¡Síguenos!
Sagosen, el líder de Noruega ante Alemania. / Foto: Beautiful Sports/Cordon Press

Balonmano

Noruega silencia Hamburgo

Sagosen lideró a los noruegos para superar claramente a Alemania y dejar al Mundial sin una final entre los dos anfitriones (25-31)

Después de que la Dinamarca de Mikkel Hansen cumpliera con su parte del contrato y se clasificara para la final con autoridad ante Francia, Alemania, el otro anfitrión del Mundial de balonmano, se quedó sin cumplir con su parte del contrato en un abarrotado y ruidoso Barclaycard Arena de Hamburgo. Noruega, liderada por el talentoso Sagosen y aupada por los goles de Rod y de Myrhol, lo evitó para certificar que la final del domingo será completamente nórdica.

Desde el inicio y ante el público entregado del Barclaycard Arena de Hamburgo, Alemania intentó hacer valer su condición de anfitrión y llevar el encuentro al terreno emocional a base de intensidad y agresividad, especialmente en defensa. Le funcionó, aunque únicamente en los minutos iniciales: Uwe Gensheimer inauguró el marcador y los germanos lograron gozar de una primera renta de dos goles (3-1 minuto 4). Fue, en cualquier caso, un hecho aislado, ya que Noruega consiguió con prontitud dar la vuelta al marcador con un parcial de 0-3.

Con una sólida defensa 6-0, los noruegos controlaron en ambas áreas el ritmo de la primera mitad, con Sagosen, que únicamente lanzó una vez a puerta en los primeros treinta minutos, generando espacios libres para sus compañeros. Junto con los lanzamientos de siete metros y las exclusiones provocadas por el incombustible Myrhol en la línea de seis metros, el lateral Rod, máximo anotador del primer periodo con cinco goles, fue el que más aprovechó la inteligencia de Sagosen, la punta de lanza de la generación que debe reemplazar a Hansen y a Karabatic. De tal modo, Noruega se fue hasta los dos tantos de ventaja (7-9 en el minuto 20 y 9-11 en el minuto 23) ante una Alemania siempre a remolque que únicamente pudo equilibrar el encuentro con los tantos de Gensheimer desde los siete metros y las aisladas apariciones de Wolff y de Heinevetter en la portería.

Ya en la recta final de la primera mitad, el partido entró en una sucesión de exclusiones en la que Alemania supo salir viva de una complicada situación después de que Jondal marcara el 10-13 desde los siete metros. Los goles de Musche y de Böhm minimizaron los problemas locales pese a que el propio Jondal, con otro siete metros con el tiempo cumplido, amplió de nuevo la ventaja nórdica hasta los dos tantos (12-14).

Tras la reanudación, el gol inicial de Wiede (13-14) volvió a ser un espejismo de lo que pasaría a continuación. No en vano, únicamente Gensheimer, al principio, y Böhm, al final, aparecieron en una Alemania sin acierto con sus porteros, débil desde los nueve metros y precipitada en sus acciones en busca de una remontada que nunca llegó. Ni siquiera los cambios defensivos (del 6-0 al 5-1) hicieron daño a una Noruega que contó con una nueva clase maestra de Sagosen, ese joven veterano. La renta nórdica se amplió pronto de nuevo hasta los tres tantos (13-16) y subió hasta los cuatro en el minuto 37 (15-19). Aunque los germanos tiraron de su tradicional orgullo para intentar volver a meterse en el partido (22-24), Noruega supo administrar su ventaja y sentenciar el partido al filo de los últimos diez minutos con dos goles consecutivos de Rod, autor de 7 tantos, y la aportación del veterano pivote Myrhol, autor de 6 goles. Al final, con el encuentro completamente decidido y sin tensión, Noruega dejó su ventaja definitiva en seis tantos (25-31). Dinamarca ya le espera en la final para encontrar a un nuevo campeón que suceda a Francia.

Periodista en retirada. Escritor de varias novelas que se negó a publicar y de una que sí publicó. Gris en un mundo en blanco y negro. Franquista de Battiato y marxista de Groucho. Adscrito a la religión de Billy Wilder. Ideólogo del Happysmo y creador de Los Jonastruebistas, pese a que nadie sepa muy bien lo que son. De Guadalajara a Madrid, aunque siempre volviendo al punto de partida. Se marchó a vivir a Estados Unidos porque estaba cansado de trasnochar para ver deporte y dormir poco, pero ahora las ojeras en la cara vuelven a ser su seña de identidad. Fantasea con formar parte de Los Nikis desde que era pequeño, si bien hasta el momento se conforma con utilizar como estado de whatsapp frases salidas de sus canciones. Le encanta decir "estribaciones de la sierra de Albarracín". Va al cine cada vez que reestrenan una película de Stanley Kubrick. Tiene un río favorito y un libro firmado por Jeffrey Eugenides. Prefiere tomar el aperitivo en la Sacrestia Farmacia Alcolica. Si te ve en la fila del autobús a las seis de la mañana es muy probable que te salude al llegar te conozca o no en persona

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Dinamarca hereda el trono mundial del balonmano | Balonmano | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Balonmano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies