¡Síguenos!
Pepe Bordalás. LUIS CÁRCAMO

Fútbol

Bordalás, el contrapunto al Guardiolismo

Conceptos como la agresividad y la pierna fuerte, aspectos que habían caído en desgracia, han vuelto a ser protagonistas con gente como Klopp y Bordalás.

José Bordalás es un caso curioso. Como jugador nunca pasó de la Tercera División, algo que a ojos de directivos, secretarías técnicas y de los propios jugadores suele marcar negativamente la posible carrera de los entrenadores en esto del fútbol profesional.

Tras subir a Primera al Alavés y ser cesado con la eterna duda de si lo que te vale para subir te valdrá para mantenerte, Ángel Torres, un presidente con un afinado ojo para los entrenadores, puso a su Getafe en manos del alicantino.

El técnico de nuevo logró el ascenso con los azulones y volvieron a surgir las dudas. El Getafe se erigió en uno de los equipos más intensos e inabordables de Segunda, pero se dudaba si esos argumentos valdrían para la categoría de oro. ¿Será ese estilo válido en Primera? ¿Serán la intensidad y la verticalidad —armas básicas de su juego— diferenciales en la máxima categoría? Esa guerra de guerrillas en las que convierte cada partido, ¿puede obtener ventajas ante Valencia, Sevilla, Madrid, Atleti o Barça?

En su segundo año colocó al Geta octavo y este año ha logrado llevar al Getafe a las puertas de la Champions con su fútbol. ¿Con qué fútbol? Todos los equipos de Bordalás —Elche, Alcorcón, Alavés o este Getafe— han sido ante todo peleones, duros, tácticos, trabajados. Alejado de los de Míchel, Schuster o Laudrup, este Getafe es un equipo bien armado, capaz de jugar con dibujos diferentes sin cambiar de idea, solidario y con rápidas transiciones ofensivas, con una agresividad defensiva llevada por momentos al límite del reglamento, inteligente en las interrupciones tácticas, directos, y con un detalle fundamental: con Bordalás, ningún jugador sale al campo si no suma a su calidad individual intensidad y trabajo.

Bordalás ha sido para mí el entrenador de esta temporada y, aunque hay facetas de su fútbol que están en las antípodas de mi gusto, le reconozco un compendio de virtudes que hacen de él un entrenador interesantísimo.

Me gusta que conceptos como la agresividad y la pierna fuerte, aspectos que en el Guardiolismo, esa etapa fundamentalista de pensamiento único, cayeron en desgracia, hayan vuelto a ser protagonistas con gente como Klopp y Bordalás. Parecía que un jugador muy agresivo, duro y trabajador era un antifutbolista, pero ese fundamentalismo por suerte pasó y volvemos a la naturalidad. Así, un futbolista como Puyol, por ejemplo, no será nunca la antítesis de nada.

Torres acierta de nuevo renovando a Bordalás. El Alfonso Pérez volverá a ser un campo muy complicado para visitar y el Geta un mal invitado en casa. Darán guerra, mucha guerra.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies