¡Síguenos!

Barcelona

El mejor Barça de la pretemporada

Que fuera la primera vez que De Jong salía de inicio, rodeado de al menos otros siete titulares claros no tuvo nada de casualidad y sí mucho de causalidad. Marcó Griezmann.

Con un 11 que apunta a ser casi titular en San Mamés, el Barça completó el mejor partido de la pretemporada pese al césped con la altura de un domador de elefantes y el asfixiante calor. Aporto una idea muy innovadora para evitar los parones para beber: no jugar en el hemisferio norte durante el mes de agosto a las cinco de la tarde. Sí, suena a locura, pero a veces uno suelta lo primero que se le pasa por la cabeza.

La falta de ocasiones claras en la primera parte no debe ocultar que en 45 minutos se vio más movilidad defensiva y ofensiva y más dominio de la posesión que en toda la pretemporada. Que fuera la primera vez que De Jong era titular, rodeado de al menos otros siete titulares claros no tuvo nada de casualidad y sí mucho de causalidad: cada minuto que se ve al holandés sobre el césped da la sensación de que hay jugón para mucho tiempo. Que Aleñá se moviese por delante de Rakitic y Busquets puede ser ilusión o espejismo dependiendo de si dispone de más o menos de diez minutos el próximo viernes en Bilbao.

Tampoco pasaba desapercibido El Hombre Gris, preocupantemente bloqueado de cara al gol pero entrando cada vez más en juego: todo apunta a que dado que Messi conecta con todo aquel que sepa devolver una pared de primeras en espacios reducidos, el francés será uno de los grandes beneficiados.

La proximidad del primer partido oficial para ambos equipos evitó el carrusel de cambios en el descanso y el espectáculo lo agradeció: a la movilidad y el dominio del balón, los azulgrana le añadieron una alta presión en la salida de balón y en apenas veinte minutos borraron al Nápoles del campo.

Primero, con una gran combinación entre Luis Suárez, el Hombre Gris y el linier de turno. Se reafirmó el bloqueo del francés, con un nuevo tiro al muñeco, pero el uruguayo le salvó la papeleta. A continuación, se vio una regresión al pasado donde Aleñá se disfrazó de Iniesta y Jordi Alba dio la asistencia que liberaba al Hombre Gris transmutado por fin en Griezmann. Dembelé, hoy más Lewis que Salinas, se unió a la avalancha para primero asistir a Luis Suárez en su golazo a la escuadra con el interior y después abusar en un mano a mano del inexperto Luperto, para irse de él y cruzar con su pierna derecha lejos del alcance del joven Meret. Del pase de De Jong con el exterior en este cuarto gol hablaremos el lunes en clase.

Finiquitado el partido llegaron las malas noticias para el aficionado blaugrana: primeros minutos en la pretemporada para Chutinho que, si nada lo remedia, penará una temporada más de azulgrana. Al menos, el equipo fue capaz de jugar al fútbol y hacer bueno el resultado del partido de ida del pasado miércoles contra un posible rival de Champions. Tal vez Don Honesto, esta vez sí, haya aprendido la lección de Roma y Liverpool. Lástima que ya estamos en agosto: a buenas horas, mangas valverdes.

Una vida de extremo a extremo: de los secarrales de Castilla a la húmeda yunga tucumana. De Perico Alonso a Messi. De la ingeniería al cine. De la A de Argentina a la Z de Zambia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies