¡Síguenos!

Copa América

Argentina sabe ganar sin Messi

Con un Leo simplemente humano, la albiceleste pudo finalmente jugar un partido acorde a lo que se espera de un histórico del fútbol mundial.

Parecía imposible. Pero resulta que Argentina sabe ganar sin Messi. En la torturante fase de clasificación para el Mundial de Rusia, el 10 faltó en casi un tercio de los partidos y su selección no fue capaz de ganar ninguno. Entre ellos, los dos contra Venezuela.

Por eso, la mejor noticia para esta regenerada albiceleste es que con un Messi simplemente humano y que hasta se animó a cantar el himno (tal vez para precisamente mostrar que es humano), el equipo pudo finalmente jugar un partido acorde a lo que se espera de un histórico del fútbol mundial. Con determinación, con concentración, con garra… y hasta con un poco de buen fútbol. Concretamente los primeros 15 minutos, cuando avasallaron a una muy nerviosa Venezuela. La vinotinto que saltó al campo nunca acabó de creerse lo que no poca gente consideraba factible: eliminar a una Argentina con muchas dudas. Pero donde no apareció Messi, esta vez sí aparecieron otros nombres que marcaron la diferencia.

El primero, el de Lautaro Martínez. Dos claras ocasiones fueron el preludio del lujo en forma de taconazo del “Torito” para el 1-0. Cierto es que sus dos goles en esta Copa América han sido ante “rivales menores” como Qatar y Venezuela pero el delantero centro del Inter está empezando a dejar la sensación de que el puesto de “9”, que dejaron huérfano Batistuta y Crespo hace ya más de 10 años, por fin ha encontrado heredero.

Tras la tempestad de ese primer cuarto de hora, llegó la calma para los venezolanos más que por empuje propio, por contemporización argentina, hasta que surgió otro nombre propio: el de Leandro Paredes convertido en el jefe de operaciones en el medio del campo. Quizá el Paris Saint Germain hizo este pasado Enero su primer fichaje con buen criterio deportivo y económico en los últimos 10 años.

Por último, cerrando filas y la portería argentina, Franco Armani. Durante mucho tiempo, el portero de River Plate sufría el “síndrome Messi”, cuestionado por un rendimiento en la selección lejos del nivel que exhibía en su club. A sus 32 años, esta Copa América podría redimirlo completamente. Cuando en la segunda parte Venezuela dio un paso adelante apareció con una “atajada” salvadora ante el disparo de Ronald Hernández. Y si Armani se disfrazó de Ter Stegen, el venezolano Wuilker Faríñez lo hizo de Karius: ante un disparo de Agüero, su mal rechace permitió a Lo Celso cerrar el partido y servir en bandeja el “Clásico de los Clásicos”. Brasil espera en Maracaná.

Una vida de extremo a extremo: de los secarrales de Castilla a la húmeda yunga tucumana. De Perico Alonso a Messi. De la ingeniería al cine. De la A de Argentina a la Z de Zambia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Copa América

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies