¡Síguenos!
Neymar celebra su gol sobre los hombros de Paulinho I CORDON PRESS

Crónicas Matrioskas

Cuenta conmigo

Después del sopor que nos provocó España, se agradece presenciar un partido vibrante y no uno con la misma intensidad que una carrera de octogenarios usando taca taca.

Me parece que las cosas que están pasando en este Mundial ya las he vivido en alguna película de John Waters. ¿No han visto Pink Flamingos? Pues aprovechen, y entenderán de lo que les hablo. O eso, o les explotará la cabeza en el intento. Tal es el nivel de marcianismo, que Chicharito Hernández, Layún y Salcedo se volvieron rubios para la ocasión. Digo yo que Neymar les daría cierta envidia, o quizá se les ha ido de las manos lo de imaginar cosas chingonas.

Sigamos con las rarezas. Brasil le tuvo tanto respeto a México durante los primeros minutos, que dudé sobre quién era el que llevaba las cinco estrellas bordadas en el pecho. Y eso que México no salió, ni mucho menos, dispuesto a otorgarle las mismas concesiones. Lo comprobamos con un descarado marcaje al hombre de Guardado sobre Coutinho, el jugador que marca las diferencias en la Canarinha hasta que Neymar decide aparecer y hacer que se nos olviden nuestros problemas cotidianos.

El ritmo del partido me hizo beber agua diez veces. Después del sopor que nos provocó España, se agradece presenciar un partido vibrante y no uno con la misma intensidad que una carrera de octogenarios usando taca taca. Lo de los mexicanos y los brasileños fue un lunes de pasión. El intercambio de golpes propició que las hinchadas se tomasen cinco rondas de cerveza (o de tequila) y que los que lo veíamos desde fuera diésemos gracias por la generosidad de dos equipos con muchísima personalidad. Resistir a Brasil tiene su mérito, sobre todo cuando Neymar empieza a gustarse y Coutinho se pone cariñoso con el balón, pero México no se arrugó en toda la primera parte, aunque Brasil terminó manejando el tiempo a su antojo. Muros más grandes han caído, pensaron los mexicanos.

 

El estreno de Pink Flamingos, por cierto, causó una enorme controversia social por la amplia gama de actos perversos mostrados sin pudor alguno. Parecido a lo que causa Neymar. El primer tanto de Brasil se lo inventó solito; le dio tiempo a dar un taconazo, a dibujar el siguiente paso en su cabeza a la velocidad de la luz y a ejecutar él mismo la jugada. Si eso no es perversión, yo ya no entiendo nada. La obra de arte de Neymar fue el colofón al dominio de Brasil y a la pájara con la que salió México en el arranque del segundo tiempo. Había que reaccionar rápido y bien. Cosa que se hace difícil cuando a Brasil no le ves a simple vista ningún punto débil.

No les gustará el símil a los argentinos, pero Brasil empezó a practicar un fútbol de potrero. De patio de colegio, de favela. Sin vergüenza, sin presión, a favor del viento, sin necesidad de sumirse en ningún cuerpo a cuerpo, pero con la obligación de divertirse y hacer que todos se diviertan. Cuando Brasil practica el juego que inventó hace décadas, pocos pueden negarle el estrellato. Lo intentó Ochoa, con una actuación que pasará desapercibida por su derrota, pero que ni mucho menos fue peccata minuta. Si Brasil no puso tierra de por medio antes de tiempo fue por su culpa.

A Brasil le sobró con contar con Neymar cuando la situación le requería, y hasta tuvo tiempo de regalarle un gol a Firmino que hizo llorar y llorar a México. Se ha vuelto generoso, les digo yo que este Mundial es extraño. Ney acelera y frena cuando le conviene, le sale bien y lo sabe. La mala noticia para sus rivales es que Brasil se lo puede permitir. Ya están en cuartos y el garoto de Mogi das Cruzes sigue creciendo. Eso sí que da miedo.

 

 

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Crónicas Matrioskas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies