¡Síguenos!
Atleti
Varios futbolistas del Atlético, celebrando el gol de la victoria ante el Valladolid. CORDON PRESS

Atlético

El Atlético retrasa unas horas el alirón

Victoria del Atlético por la mínima gracias a un gol en propia del Valladolid. El VAR no concedió un penalti al Pucela en los minutos finales

El Atlético de Madrid retrasó el alirón del Barça… al menos por unas horas. Es lo que llevan haciendo los colchoneros desde que cayeran derrotados en el Camp Nou hace menos de un mes. Y de forma encomiable, todo sea dicho. En una época donde al que no gana le llaman fracasado, el Cholo Simeone da la importancia de un título a valores como el esfuerzo, el trabajo diario o la competitividad hasta el final. Incluso cuando no hay nada juego, que es cuando más mérito tiene. Precisamente por eso el argentino celebra los goles de su equipo de forma tan efusiva. Porque si no puedes ser primero, lo mejor que puedes hacer es quedar segundo.

El Cholo valora el camino y no sólo el final. Hoy su equipo ganó 1-0 al Valladolid gracias a un tanto en propia meta de Joaquín. El partido arrancó con una amarilla a los 26 segundos para Javi Moyano. Antes de que se cumplieran los diez minutos, Oblak repelió un potente disparo de Sergi Guardiola. La primera ocasión del Atlético no tardó mucho más en llegar. Morata recortó dentro del área y cedió la pelota a Griezmann, que mandó el esférico fuera por muy poco. El delantero francés volvió a avisar con un disparo de falta que desafió a la distancia y que Masip mandó con complicaciones a córner. Los colchoneros mandaron durante la primera mitad, pero el Valladolid generaba peligro cada vez que se soltaba al ataque.

Thomas se marchó sustituido al descanso para dar entrada a Rodrigo. El Pucela estaba bien plantado y había terminado cómodo la primera mitad. La segunda comenzó por los mismos derroteros y sólo una fatalidad de Joaquín inauguró el marcador. El defensor blanquivioleta introdujo en su propia portería un centro de Saúl desde la izquierda. Óscar Plano lideró la reacción del Valladolid con un disparo desde fuera que Oblak despejó por alto. Los últimos minutos del partido estuvieron marcados por las intentonas desesperadas de los de Sergio por empatar. Michel colgó una pelota de falta y Arias despejó con la mano. Los jugadores del Pucela protestaron y el árbitro fue al monitor a ver la jugada. El VAR nos ha acostumbrado a que el resultado sea de pena máxima cuando esto sucede; sin embargo, en esta ocasión el colegiado se reafirmó en su decisión para decepción de todo el Valladolid. Por cierto, por primera vez en la Liga, un árbitro ratifica su decisión inicial de no pitar penalti. Después, los visitantes gozaron de dos ocasiones claras de gol después del penalti no pitado, pero ahí estuvo Oblak para frenar sus esperanzas.

Al Pucela no le queda otra que sobreponerse a la frustración y centrarse en los dos partidos siguientes contra Athletic en casa y Rayo Vallecano fuera. La permanencia pasa por esos seis puntos. Muy probablemente hoy se hará oficial la Liga del Barça. A pesar de eso, no fue una mala tarde para los aficionados rojiblancos, que disfrutaron de un sábado emocionante de fútbol y de un equipo que compite sus partidos como si fuesen los últimos. La amarilla a Koke por perder tiempo casi al final del añadido ejemplifica el espíritu de este Atleti que lucha como si el Barça no estuviese a tres puntos de ganar la Liga. Viendo los últimos partidos de ambos, quién diría que madridistas y atléticos están peleando por los mismos títulos.


Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies