¡Síguenos!
Quini llega a España tras recibir el codazo: / Sefútbol

Fútbol

Best derribó a Quini, el hombre que cabeceaba con los ojos abiertos

Sucedió en 1972. La Selección jugaba contra Irlanda del Norte en Hull y Quini se disponía a rematar de cabeza. Entonces, llegó el codazo de Best.

El 16-2-1972, en un partido atrasado de la fase previa de la Eurocopa 72, en el Estadio Boothferry Park, en Hull, un codazo de George Best —yes, él: El Quinto Beatle— fracturó el pómulo izquierdo de Enrique Castro, Quini, en un impacto directo lleno de mala fe por parte de Best, Diablo Rojo del United… o Verde del Ulster. Se trataba de un Irlanda del Norte-España que cerraba el Grupo IV clasificatorio para la Eurocopa de 1972 (3-0 para España en la ida, en el Sánchez-Pizjuán sevillano)… un grupo que había dominado la Unión Soviética, con el definitivo 0-0 de Sevilla, en octubre de 1971, tras 2-1 en Moscú. El meta Yevgeni Rudakov (Dínamo Kiev, 1’91 de altura) alzó un inmenso Telón de Acero en el barrio de Nervión.

El partido de Hull acabó 1-1. Allí se había llevado el encuentro, en pleno Condado inglés de Yorkshire… porque el Ulster era un polvorín: el 30-1-1972, en las calles de Derry, había estallado una orgía de sangre llamada Bloody Sunday, Domingo Sangriento: 14 muertos y 30 heridos entre las filas de unos manifestantes por los Derechos Civiles de Irlanda del Norte (NICRA)… que recibieron a quemarropa ráfagas de ametralladora desde el Primer Batallón de Paracaidistas del Reino Unido. «You’re now entering Free Derry», puede leerse aún en la Free Derry Corner, la esquina que tomó y pintó John Casey… y que tanto inspiro a U2: Sunday, Bloody Sunday.

Quini siempre pensó que Best no tenía disculpa posible por aquel codazo que Georgie disparó en el minuto 14, absolutamente a propósito, cuando Enrique Castro iniciaba un salto para cabecear… con los ojos abiertos. Como siempre había hecho Quini. Como siempre uno le vio hacer desde cierto golazo al Betis, en Segunda, el 6-9-1969: 1-1 en Heliópolis. Al frente del Sporting… el también recién fallecido Luis Cid Carriega. Y bajo los palos sportinguistas, aquella tarde caliginosa de un septiembre sevillano, el hermano Jesús Castro: fallecido heroicamente al socorrer en 1993 a dos chicos ingleses que se estaban ahogando en la playa cántabra de Amió. Precisamente, Quini había debutado con el Sporting en el campo del Betis… menos de un año antes de aquel 1-1: el 22-12-1968, con 1-0 para los verdiblancos… gol de Quino.

El doctor Teodoro Delgado trató desde el primer momento aquel codazo propinado en Hull por el Quinto Beatle, algo que Best parecía haber lanzado como si fuese una descarga de revancha del IRA contra un paracaidista del Reino Unido. Quini siempre dejó escapar entre líneas todas sus sospechas contra George Best, pero jamás le acusó frontalmente: hacer eso habría ido contra su estilo. En febrero de 1972, Enrique Castro bajó del avión de la Selección con el pómulo izquierdo reventado. No volvió a jugar hasta casi tres meses después, al final de la temporada. Su ausencia favoreció la eclosión de Alfredo Megido, en aquel emergente Sporting de Jesús Barrio.

Tras su primera docena de temporadas en el Sporting (adonde dio el salto desde el Ensidesa) y tres primeros Pichichis en Primera División (1974, 76,80), Quini emigró al Barça en 1980. Vistió de azulgrana hasta 1984, incluido el secuestro de marzo de 1981 a manos de unos vulgares delincuentes. Se retiró tras un homenaje inicial en Barcelona, pero regresó al Sporting, hasta el 14 de agosto de 1987 (despedida ante el Barça). Firmó 35 internacionalidades absolutas. Pero nunca olvidó aquel tiro al pómulo que le lanzó el codo de George Best justo cuando desplegaba las alas y los muelles en uno de sus saltos para cabecear, siempre… con los ojos abiertos. El que juegue al fútbol… que lo intente. Ese era el estilo de Enrique Castro, Quini. Cabeceaba a ojos abiertos, murió con el corazón abierto. El roto corazón de un gentleman.

Un periodista enciclopédico que conoce el deporte de alta competición como pocos. Sus crónicas de tenis, NBA, boxeo e incluso fútbol, en su versión más sevillana, han glosado páginas históricas en El Mundo y el diario AS durante las últimas décadas. Un yankee nacido en Coria del Río que igual entrevista a Kobe Bryant que visita a Joe Frazier o conversa con Rafael Nadal. Un periodista 24 horas al día.

2 Comments

2 Comments

  1. Periodista enciclopedia

    13/03/2018 at 14:26

    Periodista enciclopedia jajaja que no fue George best!! Vaya nivelazo

  2. Marcos

    03/04/2018 at 23:48

    Exacto, el propio Quini dijo en más de una entrevista que había sido un central exculpando totalmente a Best.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies