¡Síguenos!
Exequiel Palacios I CORDON PRESS

Fútbol

Cuando sólo los elegidos venían a Europa

Exequiel Palacios es el último de los argentinos al que le sellan el pasaporte. Vendrá a Madrid. Pero antes no venían tantos. Sólo los elegidos.

El Real Madrid va a abonar, según TyC Sports, 23 millones de euros por Exequiel Palacios y el argentino se convertirá con 20 años en el último argentino que emigrará a Europa. El jugador de River tan sólo acumula 45 partidos con la elástica millonaria, pero al conjunto de Chamartín le han parecido suficientes para decidir incorporarlo a sus filas. Es el último integrante de la larga lista de jugadores albicelestes que emigraron a Europa, y en la que destacan Maradona, Di Stéfano, Messi… Pero antes los precios no eran los mismos que ahora. Ni salían los jugadores tan jóvenes. Y era necesaria una mayor suma de encuentros en la Superliga (primera división argentina) para llamar la atención de los equipos europeos.

España ha sido un país en el que, tradicionalmente, los argentinos han aterrizado de manera habitual. El primero de ellos fue Emilio Sagi Liñán, al que todos conocían como Sagi-Barba. Jugó en el Barcelona entre 1916 y 1936. Pero un papel aparte en esta obra merecen Di Stéfano, Maradona y Messi, por este orden. La Saeta Rubia fue el primer jugador que desató una disputa entre el Barça y el Madrid por su contratación. Finalmente fue el blanco el color de su camiseta. Eso sí, llegó a la capital con 27 años y con un importante bagaje de partidos: 102 en el fútbol argentino (75 en River y 27 en Huracán) y 111 en el colombiano (Millonarios de Bogotá). El Barrilete Cósmico, en cambio, optó por el camino inverso con 22 primaveras. La Ciudad Condal le sedujo y se enfundó la elástica azulgrana. Seis años en Buenos Aires (cinco en Argentinos Juniors y uno en Boca) y un total de 237 encuentros disputados avalaron los 700 millones de pesetas (4’2 millones de euros) que abonó el club blaugrana. La Pulga optó por el mismo destino que El Pelusa, pero abandonó Rosario en distintas condiciones. Con sólo 13 años dejó Argentina un jugador cuyo futuro dependía de la inyección de hormonas del crecimiento. El Barça sólo tuvo que costear el tratamiento del chico y el lugar de residencia de la familia.

Riquelme y Ruggeri también pasaron por esa misma situación. La mochila de Román llegó a Barcelona con 194 partidos en Boca, dos Libertadores y una Intercontinental lograda frente al Real Madrid como títulos más destacados. Tras aterrizar con 24 años en la Ciudad Condal, su estancia sólo se prolongó una temporada; pese a haber pagado 11 millones, consideraron que su presencia era superflua. Por el contrario, El Cabezón pasó por el Logroñés antes de llegar a Concha Espina. Su valija albergaba 259 encuentros disputados entre La Bombonera y El Monumental antes de llegar a España. A estos le añadió 34 en el Logroñés, que le sirvieron para que el Madrid desembolsase 170 millones de pesetas (1’021 millones de euros) por él. El segundo Mundial logrado por Argentina y la primera Libertadores de River (ambos trofeos cosechados en 1986), junto al número de partidos disputados, respaldaron su aterrizaje en la Península Ibérica.

Uno de los mejores socios de Riquelme en la albiceleste fue Pablo Aimar, que fichó por el Valencia en el 2001, con 22 años y 114 partidos en River. Que El Payaso mostrase las atracciones de su circo en la capital del Turia tuvo un coste de 3.500 millones de pesetas (21’035 millones de euros). Un precio bastante alto comparado con el que fue pagado por Kempes en 1976. 34 millones de pesetas (204.344 euros) fue el importe del fichaje de El Matador, el único campeón del mundo en 1978 que jugaba en el extranjero. Un delantero que estuvo desde 1976 hasta 1984 (salvo la temporada 81-82) en Valencia. Y que había dejado claro en Instituto de Córdoba y en Rosario Central, con 107 goles en 123 en encuentros, que la pólvora de su pierna derecha no era precisamente escasa.

La Comunidad Valencia también fue el destino de Martín Palermo, que recaló en el Villarreal en enero de 2001 a cambio 1.200 millones de pesetas (7’212 millones de euros). Con 26 años, El Titán acumulaba 223 partidos en la SuperLiga, en los que anotó 127 goles con las camisetas de Estudiantes de la Plata y de Boca. Sin embargo, su paso por LaLiga no tuvo el efecto deseado. Tras jugar dos temporadas en el submarino amarillo, trató de voltear la situación en el Betis y el Alavés, pero sus números en España (26 tantos en 106 encuentros) parecían la antítesis de su versión en Argentina. En 2004, volvió al conjunto xeneize para continuar un idilio con el que logró convertirse en el máximo goleador de la historia del club. 

Batistuta no esperó tanto como Palermo para emigrar. El Bati lo hizo en 1991, cuando tenía 22 años y había disputado 99 partidos en la primera división local. Sus 32 dianas repartidas entre Newell’s, River y Boca llamaron la atención de la Fiorentina. Eran unos tiempos en los que a la Serie A llegaban con frecuencia los argentinos (destacaban Caniggia y Maradona). Y en Florencia se vio su mejor versión. Batigol se quedó a un solo tanto de ser el máximo anotador de la historia del conjunto viola (207 suyos por 208 de Kurt Hamrin, delantero sueco y máximo goleador de la Fiorentina). En el 2000 hizo las maletas rumbo a Roma a cambio de 28 millones de euros. Allí residió tres años para terminar su periplo transalpino en el Inter. Pero la mejor versión de Batistuta se vio en Florencia, donde todavía es querido y recordado.

La otra cara de la moneda la representan la generación actual: los Di María, Lo Celso, Agüero, Dybala, Saviola, Garay, Zabaleta, Higuaín… han salido de Argentina a una temprana edad como consecuencia de la globalización. O de los tiempos actuales. Ahora hay más ojeadores, más tecnología, y es más fácil percatarse de los jóvenes talentos. Lo contrario que en la época de los citados Maradona, Ruggeri, Batistuta…, donde ver un partido de la liga argentina en España era misión imposible. No sólo verlo, sino saber cuál había sido el resultado.

Ángel Di María decidió dejar su Rosario Natal para marcharse a Lisboa. Abandonar Rosario Central y fichar por el Benfica en 2007. Con 19 años y sólo 39 partidos, la entidad lisboeta decidió abonar ocho millones de euros por un jugador que no se identifica con su nombre; más que un ángel es el demonio de los rivales. El mismo camino emprendió Lo Celso, quien, con 20 primaveras, y tras 54 encuentros en el conjunto canalla, se marchó en 2016 a París; el PSG pagó 15 millones de euros por él.

Agüero, en cambio, hizo las maletas al cumplir la mayoría de edad, en 2006. El Kun decidió poner rumbo a la capital de España tras el interés del Atlético de Madrid. La entidad colchonera pagó 23 millones de euros por un chico que contaba con 56 partidos y 23 goles en el primer equipo de Independiente de Avellaneda. Un año más tarde, en 2007, fueron los vecinos los que emularon la operación Agüero. El Real Madrid firmaba a un delantero de 19 años procedente de River, un tal Gonzalo Higuaín, que costó 12 millones de euros. Un chico que acumulaba 37 partidos y 15 goles en la élite argentina.

El caso de Dybala es todavía más sorprendente. El cordobés ni siquiera había debutado en la Superliga cuando el Palermo se hizo con sus servicios. La Joya sólo tenía a sus espaldas una temporada en la 1ªB (segunda división argentina) con Instituto de Córdoba, en la que acumuló 40 partidos y 17 goles. Motivo que le pareció suficiente al conjunto palermitano para decidirse a contratarlo.

Parece que ahora la regla es salir cuanto antes del país. Pero siempre hay excepciones. Como Tagliafico y Mercado. El primero salió con 25 años (antes había estado cedido en Murcia) y 201 partidos; el segundo con 318 encuentros y 29 primaveras. En la época de los smartphones, ambos serían un Nokia sin conexión a internet. Lo inusual en estos momentos. Lo que sí que comienza a ser habitual es la salida de los juveniles sin acumular un encuentro en la primera división, como es el caso de Benjamín Garré (Manchester City) y Facundo Colidio (Inter de Milán). Jugadores reacios a esperar una oportunidad en un país en el que la liga deja de ser súper por salidas como éstas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies