¡Síguenos!
Bartomeu y Florentino, el Clásico se traslada al gasto. CORDON PRESS

Barcelona

Barça, ¿de dónde sacas el dinero?

El Barça es la entidad deportiva con mayor presupuesto en la actualidad, 960 millones de euros, y la inversión no cesa. Este verano prepara 300 kilos en fichajes. Estos son sus números.

Es la pregunta del euromillón. El debate que pulula por la calle sin una respuesta clara pero con todo lujo de especulaciones. ¿Quién financia al Barça? ¿Cuánto cobrarán sus nuevas estrellas? ¿Dónde queda la N de la cantera sustituida ahora por la R? El mercado de fichajes parece haberse adelantado a la primavera en la Ciudad Condal. Cerrado ya De Jong, en el horizonte surge su compatriota De Ligt, más cerca aún parece Griezmann después de anunciar su marcha del Atlético de Madrid. En total cerca de 300 millones en solo tres fichajes para completar un lustro en el que se rondan los 1000 millones de euros de inversión. Hay Champions que cuestan más ganarlas fuera que dentro del campo.

Lo primero que hay que decir es que el Barça tiene una masa salarial, el gasto en nóminas de trabajadores del club, de 633 millones de euros para esta temporada. Eso supone actualmente el 76% de su presupuesto que se sitúa según cifras oficiales del club en 960 millones de euros, el más alto de cualquier entidad deportiva. Ese 76% supone todavía estar 6 puntos por encima de la recomendación de la UEFA, pero lejos del 84% que llegó a suponer para la entidad azulgrana esta cantidad en 2017/2018. La Liga es aún más restrictiva en este asunto y recomienda a sus clubes que la masa salarial se sitúe entre el 55% y el 70% como límite máximo. Para intentar ajustarse el cinturón económico los azulgrana llevan reduciendo sus ganancias desde la 2010-2011 donde la media se situaba en 26 millones hasta los 11 que se prevén este año.

Desde el club anunciaron el pasado mes de octubre que trabajaban para reducir ese porcentaje hasta el 71% en los próximos años (algo que en realidad ya rondan si se elimina el gasto del resto de secciones, donde UEFA y Liga no entran) y que contemplan llegar a los 1.000 millones de euros de facturación antes de 2021. Esas previsiones las justifican en el club con el inicio del nuevo trienio audiovisual de la UEFA (2018-2021) y el crecimiento de La Liga que harán que los ingresos por televisión y competiciones suban un 28% hasta los 267 millones de euros. Eso, contemplando solo ganar el título liguero y alcanzar los cuartos de final de la Champions League, la previsión que se hace cada año.

 


Lo que está por venir


Con el fichaje de Frenkie de Jong oficializado, el Barça ya ha gastado 75 millones de euros más 11 en variables. El siguiente será su compatriota y amigo Matthijs de Ligt cuyo fichaje, según fuentes de la negociación, rondará los 70 millones de euros. Si Antoine Griezmann culmina La Decisión con el final alternativo que no se emitió el año pasado, habría que sumar otros 120 millones de euros. Aunque ese fichaje no podría hacerse oficial antes del 1 de julio, cuando la cláusula que actualmente está en 200 baje a esa cifra. No terminarían ahí los movimientos en Can Barça. Los azulgrana necesitarían al menos un lateral izquierdo y posiblemente un portero suplente ante la inminente marcha de Cillessen para cerrar la plantilla.

Con una previsión de gasto en fichajes para la próxima temporada de 300 millones (75 +70 +120 +lateral izquierdo + portero) en el Camp Nou van a necesitar hacer caja y vender muy bien para compensar la inversión, el Fair Play financiero y no disparar la masa salarial. La llegada de De Ligt supondría la marcha de varios centrales azulgranas. Vermaelen y Murillo no van a seguir, pero tampoco van a dejar gran cantidad en las arcas. La venta de Umtiti, valorado según la web especializada Transfermarkt en 70 millones, sí supondría una gran inyección económica y su baja deportiva estaría perfectamente cubierta por Lenglet. En el centro del campo, las miradas se fijan en Rakitic, un fijo para Valverde, pero con una cotización de 50 millones de euros y que ya el año pasado rechazó una oferta del PSG de 70 millones.

Junto al croata la otra gran venta de este verano en Barcelona podría ser la de Coutinho. El jugador más caro de la historia azulgrana (120+40 en variables) no ha terminado de cuajar en el equipo y su relación con la grada tampoco es la mejor. Temporada y media después de su llegada, su marcha supondría un ahorro de 25 millones de euros, ya que el brasileño no habría cumplido con dos de esos variables que siempre se cumplen. Phillipe no ha jugado 100 partidos vestido de azulgrana (20 millones) y tampoco ha ganado la Champions (5 mill.). Su venta rondaría los 100 millones y liberaría uno de los sueldos más altos. Tanto en Inglaterra como en Italia, dos ligas que ya conoce, habría equipos dispuestos a acometer su fichaje. La otra venta más que probable es la de Jasper Cillessen. El cancerbero neerlandés quiere salir del Barça después de varios años a la sombra de Ter Stegen y el club le ha tasado en 25 millones. El Benfica es el más interesado pero no llega a esa cifra.

A esos nombres hay que sumar los de los azulgranas cedidos y con los que el Barça también pretende hacer caja. A estas alturas es más que probable que muchos se hayan olvidado de los André Gomes, Denis Suárez, Munir o Paco Alcácer. De hecho este último ya es jugador en propiedad del Borussia Dortmund, después de que los alemanes hicieran efectivos los 21 millones de euros que habían fijado con los azulgrana como opción de compra. Por el mismo camino va André Gomes que ha completado una buena temporada en el Everton. Los toffes  por boca de su entrenador Marco Silva ya han mostrado su deseo de ficharle para la próxima temporada, pero los 35 millones que pide el Barça lo alejan de Goodison Park. El Tottenham de Pochettino sería su destino si se concreta el interés que han mostrado los spurs para reforzar con el luso su centro del campo. Está por ver qué ocurre con Munir y más incierto resulta el futuro para Denis Suárez que ha jugado poco en el Arsenal.

 


1.000 millones para ganar la Champions


O casi. La cifra, si sumamos los 300 estimados este año, estaría alrededor de los 950 millones de euros. Eso es lo que se ha gastado el FC Barcelona en el último lustro con el anhelo de levantar la Copa de Europa. Cada año que la Orejona tomaba el puente aéreo rumbo a Madrid se redoblaba la inversión. Si tras conquistar Berlín al abrigo de la MSN se entendió que el equipo necesitaba pocos retoques (51 millones gastados en Arda Turán y Aleix Vidal), el año siguiente (2016/17) ya ascendió a 124,75 millones. Tras la pérdida de Neymar, el gasto en fichajes se elevó hasta los 374 millones y esta última temporada se quedó en 129 millones, cesiones de Kevin Prince Boateng y Murillo incluidas.

Esta escalada en las inversiones deportivas han podido salir adelante gracias en gran medida a la nómina de patrocinadores y los suculentos contratos que la entidad azulgrana ha firmado en las últimas fechas. El patrocinio de Rakuten deja en las arcas 55 millones por cada una de las cuatro temporadas firmadas con la multinacional japonesa. El contrato se alarga hasta julio de 2021, cuando expira también el mandato de esta junta. El contrato renovado con la firma deportiva Nike hace tres años ha entrado este año en un nuevo estatus. A partir de la temporada 2018-2019, el Barça recibe 105 millones fijos por temporada y ha recuperado además la gestión de las licencias de sus propias tiendas lo que podría reportarle hasta 50 millones más en variables al año. El contrato con Nike se extiende hasta el año 2028, cuando se cumplirían 30 años vistiendo con la mítica firma del swoosh.

El ascenso de Beko también tiene réditos económicos. La empresa turca paga desde esta temporada 19 millones de euros anuales a los azulgrana por aparecer ya no solo en la manga de la primera equipación, sino también en la ropa de entrenamiento. Solo los tres principales patrocinadores oficiales del club reportan 180 millones de euros cada temporada.

A ello habría que añadir las cuotas de socios que reportan al FC Barcelona 18 millones de euros por temporada, mientras que la explotación del estadio, pese a que no se han cumplido las estimaciones de la Junta que esperaban recaudar para los años 2017-2019 un total de 195 millones de euros, se han quedado finalmente en 188.

Esas son las cifras que maneja el FC Barcelona en lo económico, donde parece jugar más al ataque que sobre el terreno de juego. Nadie puede dudar a estas alturas de lo arriesgada de la propuesta culé en una carrera desenfrenada por seguir buscando fuentes de ingresos que permitan competir con los grandes clubes estado y los magnates que pululan por el fútbol europeo. Y es que no parece haber más sistema que seguir tirando de chequera hasta volver a levantar una Orejona, o al menos así lo entienden los actuales gestores culés. Ese es el 4-4-2 de la economía, pero este tampoco asegura ganar siempre.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies