¡Síguenos!

NFL

Buffalo Bills: McDermott necesita una ofensiva que funcione

AFC EAST. Los Buffalo Bills esperan que Josh Allen mejore una ofensiva que fue un desastre la temporada pasada.

En 2017, los aficionados de los Bills tuvieron la oportunidad de vivir un milagro cuando su equipo se clasificó para los playoffs. Ahora, ese milagro es casi imposible. A la franquicia del estado de Nueva York le toca reconstruir un equipo que está lejos de repetir el milagro.

Lo peor de la última temporada fue la nefasta ofensiva, que consiguió un balance de 6 victorias y 10 derrotas. Los Bills no consiguieron las 200 yardas de pase en 10 partidos y, en otros seis, no pasaron las 100 yardas en carrera. Este año tienen que mejorar este aspecto; será fácil, porque hacerlo peor es más difícil. Para ello Brandon Beane, general Manager de Bills, y el head coach, Sean McDermott, han diseñado una ofensiva para que funcione desde el principio y que la dirija su joven quarterback: Josh Allen.

La importancia de que todo gire alrededor de Allen es fundamental para la franquicia de Búfalo. El año pasado mostró destellos de calidad en su habilidad para correr (ocho tocuhdowns), pero su juego aéreo fue cuestionado por su bajo rating de precisión (52,8%). Esta temporada deberá seguir con su mejoría, ya que en la franquicia esperan que Allen lidere este proyecto de futuro. Para ello han mejorado la protección del quarterback y su cuerpo de receptores. En la línea ofensiva tendrá nuevos jugadores como Mitch Morse, Spencer Long, Jon Feliciano, Ty Nskhe, Quinton Spain y Cody Ford, que se encargarán de mantener a salvo a Allen. El cuerpo de receptores también ha mejorado con las incorporaciones de John Brown y Cole Beasly. El primero consiguió avanzar 715 yardas en 42 recepciones y anotar cinco touchdowns la temporada pasada. Cole Beaslye completó 682 yardas y anotar tres touchdowns. Además, a estos dos se unen Robert Foster, el novato que brilló en 2019 y Zay Jones, quien logró realizar su mejor temporada con siete touchdowns en el peor año de la ofensiva de Bills. Otra posición con mucho margen de mejora en los Bills, es el juego de carrera. Un año más, el encargado del backfield será el veterano Lesean McCoy. Necesitan que vuelva a su mejor nivel, en el que el jugador superaba las 1,000 yardas corriendo y anotaba media docena de touchdowns por temporada. El año pasado no fue bueno y no quieren que se repita. Esta será otra de las difíciles tareas que tendrán los Bulls con su ofensiva.

El equipo defensivo es lo que mejor funciona en los Buffalo Bills. La temporada pasada consiguió ser la segunda mejor defensa de toda la NFL parando el juego de carrera de los rivales. McDermott puso su sello defensivo en la franquicia y los resultados fueron óptimos. En ocho partidos lograron que sus oponentes se quedasen por debajo de las 100 yardas de carrera. Aunque Kyle Williams se haya retirado, hay varios jugadores que pueden llenar el gran vacío que deja. Harrison Phillips y el novato Ed Oliver serán los encargados de ello. Pero esto no acaba aquí. Jerry Hughes, y los linebackers, Tremaine Edmunds y Lorenzo Alexander, también será fundamentales para lograr repetir los grandes números de la pasada temporada. La secundaria de los Bills también fue una de las mejores la temporada pasada. Jordan Poyer y Micah Hyde son dos safeties de referencia; Tre’ White sigue su nivel ascendente. El otro cornerback será Kevin Johnson, que viene desde Houston para mejorar el lado derecho que sufrió numerosas lesiones el año pasado. Si McDermott logra que la defensa mejore en el juego de pase y consigue que su ofensiva empiece a rendir, será momento para empezar nos a creer el famoso «es buen momento para ser aficionado de Bills» que expresó el head coach de la franquicia de Nueva York.

  • Entrenador:Sean McDermott (3ª temporada).
  • Jugador estrella: Josh Allen
  • Otros jugadores determinantes: LeSean McCoy, Tre’ White, Tremaine Edmunds.
  • Balance 2018: 9 victorias y 7 derrotas.
  • Objetivo 2019: Mejorar su ataque.
  • El pronóstico de Luis Bustos: No se clasificará para los playoffs.

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en NFL

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies