar o amenazar con total impunidad a los demás, parece que intercambiarse una simple camiseta con un rival se ha convertido en pecado capital. Al jugador y canterano del Espanyol, Adrià Pedrosa, le han llovido las críticas por intercambiarse la camiseta con Leo Messi al acabarse el derbi de Barcelona.

Esto no siempre ha sido así. Hay muchísimos ejemplos de jugadores que se han intercambiado la camiseta y no ha pasado nada. En la Eurocopa de 2006 se enfrentaban la Portugal de Figo y la Francia de Zidane. Al acabar el encuentro el luso y el galo, compañeros de equipo por aquel entonces, se acercaron para intercambiarse sus respectivas casacas con total naturalidad. Más reciente fue el encuentro entre Real Madrid y Roma en el que Francesco Totti entraba al vestuario del rival para pedirle su camiseta a Sergio Ramos. No pasó absolutamente nada. Ambos jugadores intercambiaron camisetas y Sergio Ramos se permitió el lujo de subir una foto con el astro italiano a las redes sociales. Otro ejemplo es el del intercambio realizado por Andrés Iniesta y Gianluigi Buffon a la conclusión de un encuentro entre el F.C. Barcelona y la Juventus de Turín.

 

 

Es frecuente que jugadores que se profesan admiración mutua quieran intercambiarse las camisetas, alguno incluso hace colección de elásticas de equipos contra los que se ha enfrentado. Luego están esas jóvenes promesas que están empezando en el mundo del fútbol profesional -como es el caso de Adrià Pedrosa-, jóvenes que han crecido viendo el fútbol de estrellas ya consolidadas como Ramos o Messi. Lo más normal del mundo es que si tienen la oportunidad enfrentarse a ellos al final del partido les pidan la camiseta. El propio Leo Messi reconoció en una entrevista a TyCSports en 2006 que a pesar de que él no es de pedir camisetas sí lo hizo en una ocasión. Fue nada más y nada menos que en el primer Clásico que el argentino disputó en el Santiago Bernabéu. El jugador al que La Pulga pidió la camiseta fue al que ahora ejerce como entrenador merengue, Zinedine Zidane. Era el año 2005 y, al terminar el encuentro, un joven Messi que por aquel entonces era solo una promesa, se acercó al ya laureado Zidane para pedirle su elástica. Tampoco pasó nada y nadie criticó a Messi por pedirle la camiseta a un jugador del eterno rival, como debería ser.

Adrià Pedrosa, sin embargo, no ha corrido la misma suerte que los jugadores de los ejemplos anteriores. El canterano perico se acercó a Messi después de la derrota de su equipo ante el Barça para pedirle la camiseta, sin imaginar el odio que esa inocente acción iba a desencadenar a los pocos minutos. Las redes se inundaron de mensajes de los aficionados pericos criticando la acción de su canterano, de las criticas se pasó a los insultos, las invitaciones a irse del club y las amenazas. Una actitud desmesurada con un chico que solo quería la camiseta de uno de los mejores jugadores de la historia de este deporte tan bonito llamado fútbol.

Desgraciadamente, no es la primera vez que una acción de esta índole acarrea consecuencias para el que la ejecuta. En el 2016 le sucedió a Quique Sánchez Flores siendo entrenador del Espanyol y, para más inri, también en una situación con Leo Messi. Sánchez Flores se había abrazado a Messi después de un derbi en el Camp Nou. Al ser preguntado por ello en rueda de prensa el entrenador se deshizo en elogios para el argentino. Las declaraciones del miíster sentaron muy mal entre los aficionados pericos y tuvo que pedir disculpas públicamente al día siguiente.

 

 

De mayor trascendencia, al menos para el principal implicado, fue lo sucedido después de un derbi madrileño en el Vicente Calderón. El por aquel entonces fisioterapeuta del Atlético de Madrid, Sebastián Truyols, se acercó a Iker Casillas para pedirle su camiseta, camiseta que el portero le cedió amablemente. En ese mismo instante, el utillero colchonero arremetió contra el fisioterapeuta gritándole: “Cómo puedes pedir nada a ese”, insultando también a Casillas. Truyols fue despedido al día siguiente. El club atlético dijo que no se encontraban satisfechos con su trabajo, pero parece algo más que evidente que el motivo real del despido fue por haber pedido la camiseta del capitán del eterno rival.

Luces y sombras de las reacciones que se pueden dar tras hacer algo que no debería ofender a nadie. Es normal, incluso bonito, que las personas que están implicadas en el mundo del fútbol profesional sientan respeto y admiración unos por otros. Es también un ejemplo de deportividad poder a acercarse a un futbolista del eterno rival a la conclusión de un partido para pedirle su camiseta. Desgraciadamente, no todo el mundo lo interpreta de la misma manera y, por eso, con cada vez más frecuencia, este tipo de intercambios se hacen en el túnel de vestuarios o en cualquier otro lugar en el que no lo puedan captar las cámaras.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies