¡Síguenos!
Partido de ida entre el Lyon y el Barcelona I CORDON PRESS

Champions

Barça-Lyon: el día que Ovrebo pasó desapercibido

Una década después son pocos los supervivientes de aquel partido ante el Lyon. Messi y Piqué volverán a saltar al terreno de juego en las filas azulgranas, pero nadie repetirá en el bando galo.

Fue el primer puñetazo europeo del Barça de Guardiola. Después de las dudas sembradas en la ida, en el antiguo estadio de Gerland, la alquimia futbolística de aquel equipo empezaba a burbujear aproximándose a su punto de cocción óptimo. La eliminatoria resuelta al descanso terminó en goleada. Y lo sintió en sus propias carnes Karim Benzema, que ese día comandaba la ofensiva gala y que tuvo en su compatriota Henry a su principal verdugo. A la fiesta no dudaron en sumarse Messi primero y Eto’o después. Eran los primeros brotes de lo que luego germinaría en un triplete. Y en medio de todo, como testigo privilegiado del encuentro, un colegiado noruego que todavía no se había colado en nuestras vidas. Tom Henning Ovrebo era su nombre.  

Junto a él, sus dos asistentes, los también noruegos Geir Age Holen y Dag-Roger Nebben, tuvieron una noche plácida. Pocas decisiones comprometidas, por no decir ninguna, en un partido resuelto al descanso. Y eso que la incertidumbre sobrevolaba el Camp Nou a eso de las 20:45h de aquel 11 de marzo de 2009. Ese Barça todavía no había alzado ningún título comandado por Guardiola y pese al excelente juego mostrado durante toda la temporada coincidiendo con la vuelta de la Champions a finales de febrero, el equipo sumó 5 partidos consecutivos sin ganar en las tres competiciones. De repente, los culés se mostraban frágiles atrás y faltos de puntería en ataque. Todo ello aderezado con un bajón físico que hizo que el empate (1-1) cosechado en Lyon fuera dado por bueno. Pero, al abrigo de los suyos, todo sería diferente. 

El Barça, capitaneado por Xavi, ganó desde el sorteo de campos.  Y el aguacero culé no cesó en toda la noche. Era el primer Barça de Pep, el de Henry y Messi tirados a los costados partiendo como dos flechas hacia la portería, el del Eto’o más voraz, reivindicándose después de cada tanto. Todo ello orquestado por dos genios que por fin volaban libres y confiados: Xavi e Iniesta. Demasiado para unos franceses, donde sobresalían las primeras pinceladas de Benzema y los obuses de Juninho Pernambucano. El Olympique de Lyon era el PSG de nuestros días. Los del Ródano dominaban por entonces con puño de hierro la Ligue 1, pero terminaron claudicando ante la primera gran exhibición del Barça de Pep en Europa. Al descanso, el marcador reflejaba un contundente 4-1. 

Tiró de orgullo el OL, entrenado entonces por Claude Puel, para poner algo de pimienta a la noche en la segunda mitad. En un gesto técnico que daba pistas sobre su clase, Karim Benzema dejaba pasar entre sus piernas el balón en el corazón del área culé para que Juninho Pernambucano pusiera el 4-2 en el marcador. El sobresalto no pasó de ahí y Benzema se fue sin marcar en su primera vez en el Camp Nou, cuando sonaba como un posible sustituto del reinsertado Eto’o. También pasó sin estridencias la noche para Ovrebo, apenas un penalti reclamado por el camerunés tras tropezar con Chris dentro del área al inicio del choque y la expulsión por protestar ya en el descuento de Juninho. Su actuación no tuvo incidencia en el marcador pero cargó, eso sí, al equipo rival de amarillas (7) en el típico arbitraje casero que suele predominar en la Champions.

Así que Ovrebo salió del Camp Nou sin hacer ruido como preludio de lo que estaba por llegar. Apenas dos meses después, su rostro poblaba las pantallas de media Europa, también las incipientes redes sociales a base de gifs y clips de vídeo. Su rosario de errores parecía un serial. Esa misma noche, Ovrebo tuvo que cambiar de hotel en Londres y durante mucho tiempo recibió amenazas de muerte. El colegiado noruego se retiró en 2010, después de no ser convocado para el Mundial de Sudáfrica. Después de aquel accidentado partido en Stamford Brigde todavía pitó a la temporada siguiente en Champions. Tras colgar el silbato, trabajó como psicólogo del equipo olímpico noruego. Además tiene su propia consulta en Oslo, da conferencias e imparte clases.

Una década después, son pocos los supervivientes de aquel partido ante el Lyon. Messi y Piqué volverán a saltar al terreno de juego en las filas azulgranas, pero nadie repetirá en el bando galo. El colegiado de esta noche tampoco tiene en su historial ningún escándalo arbitral, por más que su look con la cabeza rapada remita a Ovrebo. En cualquier caso, el polaco Szymon Marciniak no trae buenos recuerdos para los culés ya que pitó dos de sus últimas caídas más dramáticas: la derrota en París por 4-0 y la de Turín por 3-0, ambas en 2017. Entre eso y el resto de resultados producidos en las eliminatorias de octavos, donde las remontadas y las sorpresas se han convertido en una constante, Ernesto Valverde se mantiene alerta e intenta avisar a los suyos agitando el fantasma de Roma para que no se les vuelva a aparecer. Pese a todo y con las dudas que el equipo azulgrana despierta siempre en su entorno, este equipo, como aquel de Pep, puede estar en una posición inmejorable para aspirar al triplete. Una quimera durante toda la temporada, pero que al tran tran y con el foco del esfuerzo y la motivación puesto en la Champions, puede estar más cerca esta noche. Para eso se necesita un golpe en la mesa, un aviso a los rivales europeos que siguen en la carrera por la Orejona, algo parecido a lo que hicieron ayer City y Juve. Una declaración de intenciones como la que hizo el Barça hace una década, con un tal Ovrebo como testigo.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies