¡Síguenos!

Fútbol

¿Qué efecto tendría el Brexit sobre la Premier League?

El 23 de mayo el Reino Unido tomará parte en las elecciones europeas con el Brexit sin resolver. Sus consecuencias sobre la liga inglesa también están en el aire.

El próximo 23 de mayo acudiremos a las urnas para una nueva ronda de elecciones al Parlamento Europeo, elecciones en las que el Reino Unido no contaba con participar. Hace ya casi tres años se inició un proceso de salida de la Unión Europea que debió haber culminado, como muy tarde, el pasado 29 de marzo. Dos meses después, dada la incapacidad del gobierno de May de presentar ante el parlamento un acuerdo que logre una mayoría, el proceso sigue abierto con cuatro escenarios principales:

Opciones actuales
1. El llamado Hard Brexit, el Brexit sin acuerdos. Una opción que llenaría la economía de incertidumbre y que las grandes empresas no quieren ni contemplar. En principio, el Parlamento ha vetado esta posibilidad, pero si van pasando las fechas impuestas en la negociación puede ser la única solución de la ecuación.

2. El Soft Brexit, donde sí se llega a acuerdos significativos. La mayoría de los Conservadores y Laboristas quieren esta opción por miedo a perder a sus votantes pro-Brexit. Las negociaciones se van suavizando cada vez más, aproximándose a una unión aduanera. Esta situación está enojando a la sección más euroescéptica del partido Conservador, el llamado European Research Group (curioso nombre para tal grupo), que empiezan a pensar que la salida de la UE no se llegará a producir, a la vez que piden continuamente la dimisión de Theresa May. Una unión aduanera sin ser estado miembro parece, en efecto, una solución absurda. Apenas habría cambios notables, salvo que el Reino Unido, al no tener representación en la Unión, simplemente seguiría las reglas sin formar parte del grupo legislador.

3. Revocar el articulo 50, lo cual significaría que no hay Brexit. Las voces a favor de esta opción se empiezan a oír más fuertes, pero parece complicado que desde altas posiciones del partido Conservador o el Laborista alguien lo pida claramente.

4. Un segundo referéndum, situación que se está debatiendo en el partido laborista. Ese segundo referéndum nos debería llevar a una elección más clara entre las tres alternativas anteriores.

Los resultados del 23 de mayo quizá aclaren las cosas. Sin embargo, aún está por aparecer el partido político que no analice los resultados electorales en clave de éxito para sus intereses.

¿Y qué pasaría en la Premier League?

Justo ahora que, como bromeaba Klopp, los clubes ingleses se han mostrado más a favor de Europa que nunca.
Descartemos las opciones 2 y 3, pues no habría cambios notables en la circulación de trabajadores y los clubes podrían fichar de la misma manera. El impacto en el futbol sería más significativo cuanto más duro sea el acuerdo de ruptura final. Estaríamos en un escenario sin libertad de circulación de trabajadores.

Aquí tendríamos dos grupos de ciudadanos y de futbolistas, principalmente. Un primer grupo de ciudadanos que llevamos en el Reino Unido al menos cinco años. Podemos solicitar el estatuto de residente o asentado (unos 450.000 europeos lo han solicitado ya) lo cual otorga, en líneas generales, los mismos derechos que a los ciudadanos británicos. El futbolista sería un trabajador británico más. En este grupo tendríamos ya a varias de las estrellas europeas que juegan en la Premier League.

El segundo grupo estaría compuesto por jugadores que no cumplen esos requisitos, y a los que habría que aplicar la legislación laboral para inmigrantes. El Reino Unido acepta trabajadores extranjeros cuando no hay trabajadores locales (por numero o por calidad) para cubrir los puestos. Es la segunda condición a la que se acoge el futbol. En el Reino Unido hay delanteros de sobra, ¿pero cuantos tienen el nivel de la línea de ataque del Liverpool?

¿Como se mide a esa calidad? Los jugadores europeos estarían sujetos a la misma evaluación que Salah, Mané o Firmino. El Liverpool, en este caso, tuvo que procesar una solicitud de permiso de trabajo para los tres jugadores, y su resultado es relativamente sencillo en cuanto sigue una evaluación matemática. Para que el jugador sea considerado del nivel suficiente para elevar el nivel de la industria debe ser internacional con su selección. Cuanto mejor sea la selección, menor es el numero de partidos en los que deben haber participado en las dos últimas temporadas (una temporada para sub-21). Así, para las selecciones clasificadas entre el primer y el decimo puesto de FIFA el mínimo numero de partidos es 30%, pero para una selección a partir del trigésimo primer puesto, el porcentaje de partidos asciende al 75%.

Si el jugador no recibe el permiso automáticamente por este mecanismo, hay un proceso de apelación por criterios objeivos en base a partidos jugados en la Copa de Europa, sueldos, coste del traspaso, etc., y un proceso por criterios subjetivos, en los que se puede argumentar que un jugador no ha disputado los partidos necesarios por una lesión de larga duración, por ejemplo.

 


Futbol Ficción: El incierto futuro


Si la salida de la UE se produjese hoy, ninguno de los grandes clubes sufriría significativamente. La mayoría de sus jugadores son habituales internacionales, y los veteranos y ya casi ex internacionales como Mata, Azplicueta, Monreal o Llorente han pasado suficiente tiempo en el país para obtener su estatuto de residente. Quien no cumple ni con el numero de internacionalidades ni con el periodo de residencia es Kepa, portero del Chelsea.

No es factible ver un éxodo masivo de jugadores hacia Europa, pero si lo hubiese el equipo en mejor posición para afrontar el futuro inmediato sería el Tottenham, que es hoy por hoy la base de la selección inglesa.

La complicación vendrá cuando los jugadores ahora en activo se vayan retirando y no sea fácil fichar reemplazos desde el extranjero. Se rumorea el interés del Manchester City en Rodrigo, jugador del Atlético. Su fichaje, fuera de la UE, seria muy complicado. La presencia de jugadores españoles se reduciría drásticamente, pues no todos pueden ser internacionales el 30% de los partidos, y aún cabría esperar varios jugadores de la Selección jugando en el Real Madrid, Barcelona o Atlético.

Reducir el mercado laboral simplemente encarece el producto interno, aunque no necesariamente su calidad. Cualquier club de la Premier League que quisiera fichar un delantero ingles tendría que fijar su atención en Kane, lo cual hace que el jugador obtenga una posición de fortaleza ante su propio club, pidiendo el aumento de sueldo que quiera, y ante los posibles compradores, que entrarían en una subasta. Del mismo modo, el Tottenham podría pedir lo que quisiera por el jugador, dada la escasez de delanteros. La subasta seguiría de la misma forma para el siguiente delantero en la lista, llegando a una situación de inflación en sueldos y traspasos aun mas exagerada que la de hoy, pero sin que las plantillas de los clubes mejoren.

La Premier League hoy en día se nutre del mercado de espectadores extranjeros, pero si los de Bryune, Pogba, Hazard, Kompany, Agüero, Silva, Ozil, Sane, Salah, o el Van Dijk del futuro no llegan a la Premier League, jugarán en el Real Madrid, Bayern, Juventus, Barcelona, Inter, Atlético o Dortmund, que paulatinamente irán creando mejores plantillas que los clubes ingleses y les superarán claramente en competiciones europeas. Esa combinación de éxitos y jugadores estrellas acabaría por desplazar la atención de los aficionados extranjeros a otras ligas, reduciendo el dinero percibido por los clubes ingleses de los contratos de televisión. También haría que los mejores jugadores ingleses se planteasen emigrar y jugar en los clubes entonces más fuertes.

La situación podría ser beneficiosa para la selección inglesa, pues tendría un mayor número de jugadores en la Premier League y en ligas extranjeras, pero no para los clubes: ese descenso en los ingresos ajustaría la inflación anterior, pero podría haber causado ya mucho daño en algunos de ellos, habiendo comprometido dinero que ya no van a ingresar. La liga en general no sufriría un colapso irremediable, pues los aficionados seguirían siendo aficionados de sus clubes, pero sí podría haber una serie de cambios importantes en la propiedad de los clubes, hoy en día atraídos por lo generoso del contrato televisivo.

Este escenario abre la posibilidad de hablar de la propiedad de los clubes, el test sobre la aceptabilidad de propietarios y el Fair Play Financiero. Queda pendiente para otro momento.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies