¡Síguenos!

Champions

El Ajax de Amsterdam, vivero de Champions

Una primavera anunciada ha vuelto a llenar de color los campos de Ámsterdam. Los tulipanes florecen con fuerza y no solo en la casa de Cruyff. Este Ajax quiere ser algo más que el ganador moral

Hay que volver sobre sus pasos para entender cómo se ha llegado hasta aquí. Como tantas otras veces, todo empezó tras una derrota. Fue entonces cuando las alarmas saltaron, cuando el drama dejó paso a la reflexión y cuando un artículo fue el principio del fin: Esto ya no es el Ajax, se titularon aquellas líneas. La firma no podía ser más contundente. Johan Cruyff se despachaba a gusto en ese artículo publicado en De Telegraaf en el que no dejaba títere con cabeza. Era septiembre del 2010 y su Ajax acababa de perder frente al Real Madrid en un partido de la fase de grupos de la Champions League. Pero Johan, que siempre miró más allá del resultado, hacía hincapié en cómo el club de su vida había sacrificado su identidad, cómo se habían olvidado de su esencia para subirse a la ola del fútbol moderno con el afán de ser algo más que una mera comparsa en la Champions. El camino no pasaba, para él, por seguir fichando a jugadores a altos precios. Estaba a punto de estallar la ‘Fluwelen Revolutie’, la Revolución de Terciopelo.

El balón en el centro. En el campo y en los despachos. Fue la receta simple, como la mayoría de las propuestas de El Flaco para solventar los problemas ajacied. La apuesta por la cantera y los valores propios se redobló y ello tuvo reflejo en la planta noble donde empezaron a florecer las viejas glorias, en forma de tulipanes talluditos. Pocos meses después Frank de Boer se hacía cargo del primer equipo, mientras que Dennis Bergkamp se encargaba del equipo reserva. En total siete exjugadores se convirtieron en miembros del consejo del club, donde sobresalen nombres como el de Edwind Van der Sar, CEO, y el de Wim Jonk, jefe de la formación de jóvenes. En 2012, Marc Overmars se convirtió en director deportivo y completó ese tridente en los despachos. Durante ocho años el Ajax conocerá tres entrenadores pero todos estarán unidos por la raíz común del juego y la reinterpretación del fútbol total de Rinus Michels. Como eslabones de una misma cadena primero De Boer, luego Peter Bosz y por último Erik Ten Hag trabajan y evolucionan bajo un mismo patrón.


A los gallitos les crecen los espolones


No solo en Ámsterdam tomaron buena nota del Plan Cruyff. En el hiperprofesionalizado fútbol europeo los cantos de sirena de lo que se estaba cociendo en De Toekomst (centro de formación ajacied que significa futuro en holandés) no tardaron en llegar a las principales secretarías técnicas del viejo continente. El propio Frank de Boer explicaba en la revista Panenka cómo se potenciaba el crecimiento de los jóvenes: “tratábamos de trabajar aspectos individuales con entrenadores particulares. Un método único en los Países Bajos que estoy seguro que dará sus frutos en unos pocos años. Cuando tienen entre 16 y 19 años, los jugadores tienen un mismo técnico durante seis semanas. Este entrenador se va a centrar solo en la técnica. Seis semanas después, lo reemplaza otro centrado en lo colectivo”, así hablaba el entonces inquilino del banquillo del Amsterdam Arena, mientras el Tottenham tomaba buena nota de ese trabajo.

El primero en salir fue Jan Vertonghen en 2012. Su destino era Londres, concretamente al barrio de Tottenham, en el norte de la ciudad. Los Spurs buscaban un central polivalente, con proyección y experiencia para apuntalar la defensa. El belga, criado en la cantera ajacied desde 2003, dio el salto definitivo en su carrera por 12 millones de euros. Desde entonces se ha convertido en un fijo en la retaguardia de los del norte de Londres hasta llegar a ser capitán. Su fichaje abrió la puerta a otros, mientras las ventas de algunos de sus mejores polluelos permitían al Ajax seguir creciendo. El trasvase Ámsterdam – Londres se repitió un año después con Christian Eriksen. La operación del por entonces talentoso mediapunta se cerró en 13,5 millones de euros. Durante estos seis años el danés ha enriquecido sus registros ocupando todas las posiciones del centro del campo. Ahora luce como interior en el engranaje de Mauricio Pochettino hasta el punto de ser uno de los jugadores que más han sonado para renovar el Real Madrid. El danés de 27 años es el capo del centro del campo Spur.

Con la intención de rejuvenecer la defensa llegó al norte de Londres hace dos veranos el colombiano Davinson Sánchez. Sus grandes condiciones físicas llamaron pronto la atención de media Europa y mientras el cafetero asimilaba y entendía el rol de un defensa central en el juego de posición las ofertas no dejaban de llegar a Ámsterdam. Allí solo pudieron retenerle un año, escaso para empaparse a fondo de ese estilo de juego pero suficiente para que el Tottenham pagara por él 25 millones de euros. Davinson (22 años) ha seguido puliendo su fútbol de la mano de Pochettino hasta corregir sus lagunas de concentración y posicionamiento, más por la mejora en la lectura de las situaciones defensivas y no solo por su poderío físico. Con un puente intermedio para cruzar el Manzanares llegó hasta la ciudad del Tamésis Toby Alderweireld. Más maduro que el resto de sus antiguos compañeros en Ámsterdam (fichó con 26 años) también se ha terminado haciendo un hueco en la defensa de los spurs tanto por su velocidad como por su polivalencia. De hecho el belga es un fijo para Pochettino ya sea en el eje de la zaga o en el lateral.


Ámsterdam sucursal de La Masía


No es necesario explicar la relación de Barcelona con Holanda. Y aunque haya tenido momentos más esplendorosos que el actual hay que recordar que los azulgrana ya se han asegurado el fichaje para la próxima temporada de la última perla ajacied: Frenkie de Jong. Los 75 millones de euros pagados por los culés por un jovencito de 21 años garantizan el músculo económico suficiente para producir varias camadas más en las categorías inferiores de los de Ámsterdam, está por ver si tan exitosa como la actual. Lo que es seguro es que esta venta y la futura de De Ligt (quién sabe si con el mismo destino) aseguran la viabilidad y supervivencia del Ajax en un momento trascendental en el fútbol europeo, en juego está el salto definitivo para poder competir contra los gigantes del continente.

En cualquier caso, esa mirada hacia Holanda nunca se ha extinguido en Can Barça. En la actual plantilla encontramos a Jasper Cillesen, portero suplente de un estratosférico Marc André Ter Stegen. El cancerbero holandés fue el elegido para sustituir a Claudio Bravo cuando este se marchó de Barcelona. En la delicada posición de portero, el ex del Ajax aceptó el reto de competir frente al alemán y aunque ha perdido ese duelo, sus actuaciones han sido siempre muy destacadas defendiendo la portería azulgrana sobre todo en Copa del Rey. Con pasado ajacied y formado también en De Toekomst, esa especie de sucursal de La Masía, llegó a Barcelona Thomas Vermaelen previo paso por el Arsenal. El central belga nunca ha tenido la continuidad ni el rendimiento adecuado para hacerse un hueco en la defensa azulgrana, pero su estilo de juego representa lo mejor de la escuela holandesa. El otro integrante de la plantilla azulgrana con pasado ajacied es Luis Suárez. El pistolero uruguayo se hartó de marcar goles en el Amsterdam Arena (111 en 159 partidos) antes de hacerlo en Anfield. Ya por entonces visitaba con asiduidad el Camp Nou (sus suegros tienen casa en Casteldefells) con el anhelo de que ese fuera algún día su estadio.


Sin noticias del Ajax en Anfield


Que la Revolución de Terciopelo iba por el buen camino ya se pudo atisbar en 2016. Entonces el Ajax de Peter Bosz alcanzó la final de la Europa League con una chavalería que empezaba a despuntar. En el Friends Arena de Solna (Suecia) bajo palos ya se encontraba Onana; en el eje de la defensa aparecía un jovencísimo De Ligt, menor de edad, junto a Davinson Sánchez; el centro del campo estaba comandado por Schone, Ziyech y el capitán Klaasen, un veterano de 24 años; mientras que la posición de falso 9 era para Dolberg. Los tres cambios que realizó Peter Bosz aquella noche nos hablaban ya del Ajax del futuro: Neres, Van de Beek y De Jong, entraron al campo por ese orden. La media de edad del equipo ajacied ese 24 de mayo fue de 21,7 años.

También son conscientes en Ámsterdam que las reglas del juego han cambiado. Lo resumió como nadie Frank de Boer en su estancia en el banquillo: “Ahora los jugadores se van del equipo a los 23 o 24 años, por lo que deben estar en su momento óptimo a los 19 o 20”, algunos empiezan a marcharse incluso en su momento óptimo, por eso Overmars ha optado por el mestizaje y por dotar al equipo de las piezas veteranas y contrastadas que den ese equilibrio al conjunto de la triple equis. Así pueden entenderse los fichajes de Dusan Tadic, una de las revelaciones de esta Champions a sus 30 años, o la vuelta del hijo pródigo Daley Blind (29). Sobre el terreno de juego, jóvenes y veteranos interpretan a las mil maravillas la partitura diseñada por Erik Ten Hag. Un entrenador que también es producto de ese mestizaje que ahora abraza el Ajax. El técnico se formó como jugador en el Twente y entrenó al Utrecht. Antes de aterrizar en el Cruyff Arena hizo un Máster de dos años en el segundo equipo del Bayern de Munich (2013-15), siendo Guardiola el entrenador del primer equipo.

Solo el Liverpool de los equipos que han alcanzado las semifinales de Champions se ha mostrado impermeable a esta revolución holandesa. Es cierto que por sus filas pasó Luis Suárez, aunque este no sea un producto 100% ajacied. A orillas de Mersey, no obstante, han florecido otros tulipanes. El injerto más exitoso se plantó hace poco más de un año con la llegada de Virgil Van Dijk. La presencia del central holandés ha reestructurado el entramado defensivo de los reds, pero no solo eso, sino que el ‘4’ ha liderado al equipo desde la retaguardia y se ha convertido en un seguro de vida en las acciones a balón parado, tanto defensiva como ofensivamente. El jugador formado en el Willem II y con pasado en el Groningen que dio su salto a la Premier vía Southampton ha sido premiado esta temporada como el mejor jugador de la liga inglesa para la asociación de futbolistas (PFA). Más secundario ha terminado siendo el rol de Wijnaldum en el Liverpool de Klopp este año. El mediocentro formado en el Feyenoord y con pasado en el PSV ha perdido su puesto de titular, aunque sigue siendo un hombre importante por su sacrificio y capacidad de llegada al área para el técnico alemán.

Visto en perspectiva, esta nueva aportación futbolística de Holanda y concretamente del Ajax vuelve a colocar al equipo de Ámsterdam como triunfador de esta edición de la Champions pase lo que pase de aquí en adelante. Las exhibiciones ante el Real Madrid y la Juventus en el Santiago Bernabéu y en el Allianz Arena, con un fútbol descarado, sin complejos y al ataque no hacen prever que esta noche, a ese puñado de jóvenes vaya a temblarles el pulso en el reluciente y nuevo White Hart Lane. En estas horas previas, aquellas palabras de Louis Van Gaal pronunciadas hace unos meses: “El Ajax actual es casi tan bueno como el del 95”, no resultan tan disparatadas. Para honrar la memoria de aquel equipo tendrán que alcanzar la final y una vez allí poco menos que tirar de mitología, como la del héroe de la Guerra de Troya que da nombre al club, para levantar la Orejona. No habría mejor epílogo para la Revolución de Terciopelo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies