¡Síguenos!
Jan Oblak.

Atlético

Pongan un Oblak y un Griezmann en su vida

El Atlético venció (2-0) ante un Celta huérfano sin Iago Aspas. Oblak y Griezmann fueron los protagonistas de la primera parte.

 

Venció el Atlético de Madrid por 2-0 al Celta de Vigo en un partido en el que Oblak y Griezmann fueron protagonistas. Exhibieron cualidades que demuestran porque son algunos de los mejores jugadores del planeta fútbol. El esloveno dejó una doble parada de escándalo con 0-0 en el 17´ tras detener un disparo de Maxi Gómez que tocó en Montero y en el rechace sacó una prodigiosa mano para repeler una media chilena de Boudebouz. El equipo rojiblanco comenzaba el partido con varias novedades en el once debido a las bajas que arrastraba. Lemar, Savic y Godín por lesión, y además de Diego Costa, Giménez y Thomas también fueron víctimas de Gil Manzano en el Camp Nou. Casualidad.

Por estas que los canteranos Montero y Toni Moya fueron la pareja de centrales titular frente al equipo vigués, Vitolo volvió a la titularidad y Correa fue la pareja de Griezmann en ataque. Los defensores cumplieron con la papeleta, Vitolo lo intentaba cada vez que recibía el balón y Correa daba la sensación de poder hacer alguna de las suyas. Aún así, tuvo otra Celta en una nueva parada de Oblak tras un disparo cruzado de Maxi Gómez en el 31´. El conjunto gallego, sin su estandarte, Iago Aspas, se diluyó con el transcurso de los minutos gracias a las repetidas llegadas por banda de Juanfran y las intentonas de Vitolo, pero el gol, como en tantas ocasiones esta temporada, volvía ser el principal problema de los pupilos de Simeone. Hasta que Griezmann decidió ponerse a la altura de las intervenciones de su compañero en la portería y marcó el 1-0 tras un golazo en una falta lanzada al palo de Rubén Blanco. Otro nivel.

En la segunda parte el Atlético mantuvo la calma con el balón gracias a otro partido excelso de Rodrigo, que tuvo su particular ovación en los últimos minutos de partido por una jugada en la que movió el balón a todas partes y a ninguna y no la perdió, como casi siempre. Y si no la tiene, la recupera. Casi siempre. Su mayor defecto es que a veces quiere rizar el rizo en la salida de balón. Que todos los males sean esos. Es un escándalo de futbolista. Uno de los mejores en su posición durante la próxima década. Y es futbolista del Atlético de Madrid. Hay que valorarlo como tal. 70 millones de cláusula es un caramelo para muchos equipos de élite. Afortunadamente el chaval tiene tanta cabeza como calidad en las piernas. Debería tenerla el club para que siga muchos años en el Metropolitano.

Vitolo se marchó a la hora de partido tras unos buenos minutos en los que volvió a demostrar que si las lesiones lo respetan puede aportar mucho como rojiblanco. El problema de esta temporada, uno de ellos, es que las lesiones no han respetado a casi nadie. Cualidades tiene de sobra el ex del Sevilla. Habrá que estar atentos a su final de temporada. Entró Morata en su lugar y demostró que a la contra puede ser un jugador diferencial para el Atleti. Marcó el 2-0 en el 73′ en una salida a la contra del Atlético de Madrid desde su área en los pies de Rodrigo. Morata realizó el movimiento tal y como les enseñan a los delanteros desde pequeños para desmarcarse, «toco y me voy», dejó de cara para Griezmann y al espacio se plantó delante de Rubén Blanco, regateó al portero y definió con la izquierda. Asistencia del francés, que vio la quinta amarilla minutos antes y se perderá el próximo partido frente al Eibar.

Tuvo el tercero el ´7´ tras un pase al espacio de Correa, pero lo salvó Olaza en la línea de gol. Poco del equipo de Fran Escribá, que con futbolistas como Lobotka o el uruguayo Maxi Gómez, al que no le faltarán novias este verano, tiene material suficiente para conseguir la salvación. El problema es que la gasolina futbolística y anímicamente la pone Iago Aspas. Decía el periodista Iñako Díaz Guerra en Twitter el otro día «El mejor de la Liga es Messi. Lo mejor de la Liga es Aspas». No le falta razón. Uno de esos jugadores de raza, fútbol y corazón que a menudo guía espiritualmente en el campo al resto.

Similar a Diego Costa, ausente hasta la próxima temporada tras los ocho partidos de sanción tras su expulsión en el Camp Nou. Su expulsión, sí. Veremos si el reglamento se aplica con la misma contundencia al resto. Veremos si continua la próxima temporada en el equipo rojiblanco. Simeone le quiere. La afición, a pesar de los números, las lesiones y sus encontronazos, le quiere. Los que no dudan, claro. Pero en la grada hay aficionados que dudan de demasiadas cosas. Si Simeone quiere a Diego Costa en su equipo, el resto debería ser secundario. De momento mantener el segundo puesto es tan secundario como importante para la salud de este equipo. De lo demás normalmente se encargarán Griezmann y sobre todo, Oblak.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies