¡Síguenos!

Fútbol

Barça: la primera pitada al himno fue en 1925

Ocurrió en un partido amistoso disputado en Les Corts. El Barcelona fue suspendido de toda actividad durante seis meses.

En la previa a la final de la Copa del Rey, que se disputa el sábado a las 21.30 horas entre Sevilla y Barcelona en el estadio Wanda Metropolitano, Josep María Bartomeu, presidente de la entidad azulgrana, se ha vuelto a posicionar sobre la situación política que está viviendo Cataluña: “Ante todo esto, ¿qué puede hacer el Barça? ¿Cómo podemos colaborar para resolver esta situación? Este sábado tenemos la oportunidad de aprovechar el altavoz que supone disputar una final de Copa del Rey para defender aquello en lo que creemos. Pedimos respeto por las instituciones, por la libertad de expresión y la libertad de decidir”.

Bartomeu ha anunciado que el sábado se mostrará un tifo con los colores azulgrana y la senyera junto con las palabras Barça, Barça, Barça. Sin embargo, la actividad politizada de Bartomeu al frente de la directiva del FC Barcelona no es la primera de un presidente en la historia del club. Tal y como relata el libro Barça inédito (Editorial Córner), de Manuel Tomás y Frederic Porta, en el que ambos escritores recogen 800 anécdotas, en el año 1916, el Barça dio un decisivo giro catalanista.

Entonces, la directiva dirigida por Rafael Llopart compró una bandera catalana. Fue la primera vez que la senyera ondeó en el club, donde hasta ese momento solo se habían visto insignias azulgranas y españolas (esta, por imperativo legal). Aunque el intrusismo político del Barça para con la ideología catalanista se fortificó todavía más un año después, en 1917, bajo la presidencia de Gaspar Rosés. Desde entonces, sus sucesores en el cargo, como la junta gobernada por Ricard Graells, en 1919, reflejaron “su firme propósito de seguir la orientación que la antecesora con tan buen acierto ha dado al club por todos los conceptos, reafirmando, si cabe, la catalanidad de la misma”.

Pero el intervencionismo continuó con el apoyo a la campaña de la autonomía de Cataluña, a finales de 1918. A partir de aquel momento, algunos medios de comunicación pasaron de identificar al FC Barcelona como un club de Cataluña a ser el club de Cataluña por excelencia. Los autores de Barça inédito explican que este acontecimiento supuso un paso más hacia la simbiosis entre barcelonismo y catalanismo, en pleno crecimiento en los años 20, cuando la memoria de una asamblea de socios reflejó lo siguiente: “Somos del FC Barcelona porque somos de Cataluña. Hacemos deporte porque hacemos patria”.

Pero el momento culminante de este movimiento, y uno de los más señalados en la historia del FC Barcelona, tuvo lugar el 14 de junio de 1925. Se trata de un suceso acontecido hace casi cien años que, a pesar de la erosión del tiempo, tiene tintes de actualidad. Ese día, en un partido amistoso celebrado en Les Corts (estadio anterior al Camp Nou) contra el Júpiter, el público pitó por primera vez el himno español. Los asistentes abuchearon el cántico cuando un grupo de marinos de un barco inglés, atracado en el puerto de Barcelona, lo interpretó en el tiempo de descanso. Los músicos llegaron a pensar que lo habían hecho mal, pero no fue así, ya que inmediatamente después tocaron el himno inglés y la ovación fue unánime.

El castigo de las fuerzas militares fue intransigente y decretaron la suspensión de toda la actividad del club durante seis meses. El por entonces presidente Joan Gamper se vio obligado dimitir y abandonar Cataluña, se dirigió a Suiza (de nuevo, una historia con matices contemporáneos), donde vivió en el exilio los últimos cinco años de su vida antes de suicidarse debido a una sucesión de depresiones y problemas económicos.

El Barcelona es llamado más que un club por historias como esta, por ser un refugio de catalanistas. Incluso durante la dictadura de Franco, cuando el Real Madrid era considerado el equipo del gobierno, el catalanismo no se amilanó. Tras la Guerra Civil, hacerse socio del Barça era un acto de lo más revolucionario, una forma de protesta contra el régimen. El club durante esos años amparó a una gran parte de nacionalistas catalanes que lo querían seguir siendo.

Para la final del sábado en el estadio El Metropolitano, para la que Su Majestad el Rey Felipe VI ya ha confirmado su asistencia al palco de autoridades, se esperan pitos al himno nacional, de la misma forma que también se esperaban silbidos en la final del año pasado en el Vicente Calderón ante el Alavés (también se escucharon cánticos a favor de la independencia), y en la de 2009, 2012 y 2015.

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Cuando España jugaba contra Cataluña (y no pasada nada) | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies