¡Síguenos!
Carmen Pinto.

Atletismo

Ella lo hizo: tú puedes hacerlo

Carmen Pinto, que fue una buena atleta de joven y que llegó a pesar 102 kilos, ha perdido 40 que le han permitido volver a ser internacional a los 52 años.

Ella pesaba 102 kilos. Y en aquella Navidad de 2015 su hermana, que es terapeuta en Palma de Mallorca, le pasó un ejercicio en el que solo se trataba de escribir en un folio lo que ella le pedía a la vida. Y ella, Carmen Pinto, en la que ya no quedaba ni rastro de la atleta que fue, jugó a largo plazo. Contestó que quería competir en “el Mundial master de atletismo de Málaga 2018” que entonces ya tenía fecha y ubicación. Para entonces algo empezaba a cambiar en esta mujer que en su juventud llegó a ser tercera de España en 1.500 y a correr esta distancia en 4’37”. Una mujer que, sin embargo, en 2015 vivía enjaulada en 102 kilos de peso. Una mujer a la que le dolían las caderas. Y no sólo eso. También escuchaba decir a su traumatólogo, “eres demasiado joven para tomar cinco pastillas diarias”, víctima de ese estrés que no debería tener explicación, porque eso no es calidad de vida. “Si iba apurada en el trabajo, lo primero que se me ocurría pedir era unas pizzas”, recuerda hoy Carmen, que sigue trabajando en el mismo sitio, una creativa tienda de disfraces de origen familiar, que recuerda que no todo es perfecto. “Un negocio propio es muy esclavo”.

Carmen Pinto y Alfredo Varona.

Carmen Pinto y Alfredo Varona.

El tiempo, sin embargo, ha pasado desde 2015. Es más, el tiempo ha obrado la transformación de Carmen que un día dijo en voz alta: “No puedo seguir así, no quiero seguir así”. El siguiente paso fue demostrarlo escapando de esos 102 kilos que hoy son 62 barnizados por la misma sonrisa con la que un día rompió con todo. Fue el mismo día que le dijo a su marido, “no quiero seguir aún a sabiendas de que tú no tienes la culpa de nada”. Fue él mismo día que Carmen explica ahora. “Tomé esa decisión, porque en la vida hay que tomar decisiones. Yo no tuve una adolescencia plena porque a los 20 años me quedé embarazada y ante la pregunta de mi madre, ‘¿quieres continuar adelante?’ contesté que sí. No me dio miedo y creo que en todos estos años he respondido a mi papel de madre. Pero ahora que mis dos hijos ya son mayores creo que necesitaba este tiempo para mí. No sé si he sido egoísta, pero era lo que me pedía el cuerpo. Necesitaba hacerme caso. No tiene sentido vivir engañada. Entonces me pregunté, ‘¿qué quieres hacer?’, y sentí que aún tenía tiempo para hacerme esa pregunta. No quise renunciar a ella”.

Carmen Pinto, antes de volver a ser ella.

Carmen Pinto, antes de volver a ser ella.

La respuesta está hoy en una mujer, separada y feliz, que no es la misma que nunca conocí en 2015. En dos años ha rebajado 45 kilos, porque su cabeza recordó “la importancia de la fuerza de voluntad a la hora de comer”. Y, aunque el Mundial de Málaga todavía estaba lejos, volvió a correr como hacía esa niña que empezó a los 13 años. “Hasta entonces yo patinaba. Pero tuve un accidente en el que me fracturé la pierna y los médicos me dijeron que si no daba movimiento a esa pierna, acabaría coja. Y empecé a correr. Y empecé a destacar. Y cuando me di cuenta estaba viajando a campeonatos o entrenando los sabados por la mañana en la Casa de Campo junto a la generación de Prieto, Esparcia…, siguiéndolos como una loca y Pascua, mi entrenador, gritándome: ‘¿A dónde vas?’, pero yo no quería quedarme sola, porque entonces era la única mujer que estaba allí”.

Hoy, a los 52 años, es diferente por culpa de esa pregunta: “¿Qué quieres hacer con tu vida?”. Una pregunta valiente e interesante, “que no todo el mundo se atreve a hacerse” y que ella se hizo, “porque ya no estaba a gusto con mi vida. Son momentos de la vida», explica hoy, sin miedo a los recuerdos. «Hubo un día que se me quedó grabado. Fue al volver de las vacaciones de verano y ver una foto que me había hecho con mi hijo en bañador, a pie de piscina. No me gustó lo que vi. Me vi horrorosamente mal. No podía concebir que esa fuese yo. Hasta entonces intentaba disimular mi aspecto con la ropa o eso creía». Pero aquella fotografía fue muy perversa. «Yo, que me había pasado toda mi infancia corriendo; yo, que luego fui profesora de aerobic; yo, que había llegado a llevar la antorcha olímpica en Ponferrada en el año 92 embarazada de ocho meses… Sin embargo, ahora el mero hecho de coger una caja de ropa en la tienda… Me rompí hasta un tendón… Cualquier cosa… Sentí que no era ese el camino. No era mi camino. No me veía tan mayor como para negarme esa oportunidad. Necesitaba hacerlo, tenía que empezar a correr otra vez».

Carmen Pinto, en el Mundial Master de Málaga.

Carmen Pinto, en el Mundial Master de Málaga.

Y volvió a correr. Y, aunque la edad sea inseparable del reloj, Carmen ha vuelto a parecerse a la atleta que fue y a demostrar que nunca es tarde. «Quiero llegar hasta los 102 años corriendo», desafía ahora con la misma valentía con la que volvió a ponerse el chándal o a comer sano, «que no es lo mismo que comer poco». Por eso hoy es tan interesante escucharla hablar de ella o de su entrenador, Luis del Águila, al que no contradice ni una coma. «Me ha demostrado que la magia está en la fuerza. En realidad, la fuerza es el auténtico secreto para correr. El cuerpo me pide entrenar más de lo que él me manda. Pero yo no le discuto nunca porque él mide lo que no sabría medir yo: soy una persona de 52 años que ha de pensar a largo plazo si quiere seguir corriendo».

Quizá por eso Carmen cumplió el objetivo que en la Navidad de 2015 escribió en ese folio que hace poco volvió a ver al abrir un cajón. Y claro que se emocionó porque lo había logrado. Había ido al Mundial máster de Málaga este verano. Y fue la 24ª clasificada de las 46 mujeres que disputaron los 5.000 metros como nadie podía imaginar cuando pesaba 102 kilos. Nadie que no fuese ella, Carmen Pinto, la misma que en los años ochenta desafiaba al mundo en las pistas del INEF. Un recuerdo valiente, como todos los recuerdos que son inolvidables, y que hoy está establecido en su sonrisa: «Me atreví a cambiar de vida antes de que fuese tarde».

Carmen Pinto, hoy.

Carmen Pinto, hoy.

1 Comment

1 Comment

  1. Alberto Peralta

    30/10/2018 at 14:40

    Con 102 kg también podría haber sido Internacional. Se trata de pagar la inscripción al Campeonato del Mundo, sin más.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atletismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies