¡Síguenos!
Pulisic. picture alliance / SvenSimon / Cordon Press

Fútbol

Pulisic: el último gran negocio del Borussia Dortmund

Christian Pulisic es nuevo jugador del Chelsea por 64 millones de euros. Esta ha sido la última gran operación gestada en la parte amarilla de la cuenca del Ruhr

Segundo día del año y ya tenemos la primera bomba del mercado de invierno: Christian Pulisic es nuevo jugador del Chelsea. El joven extremo estadounidense se incorporará al conjunto londinense para la próxima temporada. Hasta entonces permanecerá cedido en el Borussia Dortmund. El precio final de la venta asciende a los 64 millones de euros, en la última gran operación gestada en la parte amarilla de la cuenca del Ruhr.

 

 

El Borussia Dortmund se ha convertido en uno de los supermercados de lujo más apetecibles para los clubes ricos de Europa. Todo comenzó en 2010. La pieza que desencadenó este efecto dominó de altas y bajas jugaba en el modesto Cerezo Osaka de la segunda división de Japón. La llegada del joven Shinji Kagawa al Signal Iduna Park era una apuesta tan exótica como segura, pues había costado tan sólo 350.000 euros. Dos años después, el japonés fue traspasado al Manchester United por 17 millones de euros. En la Premier League, Kagawa no respondió a las expectativas que se tenían sobre él y regresó al Borussia Dortmund en 2014 (donde hoy continúa con escasa participación) por 8 millones de euros.

El fichaje de Mario Götze por el Bayern de Múnich se oficializó en abril de 2013. Que Götze se marchará al gigante de Baviera escoció mucho a los aficionados del Borussia Dortmund. Por el momento que atravesaba el conjunto amarillo, inmerso en la lucha por la Champions League, y, especialmente, porque el mediapunta germano llevaba ligado al club desde 2001. Götze tenía 20 años y era una de las grandes sensaciones del fútbol europeo. Tanto que el Bayern pagó su cláusula de rescisión de 37 millones de euros. Curiosamente, ambos equipos se enfrentaron en la final de la Champions. Götze, que estaba lesionado, vio desde uno de los palcos de Wembley como sus futuros compañeros se llevaban el título con un tanto de Robben en los instantes finales.

En 2016, se materializó el regreso de Götze al Signal Iduna Park después de tres años en Múnich marcados por las lesiones y la falta de confianza de sus entrenadores. No trascendieron las cifras de la operación, pero la prensa alemana habló de alrededor de 25 millones de euros. Ese verano, al Borussia Dortmund, dicho de forma coloquial, se le caía la pasta de los pantalones. Hasta tres titulares del equipo fueron traspasados a precio de oro. Por Matt Hummels, Ilkay Gundogan y Henrikh Mkhitaryan, el conjunto amarillo se embolsó 104 millones de euros.

El caso de Hummels es uno de los que mejor evidencian la política de fichajes del Borussia Dortmund. El central alemán costó en 2008 poco más de cuatro millones de euros, el precio que le colgó el Bayern de Múnich al que era uno de los jugadores con menos oportunidades de la plantilla. En 2016, consolidado como uno de los defensas con mejor salida de balón del planeta, Hummels regresó al Allianz Arena después de que los bávaros pagarán 35 millones de euros por él. El clásico ejemplo de canterano que un club no valora hasta que lo pierde.

Ilkay Gundogan fue el primer fichaje del Manchester City de Pep Guardiola. El equipo inglés pagó 27 millones de euros por un centrocampista de trato exquisito de la pelota, muy del gusto del técnico catalán. Quién sabe hasta dónde podría haber llegado Gundogan de no ser por su fatídica relación con las lesiones. En cualquier caso, el Borussia Dortmund volvió a hacer caja por un jugador que firmó del Nuremberg por apenas cinco millones y medio de euros. Tanto Hummels como Gundogan fueron dos de los buques insignia de aquel equipo de Jürgen Klopp que alcanzó una final de la Champions y reinó en la Bundesliga.

Henrikh Mkhitaryan ha sido una de las grandes apuestas modernas del Borussia Dortmund. De hecho, se convirtió en el traspaso más caro de la historia de la entidad del Ruhr. 27 millones de euros fue lo que se embolsó el Shakhtar Donetsk en el verano de 2013. Jürgen Klopp vio en el mediapunta armenio al hombre ideal para sustituir a Mario Götze. Tres años después, Mkhitaryan fue traspasado al Manchester United por 42 millones de euros.

Se está convirtiendo en tradición navideña que el Borussia Dortmund inaugure el año con un buen pelotazo económico. Como Pulisic en este, Pierre Emerick Aubameyang protagonizó uno de los grandes bombazos del mercado de invierno anterior. Con la diferencia de que el punta gabonés no se esperó hasta el final de temporada para abandonar Alemania, además de que su millonario fichaje por el Arsenal se cerró sobre la bocina. El 31 de enero del año pasado, Aubameyang hizo las maletas a la Premier League después de que el club del norte de Londres pagará 63 millones de euros a un Borussia Dortmund que lo fichó del Saint-Étienne francés por tan sólo 15 millones. El delantero estaba como loco por cambiar de aires y no dudó en cometer varios actos de indisciplina para lograr su objetivo… aunque ninguno como los del siguiente futbolista.

Ousmane Dembélé es la gran obra maestra de la dirección deportiva del Borussia Dortmund. El extremo francés pudo fichar por el Barça el mismo verano en el que lo hizo por el conjunto alemán. En aquella ocasión, priorizó la Bundesliga a la Liga porque allí le aseguraban más minutos. Su fichaje por el Dortmund se cerró por 15 millones de euros. Un año después, el Barça, con la chequera caliente tras la huida de Neymar al PSG, logró firmar a Dembélé después de que el jugador protagonizará un sin fin de desplantes para forzar su salida. El montante final de la operación fue de 145 millones de euros. Una jugada digna de aplaudir, salvo que seas miembro de la dirección deportiva culé.

Aunque no es oro todo lo que reluce en este historial de ventas a priori impoluto. La marcha de Robert Lewandowski puede catalogarse de error mayúsculo. El punta polaco se le escapó gratis al Borussia Dortmund después de que ninguna de las dos partes llegará a un acuerdo de renovación. El Bayern de Múnich de Pep Guardiola no desaprovechó la oportunidad y firmó por la patilla al que era el delantero de moda del fútbol europeo. El Real Madrid pagó poco más por Nuri Sahin. 10 millones de euros, en concreto. Una cifra que el diario Bild calificó en su momento de “irrisoria”. Sahin, que no tuvo suerte ni en Madrid ni en sus posteriores destinos por culpa de las lesiones, era la perla más reluciente del Borussia Dortmund de principios de década.

Por quedarnos con lo bueno: Kagawa, Götze, Hummels, Gundogan, Mkhitaryan, Aubameyang, Dembélé y, ahora, Pulisic. En total, 409 millones de euros por siete jugadores que costaron 67 millones en total. Si se preguntan quién es el siguiente, la respuesta parece lógica: el jugador que ha relegado a Pulisic al banquillo del Signal Iduna Park. Su nombre es Jadon Sancho y ha sido una de las grandes apariciones del 2018. A sus 18 años, este extremo inglés está asombrando al mundo con su velocidad, regate y descaro. En el Manchester City, club en el que se formó, se están tirando de los pelos. Sancho se marchó a Alemania por tan sólo cinco millones de euros. La dirección deportiva del Borussia Dortmund ya se está frotando las manos.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Un club afrancesado | Barcelona | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies