¡Síguenos!
Gelson ante el Sant Andreu. @Atleti

Atlético

Gelson y susto

El Atlético logró una victoria por la mínima ante el Sant Andreu (1-0) en un partido en el que destacó Gelson y en el que Vitolo estuvo a medio gas.

Estaba llamado a ser el partido de Vitolo, pero acabó siendo el del Gelson (goleador) y el del tembleque final con el que acabó el aficionado rojiblanco tras el arreón final de un Sant Andreu que pudo igualar en los últimos 10 minutos con tres claras ocasiones.

Y el partido iba a ser el de Vitolo porque era el nombre propio de este partido. Si ustedes acuden con frecuencia al Metropolitano o a tertulias de tendencia rojiblanca habrán oído reptidamente estas cuestiones: ¿Dónde está Vitolo? ¿Qué le pasa? ¡Pero si está en el banquillo, por qué no le saca! Pues bien, ahí estaba hoy, en dieciseisavos de Copa ante el Sant Andreu. Probablemente el escenario no era el esperado para el que llegó con aroma de gran refuerzo en enero de este 2018, pero las lesiones le han impedido tener continuidad y en un equipo donde el puesto de titular está tan disputado (veáse Rodrigo) faltar un día a clase, aunque sea por enfermedad, puede suponer perder un tren al que ya es muy difícil subirse después.

Y justo eso es lo que le ha pasado a Vitolo. Al llegar a la disciplina rojiblanca tuvo que pagar el peaje que pagan todos aquellos que entran en enero: la minipretemporada y la indiferencia (aparente) de Simeone. Pasada la mili llegaron los minutos, pero se lesionó en el momento más inoportuno (a casi 10 días de la final de Lyon y cuando empezaba a ser importante) y a partir de ahí su estrella se ha ido apagando.

Porque el verano trajo competencia. Y qué competencia. Lemar llegaba como el fichaje más caro de la historia del Atlético mientras él volvía al calvario de las lesiones. El 24 de julio empezó con las molestias en el tobillo y estuvo renqueante toda la pretemporada, aunque llegó a tiempo para jugar 49 minutos (prórroga incluida) en la Supercopa de Europa. El sol volvía a salir… Pero se volvió a poner cuando cayó lesionado contra el Valencia, en la primera jornada.

Ni un minuto jugado desde entonces. Y eso que ha tenido posibilidades para ello. Ha estado cinco veces en el banquillo desde su recuperación. Nunca fue el revulsivo elegido.

Por todo ello era tan importante para él este partido. Su escaparte, aunque este no fuera el escenario imaginado. Pero lo cierto es que le costó aparecer… Al menos durante los 30 primeros minutos, demasiado pegado a la banda. En el minuto 33 despertó y suya fue la asistencia (con el exterior) del primer y único gol del partido. Lástima (para la reválida del canario) que el tanto fuera del futbolista que le robó el protagonismo en el terreno de juego: Gelson.

Porque el de Cabo Verde sí que salió como si cada minuto que pasara fuera oro, con hambre y con ganas de demostrar. A todo llegaba, todo pedía. Intentó en dos ocasiones (antes del gol) romper la férrea defensa del Sant Andreu con tiros lejanos. Su gol, sus dos intentonas y otro disparo que se fue a la grada de Rodrigo fueron los únicos acercamientos rojiblancos al área rival en la primera parte.

En la segunda parte el Atlético bajó tensión y el Sant Andreu, a causa del desgaste, también dio un paso atrás. Tampoco es que las ofensivas rojiblancas les dieran mucho más trabajo: un centro de Vitolo desde la banda derecha al que Kalinic no supo llegar y otro tiro de Gelson que rebotó en la zaga catalana y se marcho por encima del larguero. A partir de ahí la nada… colchonera. Porque cuando el partido sesteaba el Sant Andreu no se hizo el remolón y pudo igualar el marcador hasta en tres ocasiones: el disparo a la media vuelta de Elhadji que Adán atajó, el remate al larguero a la salida de un córner y el disparo de Jaume que se desvió lo justo para irse llorando por el lateral de la red. Todo ello a partir del minuto 80 de un final en que el Atlético tuvo que irse pidiendo la hora.

Vitolo, nuestro primer protagonista, jugó los 90 minutos  y aunque no sabemos si acabó pidiendo la hora lo cierto es que destacó más que algunos de sus compañeros (más que un Lemar desaparecido y que no se adaptó al césped artificial y que un Kalinic tan estático como un muñeco de futbolín), pero le adelantó por la izquierda un Gelson al que sí se le vio con hambre de minutos. Resultado corto para la vuelta, pero que deberá ser suficiente para jugar en el Metropolitano. Quizá para entonces, dentro de más de un mes, Gelson, que hasta hoy sólo había jugado 57 minutos, empiece a contar en este equipo. Quizá.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies