¡Síguenos!
Maguire, el central por el que suspira el Manchester United. CORDON PRESS

La Tribuna de Brian Clough

Últimos fichajes y carambolas: de Maguire a Lukaku

A primera vista algunos movimientos en el mercado parecen improvisados. A los aficionados nos gustaría pensar que nuestros clubes tienen los deberes hechos desde, más o menos, marzo. A esas alturas cualquier club debería saber dónde están sus carencias y haber identificado los jugadores que hacen falta para solucionarlas. Incluso se espera que se haya hecho algún tipo de contacto informal, discreto (lo cual supone no rodar documentales ni poner camisetas a la venta en las tiendas oficiales) con el agente del jugador y el club de origen.

La realidad es que llevar a cabo los planes de marzo no es tan sencillo y se convierte en un tema bastante complejo cuanto más pequeño es el club, que podría tener varios planes diferentes según los movimientos que se vayan dando. En España, por ejemplo, era habitual que varios equipos esperasen a los descartes del Madrid y Barcelona para pedirlos cedidos, y esa información solo es segura a última hora. Por ejemplo, es fácil imaginar que ocho o diez clubes podrían estar pensando en pedir al Madrid la cesión de Kubo, y aun hoy no esta claro, o no es oficial, si el Madrid quiere que juegue en el Castilla con la posibilidad de jugar algunos partidos en el primer equipo o si prefiere cederlo a un equipo de Primera.

Si añadimos cambios de entrenadores, jugadores que de la noche a la mañana se encuentran con la necesidad imperiosa de un cambio de aires, dificultades a la hora de dar de baja al jugador no querido al precio deseado, o las actuaciones algunos agentes inquietos, tener la plantilla cerrada y a gusto de todos al inicio de la pretemporada no es mas que una utopía. Incluso para los clubes más grandes.

Pocos clubes son más grandes que el Manchester United y, a falta de pocos días para el cierre del plazo de inscripción de jugadores, tiene muchas decisiones claves por resolver. Una, se ha publicado, parece hecha: El fichaje de Maguire por 80 millones de libras, lo que le convierte en el defensa más caro de la historia. Otros medios dicen que el Leicester no tiene necesidad de vender, pero el jugador está empezando a poner mala cara. Quizá el club quiera que el jugador dé el paso y presente el “transfer request”, lo cual libera al club ante sus fans de la responsabilidad del traspaso: El mensaje es “se va porque pide irse y hemos sacado todo el dinero posible a cambio”.

Otro tema abierto por el United es el futuro de Lukaku. El delantero belga lleva todo el verano haciéndole guiños al Inter, pero parece que la oferta presentada es insuficiente y ha entrado en juego la Juventus, que ofrece un cambio tal cual con Dybala, pero parece ser que las pretensiones salariales del jugador son demasiado elevadas. Eso explicaría por qué el Tottenham se ha retirado de la puja nada mas acercarse al jugador. En esta historia a tres bandas United-Inter-Juventus, hay un tercer jugador, Icardi, que ha pasado a ser un jugador a quien nadie parece querer, incluido su entrenador, que ha hecho lo posible por devaluar al futbolista haciendo público que no cuenta con él (lo mismo que hizo Zidane con Bale). Es posible que esta relación acabe con los 3 jugadores justo donde están hoy.

Siguiendo con el United no podemos obviar el tema Pogba. Su posible salida hacia Turín podría ser tapada por la operación Lukaku-Dybala, y quizá el Madrid quisiera colocar a Bale dentro de un posible acuerdo. Curioso cómo el agente de Bale ha cerrado todas las puertas a su representado.

El United estaría pensado fichar a Fernandes, del Sporting de Portugal, como recambio. Las operaciones se han detenido, y a la vez aparece en escena el Tottenham, que le tiene apuntado como alternativa a Lo Celso o ante un posible traspaso de Eriksen.

Un fichaje ya confirmado, que ha descolocado algunas piezas y creado otras preguntas es el de Nicolas Pépé por el Arsenal, por unos 72 millones de libras. Su club anunció que había recibido cuatro ofertas de 80 millones de euros, una de ellas del Nápoles. Curiosa oferta cuando el propio Nápoles protestaba en los medios de comunicación por las pretensiones del Madrid en un traspaso de James Rodríguez; unos 42 millones, la mitad. Lejos de cortarse en ese tema, el Nápoles ha hecho una oferta de 60 millones de euros por Wilfred Zaha, jugador que en su momento había declarado que solo quería ir al Arsenal, pero también estaba interesado en el Everton. Digo estaba porque parece ser que el Everton está a punto de anunciar el fichaje de Moise Kean, internacional italiano de la Juventus.

Zaha está a un paso de quedarse en tierra de nadie, o mejor dicho en el Crystal Palace. El Arsenal, el equipo del que es aficionado, no quiso llegar a 80 millones de libras pero invirtió 72 en Pépé sin mucho problema, principalmente porque el Lille sí ha ofrecido facilidades de pago y el Palace no. El Everton, tras ver su oferta rechazada, ha dado un paso atrás. Si acaba en Italia, James se quedará en Madrid y de blanco salvo que haya alguna operación de última hora.

Así las cosas, en los próximos días veremos múltiples operaciones —o al menos, intentos— en la Premier League. El primer golpe puede desatar una larga cadena de carambolas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies