¡Síguenos!

Atlético

Sobre anécdotas, sensaciones y tener razón

Es pronto para sacar conclusiones. Tiempo al tiempo. Eso sí, a tenor de lo que veo, tiene buena pinta.

Comencemos por lo único incuestionable: el Atlético de Madrid ha ganado los tres partidos de Liga que ha disputado. Nueve puntos de nueve, que le sirven para encabezar una clasificación que hacía mucho tiempo que no encabezaba. Con sólo tres semanas de competición, parece que lo lógico es tomárselo como una anécdota. Eso sí, bendita anécdota. La última vez que ocurrió algo similar fue tras el verano del 2013 y el Atleti acabó ganando aquella Liga. Antes de eso, habría que remontarse al verano de 1995 para encontrar lo mismo. Oye, resulta que el Atleti ganó también aquella temporada.

Es absurdo lanzar las campanas al vuelo, no seré yo el que lo haga, pero hay que ser muy cenizo para ver el vaso medio vacío en lugar de verlo medio lleno. Hay que tener mucho odio dentro para que lo primero que te salga en una situación así sea poner pegas. Y sí, ayer estuve en el Metropolitano, así que vi lo mismo que el resto de personas. Cosas buenas y cosas malas. Un equipo en construcción frente a esa especie de milagro del fútbol que es la SD Eibar. Vi a muchos aficionados optimistas e ilusionados y también un puñado de feligreses de esa religión posmoderna que persigue el alivio inmediato, el culto al zasca y que utiliza el enfado permanente como motor vital. Un puñado de aficionados que me pareció muy minoritario cuando, con 0-1 en el marcador y el equipo navegando entre la incertidumbre, después de que Diego Costa fallase una ocasión clarísima de gol, la reacción mayoritaria del estadio fue la de aplaudir con rabia al jugador que había fallado. Algo que, en el fondo, no deja de ser un delicioso síntoma de normalidad rojiblanca.

Deportivamente, el Atleti-Eibar me deja algunas sensaciones que apuntan a certezas. Una de ellas es que los laterales del equipo son muy buenos. La llegada de Lodi es ambrosía. Abre el campo, da salida al juego y es un recurso efectivo, tanto para construir como para concretar. Las dudas defensivas que planteaba su llegada, de momento, me parecen un mal menor. Sobre todo comparado con lo que aporta (y con lo que puede aportar). Por el otro lateral aparece otra de las grandes sorpresas. Un Trippier que se ha adaptado a la idiosincrasia colchonera como si no fuese inglés. Dentro y fuera del campo. Si en el terreno de juego es otro estilete por la derecha que aporta talante, seguridad, salida y pase, fuera es el futbolista que invita al resto de sus compañeros a festejar con la grada cuando culmina el partido. Que lo hace con una sonrisa en la cara que nunca se le cae. Parece un tipo feliz y eso, que es muy bueno, se transmite.

Me parece muy interesante también el rol que están adoptando Saúl y Koke. Echándose al equipo encima en los momentos críticos y sirviendo de eje entre el viejo y el nuevo mundo. Al primero lo veo ocupando mucho campo y más motivado que nunca. Le falta quizá asentar la potencia y centrar mejor los esfuerzos. Al segundo le veo implicado, pidiendo siempre el balón y tratando de hacer de empaste entre todas las líneas. Le falta algo de regularidad, pero cuando le sale el papel que quiere adoptar es uno de los mejores jugadores del equipo. Ellos dos, junto a un Diego Costa motivadísimo y cuya presencia en el equipo se me antoja vital, van a ser los ejes sobre los que pivote la transición desde el pasado cercano hacia el futuro inminente.

A diferencia de muchos de mis semejantes, soy optimista con Lemar. Me gusta cómo ha comenzado la temporada (abro paraguas). Es cierto que me gusta más la idea de lo que quiere hacer que lo que todavía hace, pero lo veo muy mejorado. Más disciplinado tácticamente y mucho más valiente con el balón. Aunque le falta serlo más; soltarse en la construcción, atreverse y que su aportación sea más visible (y más letal) en los metros finales. Teóricamente tiene encima la amenaza de un renacido Vitolo, que está en un estado de forma envidiable, pero yo no lo veo así. El canario es un tipo de jugador distinto. Más vertical. Más finalizador. Muy bueno, y sin duda está mereciendo la titularidad, pero no es ese enlace entre líneas y ayudante de la construcción que quiere Simeone.

La parte negativa, que también la hubo, estuvo en la fragilidad defensiva y en cierto desorden táctico que apareció con mayor frecuencia de lo que estamos acostumbrados. No por entendible deja de ser preocupante. Especialmente floja me pareció la actuación de un irreconocible Hermoso, al que vi perdido y nervioso. Como un canterano al que hubiesen sacado del autobús para jugar de repente. Más allá del partido (que es algo puntual) o de la calidad (que sé que le sobra) me preocupa que pueda ser un problema de personalidad. Algo parecido me ocurrió con Llorente. Su juego tibio, horizontal e intrascendente, se quedó muy por debajo de lo que necesita el equipo. Eché de menos a Thomas.

Es pronto para sacar conclusiones. Tiempo al tiempo. Eso sí, a tenor de lo que veo, tiene buena pinta. Y ni siquiera me parece que haya que obsesionarse con glamurosos escenarios de presunta evolución artística. ¿Para qué? Debe ser que me pasa como aquello que decía Mr Jordan en el El cielo puede esperar. La probabilidad de que una persona tenga razón aumenta en relación directa con la insistencia en convencerla de su error.

Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies