¡Síguenos!

Videojuegos

Borderlands 3

La tercera entrega de Gearbox va un paso más allá en contenidos y variedad para los amantes de la franquicia.

Se ha hecho de rogar, pero Borderlands 3 ya está entre nosotros para seguir disfrutando de una saga que se ha caracterizado por introducir un entretenimiento, humor muy ‘sui generis’ y adicción a un ‘looter-shooter’ que se diferencia del resto de su género tanto por su estética como por su alocado planteamiento en el mundo post-apocalíptico de Pandora, que deja de ser (en firme) el único escenario de operaciones por primera vez en la historia de la saga.

Desde la salida de un Borderlands 2 en PS3 hace siete años que se convirtió en unos de los títulos más infravalorados de la pasada generación de consolas, hemos podido disfrutar de numerosas entregas que han incluido precuelas, remasterizaciones e incluso una más que notable aventura en la realidad virtual de esa segunda parte, pero la premisa siempre ha sido la misma: la espectacularidad, el humor y el caos son unos ingredientes excepcionales para invitarnos a emplear decenas y decenas de horas con nuestros mandos mientras buscamos el botín definitivo que hará que se cumplan todos nuestros sueños.


El Borderlands de siempre


Borderlands 3 se sitúa cronológicamente tras los sucesos de la segunda parte y la interesante entrega interactiva que con la que Telltale nos brindó otra oportunidad de regresar a Pandora, donde el caos está a la orden del día como casi siempre y será el campo de pruebas para un nuevo grupo de Cazadores de Cámaras que buscarán la fama y fortuna tan socorrida en este caótico planeta.

En esa ocasión, podremos manejar a cuatro buscadores, cada uno con sus poderes, estilo de juego, árbol de habilidades y opciones de personalización. Tenemos al agente Zane experto en tecnología, la artillera Moze a la que acompaña un mech llamado Oso Férreo, Amara la Sirena con seis brazos etéreos y FL4K, un domabestias rodeado de leales mascotas.

Gracias a su abanico de capacidades propio y una personalidad única de cada uno de ellos, poder decantarnos por uno u otro podría ser algo injusto ya que todos ellos posee un rasgo distintivo que les hace atractivos para nuestra primera aventura o en sucesivos pases a la hora de subir de nivel a cada uno con esos componentes roleros tan característicos de la saga que harán que el espectáculo de luz y sonido cuando el caos se desate en los continuos tiroteos de los que tomaremos parte, ya sea en solitario o en compañía.

Igualmente, hay que destacar que la forma de ser de cada uno será una parte crucial en el desarrollo de los habitualmente irreverentes intercambios con otros PNJs y eso puede hacer que nuestra experiencia llegue a ser más gratificante. Por poneros un ejemplo, el socarrón Zane, que es una especie de Han Solo que ya está de vuelta y media, puede llegar a ofrecernos momentos mucho más descacharrantes que la más estoica Amara.

Sea como fuere, lo cierto es que el trabajo que se ha realizado en el doblaje a nuestro idioma no puede ser calificado salvo de excepcional y es una lanza a favor para un disfrute superior gracias a la fidelidad que Gearbox ha tenido hasta la fecha amén de una banda sonora que cumple con todo lo que sucede en pantalla y que supone un valor añadido a este producto.


Un terreno inexplorado


Uno de los aspectos más a resaltar de este Borderlands 3 es que el desértico paraje de Pandora no va a ser el único lugar en el que nos podamos mover y que salvo nuestra breve experiencia por una de las lunas del planeta en la precuela, ofrecía más de lo mismo, que nunca viene mal cuando se trata de esta adictiva franquicia.

Para esta tercera entrega podremos movernos por distintos planetas, cada uno con sus características y fauna específicas y que son un prodigio de imaginación en el diseño de niveles, gracias a la nave Sanctuary 3. Este cambio de registro le sienta fenomenal a este juego y más si cabe cuando se consigue explotar el componente vertical con mayor acierto, que es una de las mejoras del más que robusto ‘gunplay’.

Porque este componente puede haberse quedado algo anquilosado si echamos un vistazo rápido a entregas anteriores, pero la evolución es un hecho incontestable y ahora los combates se notan mucho más dinámicos, con la posibilidad de deslizarnos hacia una cobertura y la verticalidad también será un aspecto a tener en cuenta con unos ajustes que le sientan de maravilla.

Ahora notamos más el peso de las armas y los enemigos reaccionan a los impactos de las balas en lugar de ser una simple esponja, más si cabe cuando las tremendas posibilidades de distintos tipos de municiones (y combinaciones) que harán mucho más daño si encontramos el punto vulnerable de las hordas de enemigos, incluidos unos jefes finales que rayan a gran altura.

Son en estos momentos cuando el estilo ‘cell-shading’ tan propio de Borderlands rinde a gran altura gracias a las virtudes del Unreal Engine 4. Aunque hemos analizado este juego en versión para PS4 Pro, pudiendo elegir en ese momento la opción de mejorar el rendimiento o la resolución, nos quedamos con la primera por el momento a la espera de posteriores parches y que tendrán la tarea pendiente de corregir ciertos problemas que detectamos en el cooperativo, aspectos que deslucen un tanto la experiencia aunque sin ponerla en un riesgo evidente.


¿Unos villanos a la altura?


Hay una cosa que debemos dejar clara desde el principio y es que los hermanos Calypso no están a la altura del gran antagonista de la saga que es Jack el Guapo. Eso no es una crítica a nuestros enemigos en este Borderlands 3, que terminan revelándose como unos rivales más que decentes, pero es que Jack está en el panteón de grandes villanos que nos hemos encontrado en la historia reciente de los videojuegos por un carisma generada por unos diálogos que deberían ser la referencia.

En este sentido, Tayreen y Tyron son dos fantásticas parodias del mundo actual que nos ha tocado vivir con Youtubers, Streamers o Influencers cada vez más histriónicos y como cabeza visible de una secta con tintes religiosos como son los Hijos de Pandora, que han conseguido reunir a todas las bandas de maleantes del planeta tras los sucesos de Borderlands 2.

El tono distendido siempre ha caracterizado a la saga desde sus inicios y si eres fan de la misma (o te adentras por primera vez), vas a soltar más de una carcajada por una narrativa que no se corta ni un pelo a la hora de hacer un uso del humor negro tan característico de todos los personajes, incluida esa apostilla de los hermanos Calypso que tan bien refleja la actualidad… desde cierto prisma: “¡Dad un me gusta, suscribíos y obedeced!”.

Nunca viene mal echar un vistazo al pasado y personajes clásicos de la saga como Lilith, Rhys o Claptrap, entre otros, van a acompañarnos en nuestras aventuras e incluso alguno de ellos tendrá importancia en alguna misión opcional como la de reunir piezas para la compañera femenina del inefable robot parlanchín.


Un ‘endgame’ con recorrido


Para un título como Borderlands 3 que pertenece a un género con tanta competitividad como el del ‘looter-shooter’, lo que venga a continuación tras completar la campaña resulta determinante y ahí entran en juego algunas de las innovaciones que Gearbox se ha sacado de la manga a la hora de alargarnos la experiencia más allá de los contenidos post-lanzamiento, algunos gratuitos y otros que formarán parte del pase de temporada que a lo largo de los próximos meses aspiran a ofrecernos alicientes para seguir adentrándonos en el yermo de Pandora y compañía.

A grandes rasgos, se ha incluido el Rango de Guardián que permite liberar estadísticas de bonificación en los tres árboles de habilidades, el Modo Caos con tres niveles de dificultad que aumentan tanto el riesgo como la recompensa y un modo nueva partida+ llamado Buscacámaras de verdad de la buena, donde los enemigos y las recompensas son siempre mejores..

Ese Rango de Guardián está claramente inspirado en el rango de Cabronazo de Borderlands 2 y desbloquea las mejoras de estadísticas progresivas, pero reinventando la mecánica con nuevos potenciadores y pequeñas bonificaciones. El rango se muestra en una barra de experiencia adicional y cada vez que se rellene se podrá gastar una ficha que libera estadísticas de bonificación en los tres árboles de habilidades.

Durante la campaña también hay actividades como los Campos de Pruebas y Círculos de Masacre. En cuanto a botín, la promesa es de “miles de millones de armas” como se nos aseguraba en aquel tráiler y aunque no hemos llegado a poder utilizarlas todas, no nos cabe duda de que habrá la variedad necesaria para contentar a todos.

También debemos destacar el Modo Caos, que aparece una vez completada la campaña, cuando se activa una terminal en Sanctuary 3 con la que se pueden habilitar tres niveles de dificultad: Caos 1, Caos 2 y Caos 3. Al igual que las Fallas Nephalem de Diablo 3, cada uno de estos modos aumenta los riesgos y las recompensas que hay por todos los mundos: los enemigos tendrán más salud, escudos y armaduras y el jugador podrá llevar más dinero, eridio, experiencia y tendrá más probabilidades de conseguir un botín mejor. El Modo Caos también tiene más enemigos cabronazos y consagrados, y aplica modificadores de caos aleatorios a todos los planetas.

Por último, es de recibo celebrar el buen gusto que tiene la desarrolladora a la hora de ‘saciar’ todos nuestros deseos de recompensas y es que, con motivo del décimo aniversario del Borderlands original, se están realizando distintas iniciativas a la hora de premiar a los jugadores que se pasen por este tercera entrega con recompensas especiales. A lo largo de cinco semanas desde el pasado 1 de octubre, tendremos acceso a botines especiales o mayores réditos dependiendo del momento en el que nos encontremos con lo que es una oportunidad que no debemos desaprovechar.


Conclusiones


Después de todos los años que han transcurrido desde el fantástico Borderlands 2, Gearbox tenía el listón muy alto a la hora de encontrar una secuela que cumpliera con las expectativas de los seguidores de la franquicia aunque podemos decir con rotundidad que no van a quedar decepcionados durante las cerca de 50 horas que dura su campaña.

Es cierto que la ausencia como antagonista de Jack el Guapo se nota, pero los hermanos Calypso forman parte de una historia bien narrada donde el humor clásico de la saga está tan presente como siempre y en el que la mejora del ‘gunplay’ y la posibilidad de visitar otros mundos aparte de Pandora le han dado una bocanada de aire fresco a esta licencia.

Con un ‘endgame’ que nos promete incontables horas de entretenimiento por su variedad a la hora de encontrar el botín definitivo, Borderlands 3 es un hueso muy duro de roer para el resto de los pesos pesados del género y la suma de sus puntos fuertes nos convence para recomendar encarecidamente su compra.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Videojuegos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies