¡Síguenos!
Heurtel, en la victoria ante el Madrid en el tercer partido de la final ACB. @MT28APRIL

Liga ACB

El Barça remonta y prolonga la final de la Liga Endesa

El Barça ganó (78-77) y forzó el cuarto partido de la final ACB. La derrota madridista corta una racha de 16 victorias consecutivas en la Liga Endesa

La final de la Liga Endesa tendrá, como mínimo, un partido más después del triunfo del Barça Lassa en el tercer partido de la Final de la Liga Endesa ante el Real Madrid (78-77), con un con palmeo de Thompkins sobre la bocina. La derrota madridista corta una racha de dieciséis victorias consecutivas en la Liga Endesa, incluidas siete en los Playoffs.

EL conjunto blanco gobernó el partido durante todo el segundo tiempo, espoleado por su tremendo acierto desde el 6’75. Su inspiración desde la larga distancia le permitió no chocar con la exuberancia física de los blaugranas en la zona. Las dos posesiones finales evidenciaron esta situación, al fallar Llull y Campazzo en su intento de anotar tras penetración. La intentona del argentino otorgó la última oportunidad a Thompokins, que estuvo menos fino en el tacto de lo que demostró durante el resto del encuentro.

El ala-pívot de Georgia fue, junto al base argentino, el máximo anotador de su equipo. Ambos alcanzaron los 18 puntos. Los puntos de Campazzo llegaron en su mayoría en un último cuarto donde los triples no entraron con tanta facilidad como en el resto del choque. La defensa de Rudy, además de sus 12 puntos, fueron claves para mantener el liderazgo en el marcador hasta el minuto final.

Como prolongación del segundo partido, Thomas Heurtel volvió a ser el líder absoluto del sistema ofensivo culé; aunque sea como verso libre. El exterior francés anotó 21 puntos y volvió a estar mucho más inspirado en el tiro de 2 (6/7) que en el lanzamiento exterior (1/4). Ninguno de sus compañeros fue un relevo real como líder ofensivo, pero Chris Singleton mostró su mejor rendimiento en la serie. El norteamericano anotó la canasta que dio la ventaja definitiva al Barça a treinta segundos del final para sumar su duodécimo punto.

El episodio tercero de la serie arrancó con un tono más ofensivo, causa de una menor exigencia física (los culés acabaron el primer cuarto con solo tres faltas) y un notable acierto exterior en ambos equipos. Llamó la atención el 2/2 inicial de los culés con dos triplistas poco habituales: Oriola y Pangos. Las pérdidas fueron recurrentes en ambos conjuntos, provocadas en su mayoría por fallos de concentración y concreción en el pase. La victoria del conjunto culé en el rebote ofensivo contuvo las intenciones de abrir distancia de su rival, mucho más certero desde el triple. Al término del primer cuarto, la ventaja del Barça era mínima (18-19).

Con Heurtel y Hanga como líderes de su segunda unidad, los blaugranas elevaron su nivel defensivo (culpa del húngaro) y anotaron con mayor facilidad gracias al desparpajo del francés. La inspiración de Carroll y de Thompkins guiaron la reacción del banquillo madridista como parte de un quinteto de pocos centímetros colocado por Pablo Laso, el cual no sufrió en el rebote y aprovechó su mayor movilidad para colocar un 2-16 de parcial. El interior norteamericano, casi inédito en ataque en los dos primeros partidos, aprovechó las dificultades de los defensores culés para recuperar en el Pick&Pop para marcharse al descanso con 13 puntos. El equipo local, echó en falta la magia de Heurtel en la segunda mitad del segundo cuarto, más vigilado y menos inspirado que en el WiZink Center. A pesar de que el viento parecía soplar muy en su contra, la distancia que le separaba de su eterno rival al descanso no correspondió con las sensaciones que se percibían en la cancha (34-40).

Tras el paso por vestuarios, el constante acierto del Madrid en el lanzamiento exterior (por encima del 50% en algunas fases del choque) le llevó a superar por primera vez la barrera de los diez puntos de ventaja. En plena ascensión, Rudy y Tavares alcanzaron las tres faltas personales. En el momento más oportuno, el idóneo para no perderle la cara al partido, los culés colocaron un 12-0 de parcial que volvió a equilibrar la contienda. Heurtel volvió a ser el líder de la ofensiva de su equipo, esta vez aprovechando los espacios en transición que se labró su equipo al secar por más de 3 minutos el ataque madridista, demasiado obcecado en encontrar al triplista liberado. Entre idas y venidas en el liderazgo del marcador, triples en cada posesión contra ambos aros y más destellos de Heurtel; los últimos diez minutos de la contienda se afrontaron con todo por decidir (56-58).

Las penetraciones de Campazzo fueron la solución final y más efectiva de los ataques madridistas durante el comienzo del último cuarto, pues éste comenzó con el claro objetivo de proporcionar balones a Thompkins en el poste. Los madridistas administraron su ventaja al aprovechar la inspiración de su ala-pívot, acompañado por Rudy y Campazzo. En el cuadro blaugrana, su base estrella no encontró ningún acompañante en el que delegar algo de responsabilidad. A pesar de la falta de otra referencia ofensiva, llegaron a los minutos finales en igualdad de condiciones. A falta de treinta segundos, Singleton colocó a su equipo por delante tras dos cuartos a remolque. Los culés se aferraron a su tan preciada ventaja para defender con el alma las dos últimas posesiones.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga ACB

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies