¡Síguenos!
Griemann, en su partido ante el Brujas. BELGA / Cordon Press

Atlético

Segundos de su clase

El Atlético empató en Brujas y el Dortmund ganó en Mónaco, lo que deja a los rojiblancos como segundos de grupo. El próximo lunes, el sorteo de octavos.

El Atlético no fue el primero de su clase. Empató en Brujas y el Dormund ganó en Mónaco, así que los rojiblancos se quedan como segundos de grupo, pierden dinero por premios y el lunes en el sorteo de octavos les esperará, en teoría, un cruce más duro. Fue una oportunidad perdida en un partido en el que los rojiblancos estuvieron atascados, sin profundidad, sin fluidez y sin peligro. Y, sobre todo, sin gol. De hecho el Atleti apenas pisó el área rival. Empate y gracias, como no, a Oblak, que en el minuto 74 volvió a ser gigante parando con el pie una contra que pilló al Atlético descolocado.

Y eso que los colchoneros llegaban al partido con buenas sensaciones. Tras el varapalo de la anterior visita en Champions (el 4-0 en Dortmund) el Atleti había recuperado la personalidad perdida, cierta regularidad (siete victorias, tres empates) y tramos de buen juego. Todo lo que no hubo en Dortmund, de cuya derrota se arrastraba  haber llegado a la última jornada con los deberes a medio hacer: clasificados, pero sin asegurar el liderato.

Con ese objetivo salió el Atlético con un once que sorprendió. No por Montero, que entró por la baja de última hora de Giménez (golpe en el gemelo) sino porque el Cholo eligió a Gelson (nueva oportunidad) para que fuera el acompañante de Griezmann arriba y dibujó un 4-3-3. Correa y Kalinic debían esperar su turno en el banquillo.

Y aunque el objetivo seguía ahí, el Atlético apenas pisó área en la primera parte. Apenas un tiro lejano de Griezmann en el minuto 25 y las incursiones de Saúl, que cumple con nota donde quieran que le pongan. Ante el Brujas volvió a ocupar el lateral izquierdo. Gelson entraba por la banda derecha y Lemar por la izquierda, pero ni uno ni otro creaban peligro. Mal asunto.

Sobre todo porque el Dortmund marcó en su partido ante el Mónaco en el minuto 14. Lo que dejaba a los rojiblancos relegados como segundos. No sabemos si en el banquillo había transistores o smartphones, pero el equipo no reaccionó ante el gol de los alemanes.

Tampoco lo hizo en el inicio de la segunda mitad. El partido llamaba a Correa como el héroe salvador y Correa entró en el minuto 60. Junto a él, Vitolo. Lemar se retiró tocado y Gelson cabizbajo, saberdor de que había desaprovechado otra oportunidad de reivindicarse. El Cholo echó el resto con la entrada de Kalinic, pero de los cambios el único que pudo maquillar algo el partido fue Correa, probablemente el mejor rojiblanco de lo que llevamos de temporada.

El Atleti se volcó, Correa desequilibró y Koke intentó un tiro lejano. Pero no fue suficiente. Incluso pudieron perder si no hubiera sido por el pie milagroso de un cyborg esloveno.

Mientras el Dortmund marcaba su segundo gol, pero eso ya daba igual. Final y segundos.

Eso sí, lo importante para el Atlético es que estará en el sorteo del lunes. Las bolas determinarán si el cruce es benévolo o endiablado aunque, a veces, los lobos se disfrazan con piel de cordero. Y, siguiendo con tópicos, a todos hay que ganar para llegar al Metropolitano el 3 de junio. Además, un rayo de esperanza final. El Atlético, por fin, se paseó por Europa con su camiseta rojiblanca y no con la marketiniana tercera equipación. Los colores azules del rival obligaban. Fue la única pica que se pudo poner en Flandes.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies