¡Síguenos!

Cartas de fútbol

Sympathy for the devil en Estambul

Aquí tiraremos paredes a base de cartas, porque entre el Real Madrid y el Barça cabe el mundo entero. Y esa es la única certeza: cualquier tema de la vida podrá salir en esta correspondencia.

Hola, Juancar.

Y hola a todos los que hoy os coláis por esta nueva ventana. Lo primero será presentarnos, repasar los antecedentes y seguir jugando A LA CONTRA. Pocas cosas más disparatadas que escribir cartas en 2019. Es algo que llevamos haciendo desde hace 10 meses, pero lejos de creernos unos revolucionarios tenemos muy claro los referentes. Seguimos las huellas de Juan Villoro y Martín Caparrós, dos leyendas del periodismo que ya intercambiaron misivas en el Mundial del 2010. La jugada la repitieron Carlos Marañón y Galder Reguera, dos buenos amigos, ocho años después en Rusia. Ahora dos juveniles damos el salto a estas páginas para seguir tirando paredes con el balón como excusa. Dice Juan Carlos Guerrero, el otro remitente de estas cartas, que entre Barça y Madrid cabe el mundo entero, por lo que cualquier tema sobre la vida saldrá en esta correspondencia. El punto de partida son los dos colosos de nuestro fútbol, pero el destino es incierto. Acompañadnos en este viaje para descubrirlo.

Esta mudanza de nuestro pisito de soltero a esta casa familiar que es A LA CONTRA (a quien agradecemos eternamente la confianza) nos ha pillado en mitad de la batalla, con la carrera en marcha, entre suspensiones de clásicos y partidos de Liga. El aplazamiento del Barça-Madrid me recordó a esos días en que los matones de sexto aparecían en la pista del colegio. Tú ya sabías que no había nada que hacer, te echaban, se quedaban con el balón y los que jugaban eran ellos. Simplemente por ser mayores marcaban la pauta en el recreo. Ahora nuestra agenda (deportiva) la marcan los violentos. A la confusión contribuyen también ese matrimonio mal avenido que es la RFEF y La Liga. Ahora no les gusta la nueva fecha elegida por los clubes. Habemus (nuevo) lío.

Estamos viviendo días en que uno se cuestiona todo ¿En serio tiene el crédito agotado Zidane? ¿No tiene equipo el Atleti para hacer algo más que conservar siempre el 1-0? ¿Cómo puede ser que con el mal inicio de Liga del Barça lleve a estas alturas un punto más que el año pasado? El fútbol como reflejo de nuestra sociedad vive cada día más en el análisis express, estresado y en busca permanente de nuevos ídolos y referentes. Quizá por eso esa necesidad de renovación permanente, de caras nuevas, de resultados instantáneos. Hace tiempo que la paciencia se convirtió en un material preciado.

Algo de eso sabe ya Zidane quien parece encaminarse al Cadalso en Estambul. En la última frontera de Europa se juega el Madrid algo más que tres puntos. En su competición fetiche, con su entrenador milagro y una plantilla crepuscular, los blancos salen a pecho descubierto. Son esas situaciones límite sobre las que el Real Madrid ha construido su leyenda, ¿no crees?

Yo por si acaso en el Infierno de Estambul me imagino a ZZ escuchando Sympathy for the devil, de los Rolling Stones: «Espero que sepas mi nombre// Pero lo que te desconcierta// es la naturaleza de mi juego».

Otro madridista ilustre, Quique González ha sacado disco recientemente (Las palabras vividas) para poner música a los poemas de Luis García Montero. Dice el director del Instituto Cervantes que en cualquier hecho creativo lo importante es que el lector habite y haga suyo el poema. Esa es la intención de esta correspondencia abierta con todos ustedes, en la que como ven también habitará la música, el cine, el periodismo, en fin, la vida, para explicar la realidad que rodea a esos mundos paralelos llamados Real Madrid y Barcelona.

No hagan como en aquella viñeta de Castelar en la que un paisano anunciaba que iban a subir los sellos de las cartas, y otro, con gran habilidad para optimizar las malas noticias, replicaba: «que bien hicimos en no saber escribir». Aquí Juan Carlos y yo nos encargamos de los sellos y la escritura. Ustedes simplemente guárdense un ratito para leernos.

Un fuerte abrazo.

Emmanuel.

 

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cartas de fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies