¡Síguenos!

Giro de Italia

Carapaz se corona y Landa sigue esperando

Ahora, con Nairo y Carapaz como referencias del Movistar, Landa queda abocado a la resignación o a la fuga.

Mikel Landa siempre encuentra algo que se interpone. Cuando era más joven, se le interponían los jefes de equipo. Cuando ha sido jefe se le interponen los gregarios. La conclusión es que es Landa quien se interpone ante sí mismo, penalizado por ese fatalismo que acompaña a algunos talentos de la bicicleta, habitualmente escaladores y casi siempre imprevisibles.

Landa, tercero en el Giro de 2015, no ha seguido la progresión esperada. Desde entonces no ha vuelto a pisar un podio. Esta vez se le escapó por ocho segundos, algunos pensarán que abandonado por la suerte, pero fue él, de nuevo, quien se interpuso. En la contrarreloj de la novena etapa perdió 3:03 con Roglic y 1:08 con Carapaz. Un aspirante no puede permitirse un resultado así. Es demasiado lastre. La desventaja es irrecuperable si luego, en las montañas, no se marcan diferencias. Y Landa no las marcó. Sus ataques, muchos y valerosos, fueron más efectistas que efectivos. Eso fue lo que convirtió a Carapaz en líder, primero, y en campeón después.

Ahora, con Nairo y Carapaz como referencias del Movistar, Landa queda abocado a la resignación o a la fuga. Tiene 29 años y eso es tiempo suficiente para redimirse, aunque los rivales se multiplican. El cambio generacional es un hecho y cada vez hay más ciclistas con aspiraciones, de Bernal (22) a los hermanos Yates (26), pasando por Enric Mas (24), objetivo del Movistar en su esfuerzo por encontrar a un campeón español. Es curioso el ciclismo. Por casualidad o por voluntad propia, el equipo ONCE acumuló estrellas extranjeras y perdió el afecto de los aficionados españoles; lo mismo le sucede al Movistar y el mismo riesgo afrontaría si no fuera por Valverde.

Nadie podía imaginar el éxito de Carapaz. Su triunfo era improbable hace tres semanas e imposible hace tres años, cuando Eusebio Unzue tuvo la intuición de que ese joven ciclista que se confundía entre los colombianos tenía futuro. Acertó, aunque no imaginaba la medida del acierto. De ser un corredor interesante (cuarto en el Giro 18), Carapaz va camino de convertirse, si no lo ha hecho ya, en la esperanza más cierta del Movistar para ganar el Tour de Francia. Todavía lo intentarán con Nairo (segundo en 2013 y 2015), pero los 26 años del ecuatoriano ofrecen lo mismo que vio Unzue en aquel corredor anónimo: futuro.

La irrupción de Carapaz es una buena noticia, entre otras razones, porque añade un nuevo país en la historia del ciclismo: Ecuador. Fue en los años 80 cuando las grandes vueltas se abrieron a los campeones americanos: Greg Lemond (Tour 86), Lucho Herrera (Vuelta 87) y Andy Hampsten (Giro 88). Ahora, treinta años después, escasean los favoritos de los países clásicos. Nibali (34) es un viejo rockero que se niega a rendirse y su segundo puesto en el Giro que acaba de terminar es de un valor incalculable porque ya no es más que nadie, aunque lo disimule maravillosamente.

El ciclismo cambia de nombres y de banderas, pero permanece la esencia. Las piernas importan mucho pero la cabeza no importa menos. Luego, además, es necesario que te quieran las carreras o la suerte, o ambas al mismo tiempo, y también resulta fundamental que nadie se interponga, especialmente tú mismo. 

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Giro de Italia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies