¡Síguenos!

Motor

Ana Carrasco hace historia

La piloto murciana se convierte en un referente para todas las mujeres en una disciplina donde siempre ha habido hegemonía masculina.

Ana Carrasco lleva años tirando por tierra toda serie de tópicos que existen acerca de la mujer y el motor. Ayer la murciana lo volvió a hacer, aunque en esta ocasión, por suerte, los medios sí que se hicieron eco de ello. Ana, como muchas otras mujeres de nuestro país, rompe barreras cada día, sin embargo, la hazaña del domingo fue una de las más especiales. Con tan solo veintiún años se convirtió en la primera mujer del mundo en ganar un mundial FIM de velocidad, concretamente el de Supersport 300. Un título por el que pasará a los anales de la historia, no obstante, no solo lo hará por llevarse el campeonato. Ella viene haciendo camino al pilotar desde pequeña, desde el mismo momento en que se subió a su primera moto y empezó a despuntar sobre los demás. Ya nadie la mira como mujer, sino que ella es una rival más a batir. Un hecho, la integración de la mujer en las dos y cuatro ruedas, al que la sociedad deberá ir acostumbrándose, ya que un hito como este abre camino a las demás chicas.

No obstante, él de ayer no es más que el resultado y el primer gran éxito tras muchos años de trabajo. En 2016 venció su primera carrera en Portimão, Portugal, una cita que la proclamó, también, como la primera mujer en ganar un evento de carácter mundial. El talento de Carrasco es innegable y todo el deporte mundial, así como las autoridades españolas, se ha volcado con mensajes de elogio hacia ella, conscientes del significado de esta hazaña en una disciplina tan masculinizada. Ana ya ha saltado a la primera línea del foco mundial, a partir de ahora se convertirá en el ejemplo que miles de niñas tengan para seguir en el mundo del motor. Un referente femenino que sigue la línea de éxito trazada por Laia Sanz y Cristina Gutiérrez en el Dakar, la Selección femenina de baloncesto, María de Villota, quien se quedó a las puertas de la Fórmula 1; Carolina Marín en bádminton, Ona Carbonell y Gemma Mengual en natación sincronizada, Vero Boquete y la Selección de fútbol o Garbiñe Muguruza en el tenis. Y es que la ecuación de deporte y triunfo ya no es solo cosa de hombres.

Bien es cierto, que los títulos no se consiguen desde el sofá de casa, Ana lleva toda su vida luchando por un sueño, triunfar en el motociclismo. No es una tarea fácil, para ello se tiene que privar de muchas aficiones y horas de tiempo libre para dedicárselas a entrenos que, en ocasiones, son demasiado duros. Son muchos días fuera de casa, una ingente cantidad de horas sobre la moto, pero que poco a poco, van dando sus frutos. Hace no mucho tiempo, Ana apareció subida a una moto de Moto3 y, tan solo unos días más tarde, se convirtió en la primera mujer española que puntuaba, pero no solo eso, también era la quinta de la historia. Tras un octavo puesto en el Ricardo Tormo de Cheste, se tuvo que bajar de la moto por problemas económicos, sin embargo, poco después, recaló en el mundial de Superbikes, también propiedad de Dorna. Un campeonato que le ha permitido, desde ayer, ser una estrella a nivel mundial.

El motociclismo y España siempre han ido de la mano. Desde hace muchos años existe un nexo importante que convierte esto en una fórmula de éxito. Ana Carrasco en Supersport 300, Jorge Prado en MX2, Marc Márquez en MotoGP o Jorge Martín en Moto3 son solo los últimos ejemplos de la gran cantera de campeones que existe en España y que garantiza un futuro lleno de triunfos. Así que solo se puede decir una cosa: ¡¡¡Gracias, campeones!!!

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Motor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies