¡Síguenos!

Cartas de fútbol

Fiebre en las gradas

¿Una relación a distancia con tu equipo puede tener la misma intensidad que la de quien acude a su butaca cada quince días?

Hola, Emmanuel.

Hablabas de trabajar en casa y yo me puedo explayar sobre ello porque durante tres años fue mi día a día. No todo es tan bonito como puede parecer porque abres la oficina cuando quieres pero la cierras cuando puedes. Cuesta ponerse rutinas y al final acabas por hacer como Tebas con los horarios de la Liga: abierto todo el día. Quizás como trabajador por cuenta ajena sea diferente, pero te hablo como exautónomo, donde eres presidente, entrenador, jugador y utillero al mismo tiempo.

Sobre tu reflexión acerca de la Supercopa de España sólo puedo darte la razón y añadir que podemos aceptar el negocio tapándonos la nariz como hacemos tantas veces pero que nos lo digan abiertamente, que no nos intenten vender a Rubiales como el conquistador de los derechos para las mujeres de Arabia Saudí. Nunca el altruismo estuvo tan bien pagado y la transparencia tan bien escondida.

Los casos de la Supercopa y del partido de Miami de Tebas nos demuestran que cada vez se piensa menos en el aficionado que va al campo, y esto me recuerda a Fiebre en las gradas, el mítico libro de Nick Hornby sobre su pasión por el Arsenal, pero que es un ensayo acerca del aficionado al fútbol en general y sobre el hincha de grada en particular. Siempre me ha parecido que éste último muestra una superioridad moral, como si el club le perteneciera más a él, como si lo quisiera más que quien ve los partidos desde el sofá. Los aficionados de grada suelen utilizar el argumento del tiempo y el dinero, como si el amor, sea el que sea, se pudiera comprar.

Obviamente, el fútbol, como la música, se aprecia siempre mejor en directo, pero, ¿no crees que una relación a distancia con tu equipo puede tener la misma intensidad que la de quien acude a su butaca cada quince días?

Hornby deja un reguero de reflexiones a lo largo del libro. Cuenta el escritor inglés que “los jugadores no son más que nuestros representantes en el campo y que el placer de la victoria no se diluye en su trayecto del césped a la grada porque el del aficionado es un triunfo propio y tan trabajado como el de los futbolistas; la única diferencia es que el aficionado ha invertido más horas, más años, más décadas que ellos”. Estoy de acuerdo con Hornby, por eso siempre me ha parecido ridículo exigirle a un futbolista que sienta lo mismo que el hincha. Supongo que algunos diluyen la delgada línea que separa el sentimiento del compromiso; en esta última categoría sí deben puntuar los jugadores.

Hornby también defiende su derecho a elegir el apoteósico triunfo del Arsenal en el final de Liga de la temporada 88/89 como el mejor momento de su vida. “Eso no significa que haya llevado una existencia triste y yerma, sino que la vida real es más tenue, más apagada y contiene un potencial menor para entrar en un delirio inesperado”. Siempre he creído que el fútbol te permite alegrías que, aunque conseguidas por otros, te llevan a un estado explosivo que raramente conseguimos con nuestras mejores noticias personales. Quizás ahí esté el problema, en no celebrar con saltitos y tirándonos al suelo los goles que marcamos en la vida.

Por cierto, echo de menos una segunda parte de Fiebre en las gradas (el libro es de 1992), en la que Hornby cuente cómo vivió la transformación del Arsenal con Wenger y cómo ve el fútbol ahora que tiene 60 años. ¿Qué segunda parte futbolera lamentas que no se haya producido? A mí me hubiese gustado la vuelta de Del Bosque al Madrid en algún momento del carrusel de entrenadores que se inauguró con su marcha. Aquello sí que fue una fiebre en el banquillo.

Un abrazo,

Juan Carlos.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Pancartas, Gradas y Animación. Por ese orden | Cartas de fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cartas de fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies