¡Síguenos!

Fútbol

Los equipos de fútbol de los cuatro de Liverpool

John Lennon, Paul McCartney George Harrison y Ringo Starr nacieron en la ciudad con el derbi más longevo del fútbol inglés. Los cuatro se posicionaron a su manera.

Liverpool es una mezcla explosiva entre fútbol y música. En esta ciudad del noroeste de Inglaterra unos celebran goles del Everton y otros del Liverpool, aunque al final de los derbis del Merseyside tanto toffees como reds cantan por igual canciones de los Beatles en los pubs. La banda más popular de la historia de la música nació en las mismas calles en las que se forjó la rivalidad más antigua del fútbol inglés. Una de las primeras decisiones a las que tiene que hacer frente un niño es la de a qué equipo apoyar. Y en eso, John Lennon, Paul McCartney George Harrison y Ringo Starr no fueron diferentes del resto de mortales. Tal vez fuera en lo único.

Portada Sgt. Pepper, The Beatles.

Portada Sgt. Pepper, The Beatles.

Si eres de Liverpool, lo normal es que tengas que escoger entre los que visten de rojo o los que visten de azul. John Lennon eligió apoyar a los de rojo. De los cuatro miembros de la banda, se decía que Lennon era el más aficionado al fútbol y el que mejor relación guardaba con la pelota, aunque también es cierto que su deporte favorito era el cricket. Al parecer, su padre era muy aficionado del Liverpool y le transmitió esa pasión desde bien pequeño. Tal vez por eso, el vocalista de los Beatles fue fundamental para que Albert Stubbins, leyenda goleadora de los reds, se colase en la mítica portada del álbum Sgt Pepper. En esa carátula repleta de colores y rostros aparecen iconos del siglo pasado como Bob Dylan, Oscar Wilde, Albert Einstein, Marilyn Monroe o Marlene Dietrich, a quien vemos por delante de Stubbins. Quien no aparece es George Best, conocido popularmente como el quinto Beatle. Que Best jugase para el Manchester United y no para el Liverpool no tuvo nada que ver. De hecho, el extremo inglés celebró junto a John Lennon la primera Copa de Europa de la historia del United. La relación de la banda de Liverpool con el otro histórico de Inglaterra no quedó ahí. En 1970, incluyeron el nombre de Matt Busby, entrenador e ídolo de los red devils, en la canción Dig It, algo no sentó nada bien a la parroquia red.

En uno de los tres dibujos que aparecen en la carátula del disco en solitario de John Lennon, Walls and Bridges, se ve a un futbolista con una equipación de rayas blancas y negras marcando un gol de cabeza ante la mirada de un jugador vestido con una camiseta con las mangas blancas y el fondo rojo. Lennon pintó ese dibujo en 1952, cuando tenía 11 años. Ese año, el Newcastle le ganó al Arsenal la final de la FA Cup gracias a un remate con la testa del delantero chileno Jorge Robledo. La imagen no trascendió hasta 1974, cuando fue reutilizada en la portada del último álbum de John Lennon sin la presencia de Yoko Ono. Desde entonces, se especuló con que el verdadero equipo del cantante fuese el Newcastle y no el Liverpool. Curiosamente, la madre de Lennon vivió toda la vida en el número 9 de la calle Newcastle.

Walls and Bridges, John Lennon.

Walls and Bridges, John Lennon.

Otra leyenda cuenta que John Lennon apoyaba a un club a miles de kilómetros de distancia de las Islas Británicas. Según el presentador argentino Bobby Flores, Lennon se hizo de Racing de Avellanada por ser el equipo ante el que se enfrentó el Celtic de Glasgow en la final de la Copa Intercontinental de 1967. El origen de esa enemistad hacia los bhoys in green se debía a la rivalidad histórica entre Irlanda e Inglaterra, siendo el Celtic un equipo que siempre se ha posicionado a favor de los republicanos irlandeses pese a estar ubicado en Escocia.

—¿Te interesa el fútbol? –le preguntaron una vez.

—No, la verdad que no –contestó John.

—…

—Espera, ¿cómo se llama el equipo que juega contra el Celtic? ¿Racing? Ey, ¡me gusta Racing! ¡Viva Racing! ¡Soy de Racing!

Esta fue la supuesta conversación que Flores escuchó y que otros tantos periodistas presentes en aquel momento siguen corroborando. A día de hoy, no existe ninguna prueba material de que Lennon pronunciase esas palabras. Apoyara o no a Racing, el conjunto argentino ganó la Copa Intercontinental gracias a un solitario gol del Chango Cárdenas. En una entrevista al diario Clarín en 2007, Cárdenas afirmó que su “gol lo festejó hasta John Lennon. Por el odio entre los ingleses y los escoceses, Lennon no quería ni a palos que ganara el Celtic. ¿Qué tal? Hasta al genio de Los Beatles le importó mi gol”.

El Red Album es una compilación de las canciones más populares de Los Beatles entre 1962 y 1966. A su vez, el Blue Album lo es desde 1967 hasta 1970. La eleccion de estos colores no fue casual. Aparentemente, John Lennon escogió el rojo por el Liverpool y Paul McCartney el azul por el Everton. También cuentan que McCartney sugirió incluir al delantero de los toffees, Dixie Dean, en la portada de Sgt. Pepper. La afición del bajista por el Everton viene por herencia familiar, pues sus tíos le llevaban de pequeño a Goodison Park. En 1968, presenció en directo cómo su equipo perdía la final de la FA Cup ante el West Bromwich. Eso sí, su simpatía por el Everton nunca conllevó un sentimiento de repulsa hacia el Liverpool. Todo lo contrario. De hecho, McCartney es socio del Liverpool. Aunque esto tiene un poco de trampa, ya que este Liverpool tiene su sede en Montevideo y no a orillas del Merseyside. El bajista recibió el carnet cuando se encontraba en Uruguay para dar un concierto. En abril de 2014, a propósito de su regreso a tierras charrúas, el entonces delantero del Liverpool, Luis Suárez, le realizó una divertida entrevista digital en la que hablaron sobre música y el próximo Mundial de Brasil. La conversación la cerró McCartney con un cántico de tres palabras: “Liverpool, Liverpool, Everton”.

“Este es el trato: mi papá nació en Everton, mi familia es oficialmente evertoniana, así que cuando hay un clásico o si se da una final de la FA entre los dos, tendré que ir por el Everton. Pero después de un concierto en Wembley me hice amigo de Kenny Dalglish, que había acudido, y pensé: “¿Sabes qué? Simplemente voy a simpatizar por ambos porque todo es Liverpool y yo no ando con eso de Católicos y Protestantes. Así que si tengo que obtener una excepción del Papa para esto, lo siento, pero simpatizo por ambos. Son grandes equipos ambos. Pero si se enfrentan uno y otro, soy de Everton”, dijo McCartney en una entrevista en 2008 previa a un concierto en Anfield.

Sin ser tan salvaje como la polarización entre Celtic y Rangers, el equipo católico de Liverpool vendría a ser el Everton y el protestante el Liverpool. A pesar de todo, lo más normal es que dentro de una familia de Liverpool convivan con naturalidad aficionados reds y toffees. De hecho, al derbi del Merseyside se le conoce como el de la “amistad”. Lo que no quita para que haya sido el enfrentamiento con más tarjetas rojas desde la creación de la Premier League. Tanto Everton como Liverpool pueden presumir de disputar el derbi más longevo del fútbol inglés. El primer encuentro entre ambos se celebró el 3 de octubre de 1894.

Dos años antes, el Liverpool fue fundado por el antiguo presidente del Everton. Es más, el primer inquilino de Anfield Road no fue el Liverpool, sino el Everton. John Houlding compró unos terrenos próximos a Stanley Park y construyó un estadio que luego alquiló a su propio club. Los toffees jugaron en Anfield entre 1884 y 1892. Ese año, Houlding chocó con sus directivos cuando pretendió subirles el precio del alquiler del campo. La respuesta de estos fue marcharse al otro lado del parque y construir Goodison Park. Houlding se encontró entonces con un estadio vacío y unas ganas tremendas de venganza. Así fue como nació el Liverpool. Ha pasado más de un siglo desde aquel cisma, pero la distancia entre Anfield Road y Goodison Park sigue siendo de sólo un kilómetro.

Liverpool y Everton son los dos equipos más conocidos de la ciudad, pero no los únicos. Para George Harrison, “en Liverpool hay tres equipos y yo soy del otro”. Ese tercero en discordia es el Tranmere Rovers, que actualmente milita en la modesta League Two (cuarto división inglesa).  El Tranmere, más que en Liverpool, se ubica en Birkenhead, una villa dentro del condado de Merseyside. Este modesto club, que durante la década de los 80 atravesó graves problemas económicos, nunca en su historia ha disputado una edición de la máxima categoría del fútbol inglés. El mayor logro del Tranmere han sido tres play-off consecutivos de ascenso a la Premier League y una final de la League Cup en el año 2000. A pesar de convivir bajo la alargada sombra de los dos gigantes de la ciudad, las gradas del Prenton Park presentan un aspecto más que respetable cada dos fines de semana. El hijo de George Harrison, Dhani Harrison, es hincha declarado del Liverpool.

Ringo Starr fue el único de los cuatro integrantes de los Beatles que no apoyó a un equipo de Liverpool. El batería de la banda era gunner desde que su padrastro, londinense de nacimiento, lo llevó de niño a ver al Arsenal cuando se enfrentaba a Liverpool y Everton. Sin embargo, esa pasión por el conjunto del norte de Londres no pudo inculcársela a sus hijos, que hoy son grandes aficionados del Liverpool. Todo lo contrario al hombre a quien su padre reemplazó en la batería de los Beatles. Pete Best, que fue sustituido en 1962 por Ringo Starr, reconoció: “No éramos especialmente hábiles, aunque John era, indudablemente, el mejor con el balón en los pies. Un día me confesó que siempre había soñado con jugar en el Liverpool. Yo, sin embargo, prefería Goodison Park“.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies