¡Síguenos!

Real Madrid

Benzema y sus musas

El francés volvió a ser decisivo. Anotó dos goles y encarriló la victoria del Real Madrid ante un Celta demasiado ansioso.

No necesitó mucho el Real Madrid para ganar en el Balaídos, le bastó con Benzema, un par de sutilezas. También le ayudó la ansiedad del Celta, sus prisas por demostrar que podía, aunque no pudo, la intensidad mal entendida. Si el fuego te quema las pestañas, debes cambiar de estrategia. Lo hemos visto más veces, cientos. Hay rivales del gigante que se sobreexcitan en exceso, como si en lugar de ganar un partido debieran salvar a la humanidad. Y no hay quien juegue con una carga tan pesada. Por eso se comenten penaltis tan absurdos como el Juncá o se hacen faltas fuera de contexto, o se escupe contra el viento. Sospecho que el Celta tiene este problema desde el principio de la temporada.

Ante la pasión desmedida de su adversario, el Real Madrid respondió con calma. Si para algo sirve la experiencia es para gestionar la lentitud, no la sabiduría, no se aprende más de viejo. En bastantes ocasiones, se llega antes entendiendo que corriendo. Y es menos cansado.

Del primer arreón, el Celta sacó un remate de Roncaglia a la base del palo. A cambio perdió en exceso la compostura, y no se aconseja jugar los primeros diez minutos del partido como los de la prórroga. Aunque el primer gol de Benzema no tuvo nada que ver con eso. Se relaciona única y exclusivamente con su talento para resolver acertijos con los pies. El pase de Modric era bueno, pero todavía había que ordeñar la vaca, pasteurizar la leche y embotellarla. Benzema lo hizo de un solo movimiento. Solemos pensar que controlar el balón es apaciguarlo a nuestra conveniencia, y se puede aspirar a más. El mejor control es el que sirve de atajo para la siguiente jugada. Lo denominamos “control orientado”, aunque es demasiado genérico. Cuando la “orientación” conduce al gol habría que hablar de “autoasistencia orientada”, de “dirección asistida” o de “gol controlado”. Ya se nos ocurrirá algo.

 

El Celta se desesperó. Sintió que tenía juego para merecer más y se creyó víctima de una injusticia. Es verdad que el equipo tiene vuelo, tan cierto como que no vuela. Va bien surtido de todo aquello que convierte a un equipo en estimable, pero le falta reposo y le sobra histeria. Y nada mejoró cuando Benzema hizo el segundo. Esta vez se internó en el área, bailó con los ogros y se alió con la suerte; su disparo tropezó primero en Sergio y luego en Roncaglia, antes de terminar dentro de la portería. Hasta ahora solo le habíamos visto estas cosas a Vinicius; empezaremos a pensar que Solari las ensaya.

Redujo diferencias Hugo Mallo con un gol excelente y al Celta se le volvió a acelerar el corazón. Fue su perdición definitiva. El penalti de Juncá a Odriozola sentenció el choque (enésimo panenkazo de Ramos) y Ceballos puso el broche con un chutazo que no imaginamos en él, más huesos que músculos. Los vigueses maquillaron el cadáver con un tanto de Brais, tal vez el mejor futbolista de celeste.

Solari, que llegó como interino, parece que se ha ganado la plaza en propiedad. El equipo es otro y la suerte distinta. El Real Madrid está a solo cuatro puntos del liderato sin más problema que solucionar la melancolía existencialista de Bale. Nada demasiado importante si el Barça se desmorona.

 

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Solari y la teoría del melón | Real Madrid | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies