¡Síguenos!
Thiago celebra el segundo gol del Bayern en Sevilla.
Thiago celebra el segundo gol del Bayern en Sevilla. / CORDON PRESS

Champions

El Bayern agota al Sevilla (1-2)

Sarabia adelantó al Sevilla, pero dos goles de Navas, en propia puerta, y Thiago Alcántara dieron la victoria a un Bayern que fue mejor.

El Sevilla tomó conciencia, si no lo había interiorizado ya, de lo duro que es llegar a semifinales de una Liga de Campeones. Se lo hizo ver el Bayern, un equipo en todo el sentido de la palabra. Tuvo la pelota, controló el partido, supo manejarse en los minutos más comprometidos y contó con esa fortuna en los goles que casi siempre suele acompañar a los buenos.

No lo hizo mal de inicio el Sevilla, al que sólo se le puede discutir falta de puntería cuando el encuentro estaba más abierto. Se lamentará mucho tiempo Sarabia de haber mandado fuera una pelota que parecía imposible no situar dentro de la portería. Bien situado, con criterio en el movimiento del balón cuando lo tuvo, supo negociar bien el Sevilla el primer tramo del choque, ese en el que el Bayern todavía permanecía agazapado, estudiando los movimientos de su presa. Pero falló el Sevilla en los pocos instantes en los que dudaron los alemanes y las consecuencias fueron fatales.

El buen trabajo del Sevilla tuvo premio en el gol de Sarabia, que ganó bien la espalda a Bernat y aprovechó el excelente pase de Escudero, que con un envío inteligente rompió toda la línea defensiva del Bayern. Se le dibujó de repente a los de Montella un escenario ideal, que no tardó en derrumbarse. Se lesionó Vidal y entró James Rodríguez. Perdió en vigor físico el Bayern y ganó en fútbol, en pausa. Hizo crecer a su equipo el colombiano, que nada más pisar el césped provocó el autogol de Jesús Navas. Cinco minutos le duró la sonrisa a un Sevilla que no volvió recuperarla en el resto de la noche. Hizo mucho daño esa jugada.

Controlado el marcador, el Bayern comenzó a manejar los tiempos, a dominar el escenario y a obligar al rival a moverse al ritmo que ellos marcaron. Se vio el Sevilla sometido a una enorme exigencia futbolística, física y mental, que acabó por agotarlo y por ahogar su juego, hasta casi hacerlo desaparecer en ataque.

Supo crear el Bayern situaciones de superioridad, gestionó mejor sus recursos, dominó con una solvencia absoluta el segundo tiempo y se fue de vuelta a Múnich con un resultado que le acerca mucho a semifinales. Porque a ese dominio, a su juego, a su superioridad, le sumaron los alemanes otra pizca de fortuna en su segundo gol. El remate de Thiago Alcántara lo desvió Escudero para hacer inalcanzable el balón para David Soria, inesperado sustituto de Sergio Rico.

Una diferencia final de sólo un gol en el marcador, pero una sensación de que la distancia que separa a los dos equipos es demasiado grande.

En 1994 empezó a vivir el periodismo en AS, formó parte de la familia de PC Fútbol y en 2002 comenzó a navegar por Internet con AS.com. Vivió el triunfo en la Eurocopa de 2008, aunque para ello tuviera que alejarse durante un tiempo de Moratalaz.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies