¡Síguenos!

Real Madrid

Y de nuevo… Bale

Bale es un jugador de grandes partidos y pésimas temporadas que con 30 años difícilmente va a cambiar, menos en manos de un entrenador con el que ni se habla.

Parecía que su futuro fuera del Madrid estaba escrito; ya en el curso anterior, en esos once últimos partidos que dirigió Zidane, éste le había dejado claro que no contaba con él. Comenzó la pretemporada con el cartel de “Se vende”, alejado de las convocatorias y de los ejercicios técnicos. Hasta en una rueda de prensa y ante lo que parecía su inminente salida dirección China, Zidane declaró. «Si Bale se va mañana, mejor para todos». Estaba claro, no contaba.

Hazard era el nuevo crack del proyecto sobre el que giraría el ataque del Madrid, Benzema el indiscutible y la pareja Asensio–Vinicius, la opción en la recámara; y Neymar, de repente, el sueño prohibido que se podía hacer realidad. No pintaba bien su futuro de blanco pese a su fijeza en quedarse. La grave lesión de Asensio y la inoportuna de Hazard colocaron a Bale como sorprendente titular en Vigo. Diez días antes, ante la Roma, el galés había saltado al campo en el minuto 61 junto a Kroos y el entrenador francés ni se acercó para darle una sola indicación. Bale no le interesaba.

Ante el Celta, uno de los protagonistas del partido y de ese 1-3 fue Bale. Zidane le colocó en la derecha del ataque en su tradicional 4-3-3, acompañando a Benzemá y Vinicius -otra de las sorpresas del once-, y el galés le correspondió con una buena actuación. Ante el flojo partido en ataque tanto de Vinicius como de Karim durante ese primer tiempo, Bale fue, con mucho, la única opción ofensiva del equipo blanco. Tampoco es que fuera un huracán. La realidad es que apareció en dos jugadas rompiendo al espacio, corriendo y ganando un par de balones largos, y en la asistencia del gol, pero veníamos de dónde veníamos.

Si en ataque se le vio suelto y rápido, aunque solo fuesen esos cuatro chispazos, asistencia de gol incluida, más sorprendió su trabajo en defensa. Gareth simplemente se disfrazó del Lucas Vázquez trabajador e implicado; vimos a un Bale muy pendiente de tener presencia en su zona tanto cuando el Madrid tenía el balón como cuando a los blancos les tocaba defender, algo que en esa primera parte fue casi todo el tiempo (36% en posesión del balón). Estuvo siempre atento con sus ayudas a un Odriozola martirizado por Denis Suárez, pero, sobre todo, muy concentrado en el balance defensivo, en el retorno tras pérdida. De pronto y de forma inesperada, nos encontramos con 45 minutos de un muy buen jugador, ese que siempre pensamos habíamos fichado y casi nunca aparecía; un jugador que por talento, velocidad, regate, disparo y potencia física, si quiere, es uno de los jugadores más diferenciales del futbol europeo.

Pero a todos nos ocurre lo mismo y esta peli de Bale ya la hemos visto muchas veces en estos 6 años. Sabemos que por potencial es un crack, pero en estas temporadas hemos visto siempre cómo termina esta historia y tristemente esta no es una peli con guión de Tarantino. Así que ahora tocará volver a la realidad, esa que nos cuenta que igual Bale hace cuatro o cinco partidos buenos, donde meterá goles, algún doblete o incluso un hat trick (otra cosa no, pero los goles se le caen de los bolsillos) y luego vendrá un problema muscular, o unas molestias en el tobillo, o una lesión de esas de 4 semanas que a él le tardan en curar 2 meses, o simplemente dará un paso atrás y de nuevo encadenará 5 o 6 partidos insustanciales donde pasa desapercibido, donde aparece el jugador conformista y sin sangre, ese al que le gusta más el golf que jugar al fútbol . Ese es Bale, un jugador de grandes partidos y pésimas temporadas que con 30 años difícilmente va a cambiar y menos en manos de un entrenador con el que ni se habla.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies