¡Síguenos!
Dos aficionados franceses se besan en la final del Mundial | CORDON PRESS

Mundial Rusia 2018

Francia: listos para el baby boom

Hay estudios que prueban que los eventos deportivos inciden en la natalidad de un país. Eventos de la magnitud de un Mundial aumentan la tasa de embarazos.

El 3 de abril de 2011, nació Valeria. Justo nueve meses después de que su padre marcase el gol de todos. Después de que, el 11 de julio de 2010, Andrés Iniesta diese a España la primera, y hasta el momento única, Copa del Mundo. El autor del gol ante Holanda, en el minuto 116, además de liderar a la Selección, capitaneó a todo un país en el fenómeno que se conoce como baby boom. Según cifras de SexPlace, una franquicia de productos eróticos, el gol del manchego en la final del Mundial de Sudáfrica provocó un aumento de la natalidad del 45% respecto al año anterior. Iniesta puso la semilla (y nunca mejor dicho). Tras el gol, se propiciaron miles de ecografías. Muchos padres ganaron su estrella particular: un niño o una niña. En sus genes está ya ser campeones del mundo. Ahora, Francia, veinte años después (los mismos que curiosamente cumplirá Mbappé en diciembre), ha logrado su segunda Copa de un Mundial. Nadie puede predecir el futuro, pero, sin embargo, el fútbol ha sentado algunos precedentes.

Para tener un hijo son necesarias dos partes. Biológicamente es así. Pero muchas veces también hace falta una tercera: las ganas. Hay estudios que prueban que los eventos deportivos inciden en la natalidad de un país. Sin ir más lejos, uno realizado por la Universidad de Coimbra (Portugal) demostró que las sensaciones que tienen los fanáticos del fútbol ante la victoria de su equipo son similares a las que tiene una persona enamorada. Ante emociones positivas, se genera más dopamina. Por lo tanto, es casi común que eventos de la magnitud de un Mundial o la Liga de Campeones, seguidos por millones de personas en todo el planeta, aumenten la tasa de embarazos.

Una observación que llevó a cabo un grupo de investigadores del hospital Althaia de Manresa, publicada por British Medical Journal, confirmó el aumento de la natalidad en Cataluña del 16% en febrero de 2010. Cuarenta semanas después del Iniestazo en Stanford Bridge el 6 de mayo de 2009. Así fue como nació la “Generación Iniesta”, que coincidió con la consecución de la Champions en Roma y el 2-6 en el Santiago Bernabéu. La temporada del triplete, la primera de Guardiola. En marzo de ese mismo año, cuando aún podía perdurar el efecto, también hubo un 11% más de nacimientos. Este estudio contrarrestó a otro que no era científico, elaborado en su día por COMRàdio, que tasó el aumento en el 45%.

Pero el éxito es relativo. No todas las celebraciones tienen que ver con la consecución de un título, y si no que se lo digan a los islandeses, un país de aproximadamente 330.000 habitantes. La Selección de Islandia eliminó a Inglaterra en los octavos de final de la última Eurocopa, que se llevó a cabo en Francia. Ganó 2-1 y logró un pase a cuartos histórico. Nueve meses después de aquel hito, fechado en 27 de junio de 2016, la publicación Visir recogió el testimonio de un doctor que alertaba de que se había registrado un récord de anestesias epidurales para mujeres que estaban a punto de dar a luz.

Con los goles de Griezmann, Pogbá y Mbappé, ante Croacia, es el turno de Francia. Hasta hace tres años, era el país con mayor natalidad de Europa. La media por mujer superaba los dos hijos, una constante durante prácticamente los últimos 40 años. Pero en 2017, según el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos (INSEE), el dato fue de 1,88. Nacieron 767.000 bebés, casi 17.000 menos que un año antes. Pese a todo, según Eurostat, con 11,4 nacimientos por cada mil habitantes, supera la media comunitaria de 9,9. Por delante de Francia solo están Suecia y Reino Unido. Pero la victoria en Rusia aumenta la esperanza de los franceses en recuperar el primer puesto de la lista. Quién sabe cuántos niños, dentro de 42 semanas de gestación, se llamarán como los ídolos de sus padres.


El curioso caso de los países anfitriones


Inglaterra fue anfitriona del Mundial de 1966 y lo ganó. Entonces, diversos estudios indicaron que el país experimentó un incremento de nacimientos. Pero ocurre algo extraño con los países anfitriones. Les llega con poner la casa, no les hace falta tomarse el postre. Existe una teoría que supone que para celebrar algo ya ni siquiera hace falta triunfar, simplemente se hace por diversión. Da igual el papel que realicen. En Alemania, hubo un aumento de casi el 15% al año siguiente de la celebración de la Copa del Mundo de 2006. Pero en Brasil 2014, donde la Canarinha cayó eliminada estrepitosamente por 7-1 ante los germanos, también hubo una explosión de la natalidad. La Oficina de Estadísticas de Brasil registró un incremento del 7% de bebés nacidos en marzo de 2015.

Los sociólogos rusos ya han admitido que esperan que la celebración del Mundial traiga consigo un impacto positivo en la población. Sobre todo, tras la inesperada clasificación del equipo a cuartos de final. Por su culpa (o más bien por la nuestra), un nuevo baby boom balompédico en España tendrá que esperar, como mínimo, otros cuatro años. Esperemos que no sean veinte (ya van diez), como le ha acabado por suceder a nuestros vecinos franceses.

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies