¡Síguenos!

Real Madrid

Bale y James, los refuerzos de Zidane

A falta de tres días para que se cierre el mercado y ante las noticias que van apareciendo, parece claro que, Hazard aparte, los refuerzos de este año para Zidane son James y Bale, los dos proscritos.

Hace ya demasiados veranos, temporada 2014-15, un Mundial de ensueño llevó a James al Real Madrid, Florentino se encaprichó de él, le compró a precio de súper crack y le puso la correspondiente ficha. Allí se encontró con Ancelotti. El entrenador italiano supo entender que el colombiano era un jugador diferente, un futbolista de biotipo peculiar, de movimientos pesados en las arrancadas, intermitente en las recepciones y en la movilidad por toda la mitad de campo rival; un gasoil para el medio campo con más gol que fútbol, poseedor de un golpeo con su pierna izquierda deslumbrante, pero lento y sin regate si juega caído a banda; ideal como segunda punta o media punta en un 4-4-2.

James rindió muchísimo en su primer año con Ancelotti, pero Ancelotti no pudo priorizar en él un plan porque había jugadores más importantes en el esquema. Era el Madrid de la BBC y del Casemiro-Kroos-Modric y por eso James tuvo que acondicionar su juego al de volante y aunque hizo una gran temporada como interior izquierdo, al cafetero se le veía fuera de sitio terminando casi todos los partidos siendo sustituido por falta de fuelle.

Con Zizou la cosa fue a peor. Modric, lesionado muchos partidos de la etapa Ancelotti, recuperó su forma y su sitio. Zidane era fan de la BBC y James se quedó sin espacio, pasó a ser suplente, pero además se encontró con un Isco emergente y al cafetero la situación le vino grande, no supo reaccionar y pese a hacer un número aceptable de goles, no aceptó su posición en la plantilla como jugador de rotación; su rol, su traspaso y su ficha eran de superestrella y llegaron las malas caras, los malos gestos al ser cambiado y las declaraciones en la prensa. Su desencuentro con Zidane era más que evidente y su salida lo más lógico.

Alemania fue su destino, al todo poderoso Bayern, pero Munich no es un paraíso. La Bundesliga le recibió como a todos: frio, lluvia, nieve, un idioma complicado, un futbol muy físico y una forma de vida muy alejada de lo latino. Para colmo en el Bayern se encontró un decorado similar al del Madrid: no era la BBC pero eran Ribery-Robben- Lewandosky, con Muller para la media punta. Dos años de luces y sombras sin encontrar ni su sitio ni su rol en el equipo bávaro, dos años que han dejado el mismo número de buenos partidos que de encuentros insustanciales. El Bayern no optó a su opción de compra y parece que solo Ancelotti y su Nápoles se han interesado por él. Ese James es el que hoy es nuevo jugador del Madrid.

Por otro lado, cuando llegó Bale al Madrid me pareció el salto definitivo para el conjunto blanco. Potencia, gol, remate, disparo, pase, velocidad y regate. Estaba destinado a ser junto a Cristiano el segundo jugador aportando goles y el primero/segundo en asistencias de gol.

Me interesaba muchísimo hacia donde iría su evolución, pasar de ser aquel lateral demoledor en ataque a ser lo que quisiese como delantero, pero las lesiones y algo más, algo no tangibl,e lo impidieron. Al galés se le acusa de muchas cuestiones fundamentalmente relacionadas con su gusto o no por este deporte; yo no me meteré en ese charco, pero si diré que a Bale le falta algo fundamental para ser un top mundial, conocimiento del juego.

Un jugador como el galés cerca o dentro del área es de por sí una amenaza constante: velocidad+salto+disparo demoledor+remate de cabeza, todo es sinónimo de un delantero moderno. Todo apuntaba a que la dupla Bale-Cristiano dominaría por años en Europa y la Champions, pero no ha sido así y me parece que, lesiones aparte, no hay que mirar a otro responsable más que al propio Gareth.

Hoy Bale y James & James y Bale pasan junto a Hazard por ser los verdaderos fichajes del Madrid, ambos proscritos solo hace 15 días. En esas cambiantes dos semanas hemos pasado del “mejor mañana” para la salida del galés, y del colombiano entrenando apartado de las practicas técnicas y tácticas, a la titularidad de ambos ante el Valladolid.

Hoy el estatus de Bale y James ha cambiado, veremos cómo los acopla el francés a un once donde se supone que contextualmente Hazard será el foco. De alguna forma, el belga tiene una consideración táctica similar a la de Cristiano Ronaldo, o sea la de segundo punta con tendencia a caer a la banda, lo cual tratándose de la estrella del equipo, tapa opciones tanto a galés como a colombiano.

De entrada parece que como elementos exteriores Zizou prefería jugadores con mejor motor y más dinámicos como Vinicius o Lucas, frente a un Bale de movimientos más explosivos, pero menos constantes, y un James al que ve más como centrocampista.

En clave Zidane, cuesta ver a James en el once titular cuando Hazard se recupere, pero sí como recambio de Modric o de Kroos; por supuesto con otro papel, más si Isco sigue en esta línea de juego tan gris. En cuanto a Bale, es difícil de evaluar sin conocer entresijos del día a día y como es su “nueva” relación con Zidane; como se pasa de ni contar, y ni mirarle, ni darle una sola instrucción el día de la Roma a ser titular.

Hablando solo de fútbol, mi impresión es que las lesiones del curso 2017/18 dieron lugar a un nuevo Bale, muy mermado a nivel de confianza y un jugador de menor recorrido a lo ancho y largo del campo, el año pasado se demostró que esa falta de confianza le ha llevado a ser un jugador que intenta menos carreras, regates y disparos de fuera del área, acciones que podríamos considerar muy ligadas a la confianza del jugador. Cuando se le fichó, Bale parecía un elemento que solucionaba, de por sí y de manera total, todos los problemas del Madrid a nivel de profundidad, despliegue, presencia, determinación y remate. Hoy no sabemos qué jugador es y no sólo las lesiones le han alejado de ello sino también su peculiar temperamento.

Las inoportunas lesiones de James e Isco no nos permiten que veamos en los próximos partidos hacia dónde se dirige el entrenador madridista y cuál será su plan, tendremos que esperar varias semanas para entrever ese libro de ruta, pero si no hay sorpresas, lo dicho: James y Bale son junto a Hazard los grandes fichajes de este año. ¿ Llueve sobre mojado?

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies