¡Síguenos!

Real Madrid

Brujas vs Real Madrid: un Madrid de sí, pero no

El Madrid viajaba a Brujas con los deberes hechos y Zidane dispuso un once que parecía un abrigo de Desigual, en el que Casemiro, sorprendentemente, volvió a ser titular y jugar 90 minutos.

El Madrid saltó al Jan Breydel con un once hecho a retazos. Varane y Casemiro eran los únicos que se mantenían del presunto once titular, con Areola de portero, con el central francés escoltado por Militao, Odriozola y Mendy, un medio campo con el brasileño acompañado de dos estilistas como Modric e Isco, y  una delantera que no llegaba a los veinte años de media, con Vinicius, Rodrygo y Jovic.

Los blancos se dispusieron en un falso 4-2-3-1 donde Casemiro y Modric se movían como un peculiar doble pivote, con Isco por delante de ellos, los dos brasileños en banda y Jovic en punta. La idea parecía que era dominar desde la posesión y el balón, pero pronto se vio que la presión belga se le atragantaba a los madridistas, incapaces de salir jugando con limpieza y de asociarse para salvar el ímpetu de los de Clement. Zidane primero retrasó algo más la posición de Isco formando su ya habitual 4-3-3, para que éste ayudase a Modric en la base de la jugada, pero ni uno ni otro lograban con su fútbol de arrastres y carreteo salvar dicha presión. Solo Casemiro entendió que había que mover la pelota con rapidez y a dos toques, pero ni los laterales ni los centrales ayudaban. Con este decorado se jugó la primera parte, un Brujas presionante y un Madrid ahogado en sus propias carencias.

En la segunda mitad, el equipo de Zizou saltó algo más dinámico, pero la falta de movilidad y acierto arriba, y de nuevo los problemas de algunos de sus jugadores para tocar rápido, nos devolvieron otra vez a un partido dominado por las imprecisiones, las voleas defensivas y los errores en zonas peligrosas. El 1-3 final solo demuestra la diferencia de calidad de unos y otros en acciones puntuales, y aunque el Madrid fue superior y apenas si peligro nunca el resultado, la verdad es que muchos de los suplentes que hoy saltaron al campo dejaron dudas sobre una posible futura titularidad, dado el calendario que se les viene encima a los blancos.

Zidane: Montó un equipo suplente con 7 o puede que más jugadores, que posiblemente no van a jugar ante el Valencia y seguro no estarán ante el Barça, y se notó la lógica falta de conexión entre parejas y entre líneas. El dibujo, como todos los que se pintan en una pizarra, tenía sentido táctico, pero su puesta en escena, esa que ya no es teoría, fue muy decepcionante y cojeó de los puntos que suele cojear últimamente, fundamentalmente la incapacidad de este equipo para dar respuesta ante una presión alta, más si no se encuentra Kroos en el campo. Pero lo más remarcable, sin duda, son de nuevo esos 90 minutos de Casemiro, una decisión a todas luces incomprensible.

Areola: Una buena parada nada más empezar el partido fue todo el trabajo que tuvo con las manos, ya que en el gol nada pudo hacer. En algunas cesiones de sus defensas para jugar con el pie se vio más exigido de lo necesario.

Odriozola: Con mucho, el más flojo del Madrid y la vía de agua por la que el Brujas atacó con más intención. Atropellado tanto en defensa como en ataque, tuvo muchos problemas para leer cuál era su respuesta posicional ante el juego de banda de los belgas, dudando continuamente a que jugador encimar. Con el balón se embarulló continuamente en triangulaciones con Varane y Modric sin saber salir de ellas.

Varane: En defensa apenas si pasó apuros, demostrando en alguna jugada su superioridad física, pero con el balón volvió a ser el jugador intrascendente que no ejerce una limpia salida de la pelota. Sufrió mucho con la presión belga sin saber encontrar nunca una buena opción de pase. Como ante el Espanyol, le sobraron un racimo de pelotazos chirriantes.

Militao: El brasileño volvió a demostrar que en defensa es bastante seguro y que su gran físico le hace dominante en muchas acciones, pero con el balón dejó muchísimo que desear. Torpe y falto de recursos, no formó con Varane una pareja lúcida ni técnica ni tácticamente como para entregarles la salida del balón del Madrid.

Mendy: Muy seguro en defensa, al francés se le nota que aún no se entiende casi con nadie del equipo y sobre todo al jugar desde atrás. Se mueve desincronizado con sus centrales y sus centrocampistas. En ataque llegó mucho, pero como le pasa en todas las acciones, Vinicius y él de momento no se entienden.

Casemiro: El insustituible. Que jugase 90 minutos en un partido en el que el Madrid no se jugaba nada no hay quien lo entienda. Intentó jugar de primeras pero ni Isco ni Modric le acompañaron en el plan, ni a él le sobra calidad para imponer ese juego. Como siempre estuvo muy sólido en defensa y eso que se le notó como se dosificaba en muchos momentos del partido.

Isco: Comenzó en la media punta, para a los veinte minutos pasar a la posición de volante, bajando a la base de la jugada ante los problemas blancos para sacar la pelota. Alternó buenos momentos en los que juntaba al equipo en torno al balón, con un exceso de toques y arrastres donde se vio que aún anda lejos de su mejor nivel. Aportó más trabajo que magia.

Modric: Las dos caras de una moneda, por un lado vimos sin duda al jugador de más talento de los 22 sobre el campo, y por otro vimos cómo perdía duelos individuales que nos muestran a un jugador que físicamente se apaga. Cuando él tiene la pelota algo pasa, pero ese ida y vuelta de su fútbol se ha perdido. Muchos gestos de calidad en un partido discontinuo.

Rodrygo: El primer gol del Madrid y el empate del Brujas le definen. Si en la primera parte apenas apareció, en la segunda dejó lo que es hoy en día, tranquilidad y calidad en el golpeo, clase en algún regate y problemas en cada disputa cuerpo a cuerpo. Sin apenas desborde y sufriendo en lo físico, volvió a dejar muestras de su calidad técnica en 3 ó 4 acciones.

Jovic: Apenas si tocó el balón, cero participativo, su partido hace que crezcan cada día más las dudas sobre él y su fútbol. El equipo tampoco le ayudó, pero los 13 minutos de Benzema y la comparativa le matan. Sus 21 años siguen siendo su mejor coartada, pero el recuerdo de la intensidad con la que juega Mariano empieza a tomar cuerpo.

Vinicius: Comenzó alegre, pero desafió al lateral Kossonou a varios duelos en velocidad, y el costamarfileño le apabulló en los tres, lo que hizo que el brasileño se encogiera a la hora de correr y encarar. Encontró el gol en una acción de calidad en el remate. No fue el día de Vinicius que apenas aportó en ataque.

Brahim: Salió frío y el ritmo de los belgas no le dejó asentarse en el partido, perdiendo casi todos los balones que jugó.

Benzema: Sus 13 minutos fueron una losa para Jovic. Karim en menos de un cuarto de hora fue más participativo y tuvo más presencia en el juego que los 70 de Jovic.

Valverde: Apenas tocó el balón.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies