¡Síguenos!

Giro de Italia

Sam Bennett sorprende a Viviani y vuela en Praia Mare

El irlandés estrenó su palmarés en vueltas de tres semanas batiendo en el sprint final al corredor italiano. La general no sufrió cambio alguno.

Que después de la tormenta siempre llega la calma es un proverbio que se cumple por una simple cuestión temporal. Y como nada dura eternamente, el italiano Elia Viviani (Quick Step) ha vivido en sus carnes la primera derrota en una volata gracias al buen desempeño de Sam Bennett (Bora) —cuarto irlandés que gana en el Giro—, quien cogió su rueda a falta de 3 kilómetros y no la soltó hasta los últimos cincuenta metros, los suficientes para derrotarlo y poder levantar las manos en la meta de la elegante playa de Praia Mare. Allí también cruzó la meta el líder Simon Yates (Mitchelton) sin problema alguno.

Tras el desgaste y la ardua pelea que se vivió en las rampas del Etna, y sabiendo que vienen etapas de calado durante el fin de semana, los corredores firmaron una tregua amistosa aprovechando el esbelto recorrido que la carrera brindaba hoy. Cruzado el estrecho de Mesina que separa Sicilia de la península, desde la provincia de Calabria partió la carrera rumbo norte, donde ya esperan ansiosos esos grandes colosos de carreteras serpenteantes y cimas que acarician el cielo, pero hoy lo hizo con un recorrido ideal para tomar una siesta ciclista. Nada ni nadie encendió los cañones y la emoción quedó reducida a la explosividad que siempre genera un sprint.

 


Otra fuga intrascendente


Markel Irizar (Trek), Davide Ballerini (Androni) y Maxime Belkov (Katusha), quienes tuvieron el privilegio de ir descubriendo en primer lugar las maravillas de la costa oeste italiana, conformaron la fuga del día después de que el pelotón no permitiera que uno de ellos fuera el siempre peligroso Tony Martin (Katusha). Sabedores del rodar majestuoso del alemán, los equipos de los velocistas no quisieron arriesgar a que un día mágico de Martin les privara de una oportunidad de victoria.

Por tanto, la escapada quedó reducida a tres corredores que nunca tuvieron opciones de plantearse resolver la etapa.
Espoleado por la negatividad que le dio el grupo, el germano volvió a moverse en los kilómetros finales, pero cuando la meta ya se visualiza, pocas veces un grupo permite licencias. Sus movimientos fueron paralizados y ya nadie intentó evitar que el triunfo se jugara en la larga recta de meta en la playa de Praia Mare. Ahí volvimos a ver a Viviani buscar fortuna por su cuenta, después de que Quick Step se desordenara en el último momento. Sin embargo, esta vez el más fuerte viajaba a su rueda. Sam Bennett aguantó hasta el final y fue el mejor en el golpe de pecho final, dejando al italiano con la plata y a Sacha Modolo (Education First) con el bronce.

 


Este sábado, más montaña


Pero el descanso, como casi todas las cosas buenas de la vida, va a durar poco. Este sábado el Giro pone a los corredores a prueba con un segundo contacto con la montaña, aunque de menor entidad que el vivido ayer. Si el Etna abrió las primeras diferencias, la segunda tentativa tendrá lugar en Montevergine di Mercogliano, un ascenso irregular, de segunda categoría y que está situado como meta de una novena etapa, más larga que exigente, con 209 kilómetros pero sin otra dificultad montañosa que la ya mencionada. Será un día para ver cómo han recuperado los corredores y para comprobar si la tendencia vista en el volcán se empieza a repetir o aparecen nuevos actores protagonistas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Giro de Italia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies