¡Síguenos!
Imanol Agirretxe.

Entrevistas

«Con Keylor está todo arreglado. Es un señor»

Imanol Agirretxe sonaba para la lista de Del Bosque en la selección, pero hace dos años un choque con Navas le metió en un túnel del que sale ahora.

Imanol Agirretxe se lesionó el 30 de diciembre de 2015 en el Santiago Bernabéu. Todo empezó con una cabalgada por la izquierda de Yuri, actual lateral izquierdo del París Sant Germain. El balón llegó a Imanol, que recortó sobre Nacho para quedarse sólo delante de Keylor Navas. Sin embargo, el recorte le quedó largo y se produjo un choque con Keylor inevitable por ambas partes.

Aquella temporada los números de Imanol eran deslumbrantes: 13 goles en 16 partidos. Su nombre entraba en las quinielas como posible convocado por el seleccionador Vicente Del Bosque. Pero aquel día, la vida de Agirretxe cambió para siempre. Dos años después de esa lesión ‘A la Contra’ conversa con un jugador que para muchos es un símbolo de la Real Sociedad.

Lo primero que te llama la atención de Imanol es su cambio físico. Y no lo digo por la barba que luce el día de la entrevista, que también. Lo digo por la anchura de hombros y el perímetro de sus brazos. Se adivinan horas de gimnasio y piscina bajo de la sudadera de la Real que luce. Imanol, cercano como siempre, nos atiende en un céntrico hotel de Madrid al que acaba de llegar junto a sus compañeros para enfrentarse al Real Madrid en el Bernabéu. El lugar donde todo cambió…

— Dos años después, Imanol. ¿Qué se te pasa por la cabeza?

(Suspira) Sin duda que han sido dos años muy largos y difíciles. Ninguno pensábamos que fuera a ser así. Al principio pensábamos que no sería gran cosa, pero poco a poco la cosa se ha ido complicando y no encontrábamos la solución. Después de dos operaciones y de múltiples lesiones tras aquella primera, parece que ya estoy bien y, desde luego, con ganas de seguir dando guerra.

— ¿Se te ha pasado por la cabeza en estos dos años arrojar la toalla?

No, para nada. Ha sido muy duro, con momentos muy duros y difíciles, pero siempre he pensado que volver a jugar en Anoeta con la camiseta de la Real y volver a sentir lo que es marcar goles era demasiado premio como para renunciar a él. Esa ha sido mi motivación y mi fuerza digamos. He pensado en lo que los futbolistas tenemos, el disfrutar de todo esto día a día. No tenía derecho a rendirme.

—  ¿Qué pasó con Keylor?

Realmente no pasó nada. Él, al principio, tampoco fue consciente de la lesión. No le tengo ningún rencor. Además es algo que él y yo hemos hablado y ya está finiquitado. Keylor se portó como un señor y hablamos lo que teníamos que hablar. Es verdad que es una lesión importante, pero a mi solo me quedaba asumirla como algo que forma parte del deporte y hay que aceptarlo con naturalidad.

—  Todo pasó en tu mejor año desde tu llegada a la Real. ¿Eras consciente que se hablaba de ti como posible internacional con la selección?

Sin duda que era mi mejor momento. Estaba muy fuerte y veía puerta con facilidad, pero uno nunca elige cuando se va a lesionar. Aunque tengo claro que mientras la mayoría de la gente pensaba que era el peor momento para lesionarme, por estar tan arriba, para mi fue todo lo contrario. Soy de los que piensa que si no hubiera sido en ese momento, la gente no estaría esperando mi llegada. Hay que buscar siempre la parte positiva de las cosas y esta, aunque parezca mentira, también la tenia.

— Además siempre has tenido una competencia feroz…

Sí (sonríe). Es verdad, en la Real siempre he tenido mucha competencia. Pero al final siempre he conseguido tener continuidad y ganarme un sitio. Es verdad que ahora las circunstancias han cambiado, con una competencia durísima arriba. Pero tengo seguir mi camino y no pasa por otro sitio que no sea esperar y trabajar, trabajar y trabajar.

—  En estos momentos uno descubre quienes son los verdaderos amigos. ¿Tienes amigos en el vestuario?

La verdad, tengo compañeros con los que llevo desde juvenil. Gente como Zurutuza, Charlie (Carlos Martinez), Mikel Bergara… Con ellos llevo muchos años y la relación va más lejos porque incluso nos hemos ido de vacaciones en verano. Por suerte la Real siempre ha trabajado mucho la cantera y da continuidad a los chavales con lo que la relación se afianza muchísimo. Con Xabi Prieto también mantenga una relación estrecha y con la gente de mi generación. Son amigos con los que tienes mucha relación. Piensa que nosotros pasamos muchísimo tiempo juntos a lo largo de los días y eso une mucho. Tengo muchos y muy buenos amigos en el fútbol, algo que me alegra muchísimo.

— Fuera del fútbol, ¿cómo es la vida de un futbolista?

La mía es muy casera. Tengo una hija de tres años y ocupa prácticamente todo el tiempo que paso en casa con ella. Me estoy haciendo un Master en dibujos animados, por que principalmente es lo que hago: ver dibujos con ella. Además me encanta hacerlo. Me queda poco tiempo para mi y hace poco vi la primera temporada de la serie Vikingos. Pero ya te digo que el poco tiempo que me queda lo paso viendo cosas de niños, bailando y esas cosas que hacemos los papas.

— Parece ser que la familia aumenta…

Ja, ja, ja. Estás bien informado. Lo mejor del mundo son los hijos, es algo único. Ahora en marzo llega una hermanita y estamos muy felices. Deseando que esté aquí ya con nosotros.

— Volviendo al fútbol, ¿te gustaría retirarte en la Real?

Buff (resopla). Eso es complicado. Muy bonito, pero muy difícil. A mi claro que me encantaría y voy a pelear por ello. Completar toda mi carrera en la Real es un sueño y una responsabilidad. Sería un lujo, pero aún no pienso en eso. Ojalá pueda estar muchos años más aquí.

— Una difícil, ¿qué opinas de la salida de Iñigo a Bilbao?

Fue todo muy rápido. Fíjate que yo me enteré la noche anterior de que al día siguiente ya no estaría con nosotros. La venta de Laporte lo aceleró todo un poco, que ¿cómo se lo tomó el vestuario? Si lo miras desde un punto de vista estrictamente futbolístico es algo normal y habitual. Los traspasos son así. Pero estamos hablando de un club como la Real y de otro como el Athletic. Ahí sí que es algo más que un traspaso. Desde el más absoluto de los respetos y por supuesto respetando a Iñigo, compartamos o no su decisión no nos queda más que asumirlo, pasar página y seguir adelante. Que cada uno piense que lo quiera .

— Año de Mundial, ¿cómo lo ves?

Un Mundial siempre es bonito de ver. El listón está muy alto, pero veo a la selección bien. Lo que pasa es que es muy difícil mantener ese nivel y mucho más complicado hacerlo en un Mundial. Pero soy bastante optimista.

— ¿Un favorito?

Podría decirte Argentina, pero es que al final esa manera de vivir tan intensamente el fútbol que tienen se les puede venir en contra. Y ahí entran otras selecciones, sin descartar a España, como Brasil, que estará ahí seguro y para mi esta vez también es favorita.

-Para acabar, un deseo para esta temporada.

– Pues que la Real acabe lo más arriba posible y que la próxima vez que nos veamos nos vaya a los dos por lo menos igual de bien.

Gallego y lucense, que no es poca cosa. Organiza una cena o un banquete de boda con los ojos cerrados. Es un 5 contundente en La Chopera. Su agenda se agradece, casi tanto como esa sonrisa eterna que le puebla la cara a cualquier hora. Es dueño de la mejor colección de calcetines del universo. Prometido con Irene García, a pesar de no haber visto La La Land.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Entrevistas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies