¡Síguenos!
Filipe Luis
Filipe Luis abandona en camilla el terreno de juego en Moscú. | CORDÓNPRESS

Europa League

Fiesta incompleta en Moscú

La lesión de Filipe Luis perturba otro gran partido del Atlético. Correa, Saúl, Griezmann y Torres (2) pasaportaron al Lokomotiv (1-5)

Llegas a Moscú para enfrentarte al Lokomotiv, entras en el campo y ves que las líneas del terreno de juego son rojas. Te dirán que hace mucho frío y que es por previsión ante la nieve, pero, visto que los copos no llegaron más que al final, suena más a homenaje que a otra cosa. Honor correspondido con una fiesta del Atlético, una exhibición oscurecida por la imagen de Filipe Luis saliendo en camilla tras una fea, aunque fortuita, patada de Eder.

Honor y respeto por el repaso que el Atlético le dio en la ida a los rusos en el Metropolitano. Aquel 3-0 marcó definitivamente la eliminatoria y permitió a Simeone dejarse por el camino a varios de los fundamentales. Oblak, Griezmann y Diego Costa fuera, también Vrsaljko y Lucas. Paso a la segunda unidad –sin Vitolo, eso sí-, con Torres y Correa arriba arropados en el centro del campo por el cuatrivote, esa idea en la que insiste e insiste el técnico argentino.

El caso es que entre el homenaje de las líneas rojas y el ánimo de los nuevos, el partido arrancó con música conocida y terminó convertido en un nuevo baile del Atlético, iniciado por un gran gol de Ángel Correa al cuarto de hora. Lo impidió, esta vez sí y al menos en la primera parte, el propio Lokomotiv, escarmentado tras el sonrojo del Metropolitano, donde no tiró ni una vez a puerta y apenas pasó del centro del campo.

Temeroso ante un nuevo escarnio, el cuadro de Yuri Siomin, esta vez sí, se fue arriba y hasta sacó provecho de la tranquilidad rojiblanca para manejar el juego. Permitió incluso calibrar a Werner, inédito guardameta en la ida y titular en Moscú. Sacó dos buenas manos el brasileño en los dos primeros disparos, pero claudicó en el tercero, ciego ante un mar de hombres en el disparo lejano de Rybus.

 

 

El empate espoleó a los rusos, que pudieron ponerse por delante en esos minutos de adrenalina, pero activó el modo pacifista rojiblanco. Superado el primer arreón, el equipo de Simeone agarró el balón y encontró con él el modo perfecto de sedar el partido y templar gaitas, mirando de reojo su enorme ventaja. Que corran ellos que la bola es nuestra.

Establecidos los parámetros para la no agresión, el segundo tiempo fue un dejar pasar la vida. La marcha de Farfán y el bello tanto de Saúl, otro más, nada más reanudarse el partido clarificó aún más la situación. Fue tal la placidez que hasta Griezmann, rescatado para no perder el tono y autor del golazo de la noche con una vaselina descomunal a la escuadra, cedió un penalti para que marcara Fernando Torres, autor de un doblete cinco minutos después. Objetivo cumplido con oficio y belleza. Todo estupendo salvo por el escalofrío que recorrió todo el orbe rojiblanco con la lesión de Filipe Luis.

Hizo el viaje del teletipo al html cuando aún se hablaba de periódicos electrónicos. Pasó por El Mundo, abrió Diario de Sevilla, estuvo de visita en Canal Plus y se instaló en Prisacom para que todo el mundo conociera los medios digitales. En los buscadores de El País, Cuatro, Canal Plus y As aún se le encuentra y sigue pensando que lo que sucede conviene.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Europa League

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies