¡Síguenos!

Rugby

Bajón oval

La horrible imagen ofrecida por la selección española de rugby causará más daño, a todos los niveles, que la oportunidad que se perdió.

Qué le hace más daño al rugby español: quedarse fuera del Mundial de Japón, o ver a nuestros internacionales hostigar e insultar a un árbitro?

Prefiero quedarme fuera del Mundial de Japón que haber tenido que presenciar el bochornoso comportamiento de nuestros jugadores después del, eso sí, deshonroso e indecente partido disputado contra Bélgica. La horrible imagen ofrecida causará más daño, a todos los niveles, que la oportunidad que se perdió.

La injusticia no es fácil de soportar. Lo entiendo. Igual si hubiera estado en el pellejo de los Leones, de haber tenido que soportar durante ochenta minutos la masacre perpetrada por el árbitro rumano, pues, sí, lo cierto es que hubiera tenido muchas ganas de decirle unas cuantas cosas feas al señor Iordachescu, llevado por la rabia y la impotencia acumulada durante todo un partido en el que, gracias en buena medida a su parcial arbitraje, perdimos el billete directo a Japón. 28 golpes de castigo son muchos golpes de castigo, demasiados: significa, sencillamente, que no puedes tener continuidad y jugar más de tres minutos seguidos sin que suene el silbato en tu contra.

Muy fuerte, sí. Pero eso no justifica nada. Un rugbier tiene que demostrar el mismo autocontrol cuando recibe de más en un ruck o en una melé que cuando hay que apechugar con una mala decisión arbitral. Es la ley del rugby. Del árbitro no se habla, nadie protesta las decisiones del colegiado, ni en el campo, ni desde el banquillo, ni desde la grada, y cuando te diriges a él, le llamas «señor».

Los que formamos parte, en mayor o menor medida, de clubes pequeños, de clubes de pueblo o de barrio, conocemos de cerca la labor educativa y de formación que practican de forma incansable, y altruista, los entrenadores y directivos, y no solo con los chicos, también con sus padres. Tratan de inculcar valores como la tolerancia, el compañerismo, la humildad, y el respeto, hacia compañeros, rivales, aficiones y sobre todo, hacia el árbitro.

Conductas como la del pasado domingo ponen en peligro todo ese esfuerzo, toda esa dedicación, y manchan el buen nombre del Rugby, un deporte, ante todo, de caballeros. Decía un monje irlandés que “los niños deben jugar al rugby para conocer el esfuerzo y el sufrimiento del trabajo en equipo, respetar la autoridad, crecer bajo la aceptación, valorar el silencio, y sobre todo, lo que cuesta ganar un metro en la vida y lo fácil que es perderlo por no saber callar”.

Y estaba siendo bonito. Muy bonito. Por fin, el rugby, ese gran olvidado, acaparaba portadas y llenaba estadios, se volvía viral con las arengas del capitán del combinado nacional y ‘Feo Fuerte y Formal’, de Loquillo, ponía banda sonora a las andanzas del XV del León. Hasta Felipe VI se había montado en un tren que parecía avanzar sin paradas hasta Japón, la gran cita de 2019 en la que los nuestros iban competir por segunda vez (Gales 1999, fue la primera) al máximo nivel. Pero en el partido contra Bélgica, el melón se deshinchó.

Veremos cómo actúan Rugby Europe, World Rugby y demás comisiones, porque todo lo que rodea a la designación arbitral y la actuación del propio Iordachescu huele a cloaca. Pero es precisamente ahí, en las mesas donde se cuece el presente y el futuro del rugby europeo, donde el rugby español tiene que demostrar toda su fuerza, no en el campo de juego acorralando a un «señor». Eso no se hace.

*Colaborador musical de A LA CONTRA y es padre de jugador de rugby y ex secretario y delegado del Rugby Club Colmenar Viejo

Ha pasado por todos los sitios habidos y por haber, públicos y privados, desde que en 1999 comenzaron estas cosas digitales. De todos se fue. En 'A la Contra' aspiramos a que aguante mucho con nosotros. Exresidente en Londres y apasionado de la música, también escribe historias que a veces se convierten en libros.

1 Comment

1 Comment

  1. Ettore Viglione

    04/04/2018 at 16:41

    Perdoname mi espanol,Sky italiano,lo siento mucho por El equipo,justo repetir causa lo que ha hecho El referee,però aun los jugadores Van juzgados por lo que han echo,un Rugbysta debe,nesecita tener su obligo comportamental. Espero pueden partecipar al prossimo VI.Vayan con Dios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Rugby

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies