¡Síguenos!

Mundial Rusia 2018

Ganaron los mejores

No solo Francia ha vencido. El VAR ha conseguido que el fútbol también salga ganador del Mundial.

He de confesar que perpetré este articulo hace dos días pensando en que, de esta forma, mi valoración del Mundial no estaría condicionada por el sesgo de un favorito en la Final. Pero la carne es débil y, al final, no lo he podido evitar. Ha ganado Francia y eso suma en mi listado de «cosas muy, muy buenas de este Mundial».

Y no es que los franceses me caigan especialmente bien. De hecho, desde aquellos tiempos en que silbaban a Nadal en cada punto ganador en Roland Garros y su ministra le acusaba de doparse, entre los franceses y yo hay algo personal, que diría Serrat. Eso sí: si consigo abstraerme de ello, he de reconocer que me reconforta ver que el Mundial lo ha ganado la mejor selección que concurría. La suya

Puede que no abandere el jogo bonito y que le falte mucho de tiki-taka. Pero yo alucino con Griezmann y Mbappé en modo  paso, s’ il vous plait que ahora vamos a atacar nosotros.  Con ese triunvirato Pogba-Kanté-Matuidi en el que muere cualquier esperanza creativa del rival y con una defensa en la que, aún siendo quizá lo más flojo del equipo, te descubre a un Lucas Hernández con el que te entran ganas de fundar un club sólo para ficharle a él.

Sí, ha ganado la mejor. Pero del Mundial me han gustado muchas cosas más. Por ejemplo el VAR. Con él, el fútbol ha ganado. Errores, seguirá habiendo. Interpretaciones contrarias a la nuestra también. Pero, digan lo que digan, el fútbol es más justo con su implantación y las croquetas…menos frecuentes.

Me ha gustado equivocarme. Errar creyendo que los radicales rusos iban a hacer su agosto en pleno julio y comprobar que esa pre-campaña alimentada por ellos mismos no ha pasado de ser una ridícula tentativa.

Me ha gustado reconciliarme ma non troppo con una FIFA capaz de intervenir de oficio y revertir situaciones tan surrealistas como la de consentir que le regalaran planos a un pobre ex- futbolista devorado por su personaje. Después de un primer espectáculo, Maradona no volvió a avergonzar más a la pobre Argentina.

Me ha gustado ver que hasta la más modesta de las selecciones se ha defendido como gato panza arriba para hacerse valedora de su condición de mundialista. Que los equipos se han impuesto a las estrellas. Que la disyuntiva «Balón de Oro para Cristiano o Messi» ha dejado de ser un mantra sin opción de cambio en los próximos decenios para abrirse a otras alternativas.

Incluso me ha encantado comprobar que este Mundial ha puesto en escena a gentes y profesionales que llevan años trabajando y aprendiendo pero que, hasta ahora, eran pseudo- invisibles para nosotros, que tanto sabemos de ésto. Un ejemplo: se llama Roberto Martínez, entrena a la Bélgica que tanto nos ha maravillado y sí, es español. Por cierto: hace dos meses seguía siendo español y un muy buen entrenador, aún sin haber llegado a semifinal alguna. Esas cosas…

Siempre habrá el típico cenizo a quien este Mundial no le habrá satisfecho. A España no le ha ido bien. Pero es un problema de España. Única y exclusivamente de España. Nos faltó trabajo y nos sobró soberbia. Y, como a peor es difícil ir, vamos a pensar que éste era un mal necesario para volver a ser algo diferente a lo que fuimos pero no necesariamente peor. Sólo diferente.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies