¡Síguenos!

Fútbol

Tánger, Casablanca y la Supercopa de España

Barça y Sevilla inauguran la temporada en una ciudad llena de mística en la que la cuestión migratoria sigue siendo el mayor problema.

Barça y Sevilla se disputarán el primer título de la temporada en la puerta de África. La ciudad de Tánger, a escasos 40 kilómetros de Tarifa, se ha convertido en una de las principales salidas migratorias hacia España. Esta semana, coincidiendo con la Supercopa, la policía marroquí ha expulsado de la “capital del estrecho” a más de 1.200 subsaharianos que, presuntamente, pretendían cruzar en patera hasta aguas españolas. Hoy, como hace más de cien años, Tánger sigue siendo un lugar de paso para personas, de allí y de allá, con un pasado del que esconderse.

Casablanca, el clásico de 1942 dirigido por Michael Curtiz, debió llamarse Tánger, ya que la película se inspiró en realidad en la ciudad en la que Barça y Sevilla se verán las caras. Sin embargo, se desechó la idea por tratarse de una ciudad bajo el control internacional. El guion del filme está ambientado en la misma época en el que fue escrito: plena II Guerra Mundial, Francia del Vichy, la parcela de territorio francés bajo el mando de las fuerzas nazis. Un tiempo trágico que, paradójicamente, coincidió con la etapa más dorada en la historia de Tánger.

Entre 1927 y 1953 la ciudad del norte de Marruecos gozó de un particular estatus. Tánger era un protectorado controlado por varias potencias como Francia, Gran Bretaña o España. Desde la firma del estatuto, en la conferencia de Algeciras, diplomáticos de medio mundo se instalaron en la esquina marroquí, que era políticamente neutral y contaba con una economía abierta. Tánger era la Casablanca de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, un espacio misterioso, exótico y cosmopolita por el que paseaban figuras de la talla de Tennesse Williams, Paul Bowles o William Burroughs. Un nido de extranjeros que se terminaría convirtiendo en la capital mundial del espionaje y el contrabando.

Entre 1940 y 1945 el protectorado quedó suspendido bajo el régimen de Franco y la Alemania nazi y, en 1956, Francia derogó el estatuto y Tánger se anexionó a Marruecos de nuevo. A día de hoy, esta ciudad del norte marroquí ha emergido como un punto turístico de referencia en el continente africano, para satisfacción del Rey Mohamed VI, que ha invertido grandes sumas de dinero en mejorar las infraestructuras de la ciudad, desde carreteras perfectamente asfaltadas hasta hoteles de lujo. Una alfombra de diseño que pretende ocultar la cuestión migratoria, problema humanitario y el principal quebradero de cabeza de las autoridades españolas y marroquíes.

Barça y Sevilla jugarán la Supercopa de España por primera vez en la historia fuera de territorio español, una práctica cada vez más común en el resto de países europeos. El conjunto de Pablo Machín llega más rodado, con varios partidos de Europa League a sus espaldas y el reciente fichaje del ex barcelonista Aleix Vidal; los de Ernesto Valverde debutan de forma oficial con la baja por sanción de Sergi Roberto, la entrada en la convocatoria de Arturo Vidal y las reincorporaciones de los mundialistas que no formaron parte de la gira por Estados Unidos. Sin límite de extracomunitarios y en un estadio que hace dos semanas perdió la iluminación por impagos en las facturas, Tánger, la ciudad que inspiró Casablanca, levantará esta noche el telón de una nueva temporada.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies