¡Síguenos!

Rayo

Un vendaval pasa por encima del Rayo

Los de Jémez caen ante el Athletic (3-2) en un partido de locos que tuvo de todo: penaltis, VAR, expulsiones y una casi remontada en inferioridad.

Hay tardeos, comidas familiares de domingo, que quedarán en la retina por la cantidad de cosas que sucedieron. Y para un espectador neutral, este Athletic-Rayo fue una auténtica bendición de sobresaltos, una montaña rusa que duró casi 100 minutos por el (gran) uso que se hizo del VAR durante el encuentro. Antes del recuento de desperfectos y de ponernos a rememorar las anécdotas de la fiesta, vayamos con las conclusiones. El Rayo ha cosechado su segunda derrota en cuatro partidos con Jémez –ambas en el País Vasco, la anterior ante el Eibar– y deja un balance de cuatro puntos de doce, el mismo tanteo que les separa de la permanencia. Quedan 18 en juego, las oportunidades se van acabando y la siguiente se torna como fundamental, pero de verdad: Vallecas recibirá al Huesca el próximo sábado en un duelo de agónicos. Los madrileños necesitan mejorar la media desde el aterrizaje de Paco para quedarse en Primera y, por lo que dice la tabla, no debería haber mejorar rival.

Dibujadas las ecuaciones en la pizarra vamos con los fuegos artificiales. El Athletic salió como manda la tradición de los muros de San Mamés, arrollando, y el Rayo recibió pronto su primer mamporro. No se había llegado al minuto 2 cuando Williams remataba a la red, tras tocar el balón Amat. El ex del Betis se había comido una pantalla propia de baloncesto en una falta frontal de los vizcaínos, expertos en estas honrosas lides. El propio Iñaki se quedó mano a mano un minuto después contra Alberto, que achicó bien en la que sería la primera de sus grandes apariciones. Es complicado encontrar un adjetivo para el partido que cuajó el capitán de la franja: paró mucho, muchísimo, como iremos contando, pero pudo hacer más tanto en este primer gol como, sobre todo, en el tercero. La sensación, con todo, es que con otro guardameta los madrileños hubieran recibido más goles en esta tarde de domingo.

Fue casi en el minuto 20 cuando Alberto volvió a recibir las felicitaciones de toda su defensa. Después de casi tres minutos de revisión, Martínez Munuera determinó (con acierto) que una falta de Medrán sobre Raúl García era merecedora de penalti. El navarro trató de transformar y el visitante detuvo, también el rechazo a Iñigo Martínez. Los de Jémez, sobrepasados, se mantenían vivos. Y dentro de las dinámicas psicológicas que producen los errores y los parones del videoarbitraje, el Rayo consiguió estirarse ligeramente, para empezar a tener la pelota en torno a Pozo y amenazar con tiros desde la frontal. Por supuesto Bebé se puso al frente de la misión, en la que también aportó Mario Suárez. En esas que los madrileños crecían y San Mamés murmuraba, el VAR apareció de nuevo: Ba presuntamente derriba a Williams y el árbitro lo decreta. Verlo en la tele, como en el penalti anterior, le hizo rectificar y acertar. Dos jugadas para explicar, en la opinión de quien escribe, cómo se utiliza esta herramienta para impartir justicia verdaderamente. Mientras se teorizaba sobre el uso de las nuevas tecnologías en el deporte, aprovechando lo cerca que quedaba el descanso, el fútbol nos trajo al guionista guasón que lleva dentro. En el primer tiro de los vallecanos a portería, Álex Moreno dio en la diana después de enganchar una buena volea con su derecha. En el huracán de sucesos en su propia zona, los visitantes se traían un punto para Madrid. La acción no había hecho más que comenzar.


Tiro en el pie para comenzar y casi remontada al final


La bipolaridad punki del Rayo, la de la anarquía en Vallecas, la de “a las armas” y a galeras, se manifestó con fuerza a la salida de los vestuarios. Seis minutos bastaron para dejar las cosas muy cuesta arriba: Williams anotaba en el 49’ tras una mala salida en defensa –y otra vez un toque de la defensa en el disparo, en esta ocasión Ba- y Advíncula se autoexpulsaba. Tres minutos, dos codazos, cero neuronas, revoluciones a cien, equipo con diez…e infinitas complicaciones. Álex Moreno de vuelta al lateral, Tito a la derecha y Embarba como intento de relevo fue el plan de Paco para achicar agua e irse al mismo tiempo hacia arriba. Y en el juego de los mortales, apareció de nuevo el omnipotente VAR para anular un gol a Mario Suárez en el 64’ por un milimétrico adelantamiento en su primer remate. Del casi 2-2 se pasó al casi 3-1, merced a un zambozazo descomunal de Beñat que reventó el larguero, que posteriormente acabó con Ba sacando la pelota bajo palos. Un minuto después sí que llegó el tercer golpe para los de Jémez: Raúl García tiró un misil en la línea de flotación y a Alberto se le coló por el lado. Sin tiempo para buscar culpables, el guardameta salvó milagrosamente el cuarto a Williams, que se fue a casa sin hattrick por muy poco.

El partido agonizaba en los minutos finales cuando Embarba, en una gran acción individual, le regaló a RDT su 14º gol en Liga. Fue la única aparición del delantero del Real Madrid, este domingo impreciso y bien cubierto por los centrales vascos. Pudo cerrar otra vez –en principio- el choque Muniain casi a continuación, pero Alberto apareció de nuevo para seguir dando argumentos hacia el balance a su favor de su actuación. Y, por supuesto, para recuperar algo del botín que su equipo había tenido. Sin embargo con diez, y en medio del caos –las contras del Athletic eran todas en superioridad clara- el marcador no se movió.

Toca recuperar efectivos y mirar al próximo objetivo, un Huesca que todavía no rebla. A pesar del vendaval bilbaíno, la reconstrucción es posible. Más allá de las emociones, es lo que dicen los números.

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Rayo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies