¡Síguenos!

Barcelona

Boateng, el futbolista que dio un discurso en la sede de las Naciones Unidas

El Barça ya tiene nuevo delantero. El internacional ghanés es un tipo peculiar al que nunca le ha importado mostrarse como es.

Ni Morata, Ighalo, Stuani, Giroud o Vela, el delantero escogido por el Barça para complementar su delantera es Kevin-Prince Boateng. La operación, cesión con opción de compra a final de temporada, recuerda mucho a la de Murillo. La dirección deportiva culé ha encontrado en el internacional ghanés al sustituto ideal de Munir y a su Larsson particular. Sólo el tiempo dirá si Boateng, que viene para ser suplente, aporta desde el banquillo del Camp Nou lo mismo que su homólogo sueco hace ya más de una década. El fichaje, que ha pillado a todo el mundo por sorpresa, no viene exento de dudas.

Boateng cumple con el perfil que se buscaba desde Can Barça. Pese a haber jugado en el centro del ataque en los últimos años, puede actuar indistintamente en ambas bandas. Su mayor especialidad es el juego de espaldas a portería, aunque no es manco a la hora de asociarse. Tal vez su principal defecto sea el trabajo defensivo. Al nuevo delantero del Barça no le será desconocida ni La Liga ni el juego de asociación y toque. Boateng rayó a gran nivel en la Unión Deportiva Las Palmas de Quique Setién durante la temporada 2016-17. Jugó 28 encuentros y anotó diez tantos después de su sorprendente llegada al fútbol español como agente libre. Bajo el sol de las Canarias fue feliz y recuperó la ilusión por el balón. Los aficionados pío-pío todavía recuerdan el vuelo chárter que pagó de su propio bolsillo para que el resto de compañeros de equipo, presentes en Valencia por una gala de premios, volaran directos a casa y no tuvieran que hacer escala en Madrid. Una parte de su corazón se quedó en las isla cuando se marchó al Eintracht de Frankfurt al término de esa temporada para estar más cerca de su hijo. El internacional ghanés ha pasado este último medio año en el Sassuolo italiano. Ahora, firma por el Barça gracias en gran parte a que Las Palmas apostó por él cuando el AC Milán le enseñó la puerta de salida. Boateng hoy viste de azulgrana porque un día lo hizo de amarillo.

Boateng nació y se crio en el barrio berlinés de Wedding, uno de los más conflictivos de Alemania. En una entrevista a El País de 2016, el entonces jugador de Las Palmas confesó que para él era habitual comer en las casas de sus amigos cuando era niño “porque en la mía no había comida ni dinero”. También reconoció lo duro que se le hizo gestionar la fama y el dinero en sus comienzos en el mundo del fútbol. “Tiré mucho dinero y luego aprendí que había que ahorrarlo porque el fútbol no es para toda la vida… Coches, ropa, discotecas. Eso hacía. Gastaba dinero en tonterías que me hacían feliz durante un par de horas, luego el efecto terminaba”. El punto de inflexión le llegó la mañana de después de una fiesta, nada más despertarse, cuando se miró frente al espejo. “Me dije: ya, se acabó, esto no es lo que quieres, has luchado para llegar hasta aquí y no lo vas a tirar todo. Ya. Me dije que tenía que empezar a portarme como un profesional, comer bien y centrarme en el fútbol”.

Boateng es una figura muy comprometida en la lucha contra el racismo. En enero de 2013, en un amistoso entre el Milán y el Pro Patria, abandonó el campo de juego después de ser objeto de varios insultos racistas por parte de las grada. El resto de sus compañeros de equipo hicieron lo mismo. Un par de meses después, pronunció un emocionante discurso en la sede de las Naciones Unidas. El jugador rossoneri fue invitado junto a Patrick Vieira con motivo de las Jornadas Internacionales para la Eliminación de la Discriminación de la ONU. “El racismo no es algo que pertenezca a la historia o que sólo ocurra en países lejanos. El racismo es real, y existe aquí y ahora. El racismo puede ser encontrado en las calles, en el trabajo y en los estadios de fútbol… No podemos permitir que el racismo se extienda justo delante de nuestros ojos. Los estadios de fútbol están llenos de gente joven y no podemos consentir que los jóvenes, que aún están sanos, queden contaminados por uno de los virus más peligrosos de nuestro tiempo”, reclamó.

Hace dos años, Boateng concedió una entrevista a la web alemana, jetzt.de, en la que cargó duramente contra las medidas que está tomando el mundo del fútbol en la lucha contra el racismo: “Lo diré una y otra vez. No es suficiente mostrar un vídeo de ‘No al racismo’ antes de los partidos de Champions. Un aficionado del Eintracht Frankfurt de cinco años quizás no vea este vídeo. No es suficiente usar una camiseta que ponga ‘No al racismo’ o ‘Sacamos tarjeta roja el racismo’. Eso está muy bien, debe mantenerse, pero tienes que hacer más. Más publicidad, más vídeos. Cada club también debería hacer algo en el apartado de marketing”. Además, abogó por expulsar a los racistas de los estadios y contó una anécdota que sufrió de joven: “Una vez fui al supermercado y me paré junto a una mujer que no daba con el arroz en el estante. Le alcancé un paquete y se lo di. Ella lo tomó, lo puso de nuevo en el estante y fue a buscar a un empleado para que le diera un nuevo paquete. ¿Cómo tienes que sentirte ante eso?”.

Boateng, de padre ghanés y madre alemana, siempre pensó en jugar para el país de su madre y no de su padre. De hecho, hasta 2010, pasó por todas las categorías inferiores de la mannschaft. Ese año, en un encuentro de Carling Cup entre Chelsea y Portsmouth, su equipo de entonces, su compatriota Michael Ballack, centrocampista blue, le propinó una bofetada a la media de hora de juego. Unos minutos después, Boateng le respondió con una entrada salvaje que privó al capitán de selección alemana de acudir al Mundial de Sudáfrica. La DFB (Federación Alemana de Fútbol) sancionó al joven delantero de 22 años expulsándolo de la sub 21. Aquel castigo enfureció a Boateng, que tomó la decisión de renunciar a Alemania y jugar para Ghana. “Si yo hubiera hecho lo de Ballack me hubieran suspendido durante años. Con él, ni siquiera se habla del tema. Por eso me fui de la DFB y voy a jugar por Ghana”, dijo en su momento.

Kevin-Prince no es hijo único. Tiene un hermanastro de nombre Jerome, de un año menos, que también es futbolista. Juega de defensa central para el Bayern de Múnich y la selección alemana y es campeón de Europa y del mundo. De los dos, podría decirse que es el Boateng bueno. Además de una persona ideal para hablarle a su querido Kevin-Prince de las bondades de Leo Messi… En la Copa del Mundo de 2010, Alemania y Ghana fueron encuadradas en el mismo grupo y ambos hermanos se vieron las caras jugando para diferentes países. Uno para el de su padre y el otro para el de su madre. Nunca antes había sucedido algo así en la historia de los Mundiales. Cuatro años después, la diosa fortuna quiso que Kevin-Prince y Jerome volviesen a enfrentarse con sus respectivas selecciones. El internacional ghanés se marchó de Brasil a las primeras de cambio. La GHA (Asociación de Fútbol de Ghana) le expulsó de la convocatoria por insultar al seleccionador Kwesi Appiah.

La carrera de Boateng sería imposible de entender sin lo que ha hecho, no sólo dentro del campo, sino también fuera. Siendo jugador del Schalke 04, se presentó a un control antidoping cigarro en boca y cerveza en mano. El director deportivo del conjunto alemán salió al paso de los ataques reconociendo que fueron ellos quienes le dieron la cerveza para que orinara más rápido. Eso sí, del cigarro no dijo nada. En 2012, coincidiendo con su etapa en el Milán, Boateng comenzó a padecer una sucesión de lesiones que parecían no tener fin. Su segunda y actual esposa, la modelo Melissa Satta, le contó al mundo entero el porqué del mal fario de su marido. “Se lesiona porque tenemos sexo entre siete y diez veces a la semana”, confesó. El internacional ghanés celebró el último Scudetto de la historia del Milán con una performance en directo al ritmo de Billie Jean. Boateng, disfrazado al más puro estilo Michael Jackson, calcó los movimientos del mismísimo rey del pop en un improvisado stage en el centro del campo de un San Siro abarrotado por 80.000 tifosi deseosos de fiesta.

La música se convirtió en la principal vía de escape de Boateng cuando las cosas no le iban bien en el barrio. De hecho, el nuevo jugador del Barça quería ganarse la vida con las canciones y no con el fútbol. Boateng siempre ha reconocido tener tres ídolos: Michael Jackson, Muhammad Ali y Nelson Mandela. A este último lo conoció en el Mundial de 2010. Seguro que de todas las cosas que hubiera podido imaginarse que le diría el ex presidente de Sudáfrica, la última de ellas sería que su hija quería casarse con él. El internacional ghanés, rojo como el tomate, le contestó a Madiba, mientras le sostenía la mano, que “no podía porque tenía novia”. La hija de Mandela no es la única de sus admiradoras. La cantante Rihanna se declaró seguidora de la selección de Ghana por “lo guapo” que era su delantero.

Ese es Kevin-Prince Boateng, un tipo que de niño comía en las casas de sus amigos porque en la suya no había dinero, que descubrió el valor de las cosas mirándose al espejo la mañana después de una fiesta, que dio un discurso contra el racismo en la sede de las Naciones Unidas, que juega para Ghana por venganza a Alemania, que se enfrentó a su hermanastro en un Mundial, que se lesionó por tener sexo entre siete y diez veces a la semana, que pagó a sus compañeros de equipo un vuelo chárter para librarles de hacer escala, que baila a lo Michael Jackson delante de 80.000 personas, que rechazó a la hija de Nelson Mandela delante del propio Nelson Mandela, que cuenta con Rihanna como admiradora… en definitiva, algo más que un simple sustituto de Munir o Larsson.

1 Comment

1 Comment

  1. Juan de Dios Luna Cijanes

    21/01/2019 at 21:14

    Conocí esta web gracias a la participación de Juanma Trueba en el programa pepediario de Pepe Rodríguez y por curiosidad entré, y me he quedado. Estas páginas son un refresco a la prensa generalista, a donde se ha trasladado la crispación del enfrentamiento entre los dos grandes equipos de España, y donde se han instalado muchos “periodistas” que padecen el mal del forofismo. Soy hincha del Barça, y me gusta mucho como tratan el tema de fútbol en esta web, de manera seria y analítica, además de encontrar que en ella también hay espacio para otra de mis grandes aficiones, la NFL. Muchas felicitaciones, y por cierto, soy de Colombia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies