¡Síguenos!

Opinión

¿Al enemigo ni agua?

El tema no es a quién vendes a Llorente, sino si hay que vender a Llorente. ¿Es que sí? Pues campana y se acabó.

Hay finales que deberían dejar contentos a todas las partes que implica una historia. El de Marco Llorente es uno de ellos, mal que le pese a algún aficionado madridista que sigue esgrimiendo lo de “Al enemigo ni agua». ¿Pero por qué no, si aquí la está pagando a precio de carta de restaurante francés?

En este mercado loco en el que se mueve el fútbol ya hay que habituarse a los traspasos entre los grandes de cada Liga. La única manera de luchar contra los jeques, los petroleros, los grupos mediáticos que compran clubes, las morteradas de pasta de las tele inglesas… y todas esas cosas que están convirtiendo lo del balón redondo en una orgía de millones, es tener una buena planificación deportiva. Esta pasa por tener equilibrio en la plantilla, comprando lo que necesitas y vendiendo lo que no utilizas.

Esto significa que si alguien te sobra hay que intentar mandarle a donde más te dan, y mucho más cuando estamos hablamos de personas, que también tienen voz y voto en la elección de su próximo destino (mucho más con años de contrato en vigor).

Hay que acabar ya con lo de que preferimos vender a la Lazio por veinte que al Atleti por cuarenta, para que así el jugador (que a dónde quiere ir es al Atleti) se lleve diez más de la cuenta y con esto convencerle para que coja un avión rumbo a Roma. Una cosa es ser primos y otra requeteprimos.

Quien más pague que se lleve el jugador, y mucho más cuando se supone que vas a emplear el dinero del rival para potenciar el plantel.

Otra cosa es que Marco te sobre o no te sobre, porque de eso habrá que pedirle responsabilidad a quien toma esa decisión . El tema no es a quién vendes a Llorente, sino si hay que vender a Llorente. ¿Es que sí? Pues campana y se acabó.

Vale ya de juntarse con 37 jugadores en pretemporada porque seguimos cediendo a 12 por miedo a que exploten en otro lado si les vendemos. Somos el Real Madrid, no la cuadra de Mendes o la caballería de Raiola. Se trata de acertar en las compras. Para invertir ya están el BBV si hablamos de duros o el Castilla si lo hacemos de camisetas de talla S.

Tampoco es entendible la crítica desde el sentimiento. Si tienes armas morales para comprar al padre, no te las niegues para vender al hijo en la misma tienda. En el Madrid no caben Mari Complejines, si es que es verdad que somos tan grandes como decimos que somos. El movimiento no se demuestra desde el lamento, se hace andando y con 750 millones de presupuesto, corriendo.

Aparte, yo me alegro por Marcos, porque va con el entrenador que mejor puede ayudarle en su carrera deportiva. Imagino que el Cholo le va a pedir que haga en el campo lo mismo que él hacia de jugador, y qué mejor maestro para crear un Simeone que el propio Simeone.

Evolucionar a Rodrigo ya es otra historia (que también se la sabe el propio Rodrigo). En fin, que bien está lo que bien acaba, y aquí hay 40 millones de razones para que el madridismo esté contento, y muchas otras para que también Llorente sea feliz (más dinero, misma casa, mismos amigos y mismo cine para ir con la novia).

Y además, si nuestro señorío también se encarga de quitar la cláusula del cagazo cuando cedemos jugadores en la Liga, mejor que mejor. Miedo sólo a los disparos y si estás en la línea de tiro. Insisto, somos el Madrid, aunque a veces escuchando lamentos me parezca que es cierto eso de que los ricos también lloran. ¡Vale!…¡Pero jamás por estas chorradas!

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies