¡Síguenos!
EFE/Rodrigo Jiménez

Fútbol

Victoria infame

El Barcelona logró el triunfo en Butarque ante el Leganés (1-2) tras un duelo donde pasó apuros y que tuvo que remontar en la segunda mitad con dos tantos nacidos del balón parado.

Según Menotti y su teoría de los biorritmos jugar a las 13:00 debería ser la mejor hora para jugar ya que coincide con la de los entrenamientos. Y ciertamente, el rosarino tenía razón: el Barça salió al césped de Butarque como si fuera a entrenar. Don Honesto, a los mandos del Delorean, parece decidido a regresar al año 2000 y repetir punto por punto la trayectoria de Van Gaal: doblete el primer año, liga en el segundo y debacle absoluta en el tercero. Y, por supuesto, jugando cada año peor que el anterior, aunque eso parezca imposible.

El entrenador azulgrana es de ese tipo de personas a quien le da igual que suba la gasolina: el siempre echa 20 euros. Ante las bajas en defensa apostó por descompensar aún más el equipo y despobló el centro del campo. Ni Rakitic. Ni Aleñá. Ni Riqui Puig. Probablemente Schuster y Mauro Silva con 25 años hoy también habrían sido suplentes. No tendrían lugar en el cuadrado mágico luxemburguiano. 4-2-4. Con los 4 magníficos. Con el tetradente. Con la cuadratura de las estrellas, debió pensar.

Pero el fútbol, caprichoso él, sigue cocinándose en el centro del campo aquí y en la China Popular. Para lo bueno y para lo malo. El Leganés agradeció la superioridad numérica en la zona para dominar el partido y culminar su mayor intensidad con el golazo a lo Messi de En-Nesyri. Si Júnior fue fichado por marcarle un gol al Barça el año pasado, el marroquí ya ha debido firmar su pre-contrato en el descanso.

Era el minuto 15 y el Barça aún no había hecho 3 pases seguidos. Esto ya no debe sorprender a nadie excepto a Frenkie de Jong: le dijeron que venía al Barça de Cruyff y ahora tiene que adaptarse a jugar al estilo de Javier Clemente. Los destellos de calidad que aún deja de vez en cuando son gracias a la barrera idiomática: en cuanto entienda las instrucciones de Valverde mutará definitivamente a un Rochemback o un Pablo García de la vida. La única noticia buena en clave blaugrana durante toda la primera parte fue la amarilla a Busquets: le impedirá jugar en el Wanda frente al Atleti. El de Sabadell hace años que va bajando escalones en su juego y hoy llegó al segundo subsuelo.

Nada mejoró futbolísticamente en la segunda parte. El virus clementismo ya había infectado incluso a Messi cuya única aportación se limitaba a las jugadas a balón parado. De sus asistencias se beneficiaron primero Piqué, al palo, y finalmente Luis Suarez, que en modo baulesco, marcaba el empate.

Parecía que Don Honesto, en el fondo, tenía un plan: hacer las alineaciones para jugar lo peor posible y, al sacar a su nineta Arturo Vidal, dar la sensación de que se arregla algo el desaguisado. La salida del chileno al menos permitía jugar a su equipo con 11 ya que sustituía al Hombre Gris, ya Invisible, de los 120 millones. A día de hoy, la duda es si el rendimiento del francés superará al de Turan o al de Chutinho, las únicas referencias válidas para el francés. Y la genialidad de Don Honesto volvió a dar resultado: a falta de 10 minutos, Arturo Vidal aprovechaba un rechace de Ruben Perez en un corner para marcar a placer el gol de una victoria tan necesaria como infame: sin honra, sin crédito y sin estimación. A la altura del juego azulgrana.

Ficha técnica:

1 – Leganés: Cuéllar; Rosales, Bustinza, Omeruo (Tarín, M.83), Siovas, Jonathan Silva; Rubén Pérez, Óscar Rodríguez (Eraso, M.61), Roque Mesa (Carrillo, M.83); Braithwaite y En-Nesyri.

2 – Barcelona: Ter Stegen; Wagué, Piqué, Umtiti, Junior; De Jong (Fati, M.69), Busquets (Rakitic (M.56); Dembélé, Griezmann (Vidal, M.56), Messi; Suárez.

Goles: 1-0, M.12: En-Nesyri. 1-1, M.52: Luis Suárez. 1-2, M.70: Vidal.

Árbitro: Jaime Latre (Comité aragonés). Amonestó al local Roque Mesa (M.19), y al visitante Busquets (M.32).

Incidencias: Partido de la jornada catorce de LaLiga Santander disputado en el estadio de Butarque ante 12.110 espectadores.

Una vida de extremo a extremo: de los secarrales de Castilla a la húmeda yunga tucumana. De Perico Alonso a Messi. De la ingeniería al cine. De la A de Argentina a la Z de Zambia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies