¡Síguenos!
casa de papel

Fútbol

La Casa de Papel FC

Alerta: monos rojos y caretas de Dalí en los estadios. ‘La casa de papel’ está cada vez más presente en el fútbol.

Era un todo o nada para el Olympiacos. Sus opciones de seguir vivo en la Europa League dependían de lo que hiciera en la última jornada de la fase de grupos frente al Milán. El ya de por sí caliente Karaiskakis era una caldera. En el fondo donde se ubican los ultras del Pireo se desplegó un impresionante tifo con multitud de personajes vestidos con monos rojos y caretas con la cara de Salvador Dalí en torno a una mesa con un trofeo de la Europa League. Debajo también había una pancarta en la que se leía “La casa del trofeo”. El Olympiacos, contagiado por el espíritu de los Tokio, Berlín, Río o Nairobi, cumplió a la perfección con el plan maestro del Profesor Pedro Martins: ganaron 3-1, pasaron a la siguiente ronda y el Milán fue eliminado. La alegría se desbordó y muchos aficionados saltaron al césped del Karaiskakis con la cara tapada por las máscaras más famosas de la televisión. Incluso el capitán Kostas Fortounis, autor de uno de los goles, se fotografió en el vestuario con una de ellas.

La ficción española está de moda gracias a La casa de papel, la serie de habla no inglesa más vista de la historia de Netflix. La producción de Vancouver Media, que está desarrollando su tercera temporada, ha traspasado con creces las paredes de la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre de Madrid. Millones de personas de todos los rincones del planeta han padecido de esta enfermedad que te mantiene absorto frente a la pantalla… y muchos de estos enfermos están ligados al fútbol.

Los ultras del Olympiakos han sido los últimos en sumarse a la fiebre por La casa de papel. Los primeros que lo hicieron fueron los del Al Ittihad, en febrero de este año. Instantes antes de que arrancara el choque de la liga de fútbol de Arabia Saudí que los enfrentaba al Al Shahab, en el fondo del estadio se desplegó un enorme tifo en referencia a la serie española. En este caso, el color predominante no era el rojo, sino un amarillo similar al de la camiseta del club. En la imagen se veían los rostros de cuatro futbolistas del equipo con la mitad de la cara al descubierto y la otra mitad oculta por una careta de Dalí. En el centro de todo estaba el entrenador de entonces, José Luis Sierra, parodiado al más puro estilo del Profesor. Alex Rodrigo, uno de los directores de la serie, expresó en Twitter su asombro ante lo que acababa de ver.

 

 

Apenas tres meses después, los aficionados del Rennes copiaron a sus homónimos árabes y trasladaron al Roazhon Park su pasión por La casa de papel. Era el último partido de la temporada y el conjunto francés lo celebró por todo lo alto con un gigantesco tifo en el que se veía a un atracador de la serie con su mono rojo, la máscara de Dalí y una bufanda del club. A su lado se leía “La casa de Roazhon”. Los creadores de La casa de papel pueden sentirse orgullosos: la serie se ha colado en el mismo fondo en el que antes lo hicieron personajes de la talla de Heisenberg (Breaking Bad), el Joker, Lobezno, el payaso de IT o Darth Vader, con el que recibieron al PSG al ritmo de la marcha imperial… una lástima que luego perdieran el encuentro por 1-4.

Varios de los integrantes de los Libres y Lokos, la sección ultra del Tigres mexicano, se disfrazaron de personajes de La casa de papel para recibir al autobús que transportaba a sus jugadores al Estadio Universitario. Era el día del Clásico Regio ante los vecinos del Monterrey, uno de los encuentros más pasionales que se pueden ver en México. Los aficionados del Tigres acompañaron la entrada al campo con el Bella Ciao de fondo, la canción que identifica la serie.

 

 

Tiene mucho mérito que una canción que utilizaban los partisanos italianos durante la Segunda Guerra Mundial, hoy sea en un hit imposible de dejar de tararear una vez que lo escuchamos por primera vez. Ahora, el Bella Ciao (Adiós bella, en español) se entona en los campos de fútbol y no en los de batalla. Versiones de esta canción italiana siempre han existido, aunque no tantas ni tan originales como las que comenzaron a componerse a raíz de que La casa de papel comenzara sus emisiones el 2 de mayo de 2017. Una de las más sonadas fue la que escribieron los aficionados del Atlético de Madrid para animar a su equipo en la final de Europa League que disputaron a mediados de mayo ante el Olympique de Marsella. La canción se llamaba “La colchonera”.

El Bella Ciao también ha sido versionado por hinchadas de países a miles de kilómetros de la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre de Madrid. Una muy especial, ya que no suele ser habitual ver a un futbolista prodigarse más allá de los terrenos de juego, fue la que compuso el entonces centrocampista del Chievo Verona, Lucas Castro, para alentar a la selección argentina de cara a la Copa del Mundo de Rusia.  Los vecinos brasileños, aprovechando el bajón mundialista de la albiceleste, también compusieron su versión particular del Bella Ciao. Pocos títulos como el de “Messi Ciao” expresan mejor el contenido de una canción. Las de Peñarol o Huracán son algunas de las otras versiones.

Precisamente en Sudamérica, el fenómeno de la Casa de Papel ha golpeado muy fuerte. A finales de abril, Pedro Alonso, el actor que da vida a Berlín, estuvo de visita en Buenos Aires promocionando la serie. Pasar por la capital argentina implica hacerlo por los estadios de River Plate y Boca Juniors. Primero fue al Monumental, donde charló con el entrenador Marcelo Gallardo y le confesó a Enzo Francescoli que, como buen aficionado del Real Madrid que era, sabía de la admiración que siempre había sentido Zinedine Zidane por él. Esa misma noche, asistió al partido de Libertadores que enfrentó a River y Emelec. La mañana siguiente la pasó en el barrio de la Boca. Alonso conoció La Bombonera desde dentro y se fotografió con varios jugadores de la plantilla como Edwin Cardona, Cristian Pavón o Emmanuel Mas. De un día para otro, pasó de celebrar los goles de River a enfundarse la camiseta xeneize. Como para echarle algo en cara al bueno de Berlín.

En la misma Argentina, los jugadores del maravilloso Sacachispas FC de la Primera División B Metropolitana saltaron al terreno de juego con sus caras tapadas por máscaras de Dalí. El portero, por su parte, lo hizo con una americana, la barba recortada y unas gafas a la manera del Profesor que interpreta Álvaro Morte. Éxitos deportivos tal vez no, pero quién los necesita siendo hincha de un equipo que propuso su coqueto estadio para albergar el encuentro de vuelta de la final de la Libertadores. Los futbolistas del Sacachispas se han presentado a varios partidos con caretas de superhéroes, orejeras con forma de conejo de pascua, escudos medievales o barbas postizas a lo Santa Claus. ¡Incluso inventaron una haka maorí propia!

 

 

En un fútbol donde cada vez más jugadores entran a los estadios vestidos de punta en blanco, dos estrellas mundiales como Neymar y Mbappé se presentaron en el Parque de los Príncipes disfrazados con monos rojos y máscaras de Dalí. Vale que era Halloween, pero la cosa no se quedó en un simple guiño a la banda de atracadores más famosa de la televisión. La cuenta oficial de Twitter de la serie le ofreció al crack brasileño formar parte de la resistencia… aunque antes debía de escoger un nombre en clave. Se lanzó una encuesta con cuatro ciudades: Sao Paulo, París, Barcelona y Madrid. Evidentemente, la oferta escondía una segunda intención aún más envenenada que la del mayor atraco de la historia. Neymar, experto en regates imposibles en situaciones límites, rechazó las cuatro opciones y optó por autodenominarse Santos, el club en el que comenzó su carrera deportiva. Hubiese sido demasiado pedir que La casa de papel, encima de ganar el primer Emmy internacional de la historia de España, hubiera resuelto también el futuro de la estrella PSG. Por cierto, la opción más votada fue Sao Paulo y la menos Madrid.

 

 

El portero del Fútbol Club Barcelona, Marc-André ter Stegen, es un gran seguidor de La casa de papel. Tanto es así que felicitó a través de su cuenta de Twitter a todo el equipo que formaba parte de la producción española después del histórico primer Emmy Internacional que lograron para nuestro país. El futbolista alemán reconoció que comenzó a ver la serie doblada a su idioma natal, pero que pronto se arrepintió y cambió al castellano original.

 

 

Aparte de Ter Stegen, se intuye que Thiago Alcántara, Sergio Busquets, José Luis Gayá, Marc Bartra y César Azpilicueta también son fans de La casa de papel. Los cinco internacionales por España aprovecharon una de las tardes libres que les concedió el seleccionador nacional, Luis Enrique, para estrujarse los sesos en el Escape Room oficial de la serie. Como bien indica su nombre, este juego consiste en encerrar a un grupo de personas en una habitación de la que tendrán que escapar en base a unas pistas ocultas. El Escape Room de La casa de papel aglutina simultáneamente a 120 personas en una Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre recreada al dedillo en el Wizink Center de Madrid. Estos atracadores, en un tiempo máximo de 75 minutos, deberán encontrar una salida por la que huir con su botín de 2.400 millones de euros intacto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#LaCasaDePapel

Una publicación compartida de Thiago Alcantara (@thiago6) el

 

El fútbol siempre ha sido uno de los temas favoritos en las conversaciones de a pie. Por tanto, era de esperar que una serie con el éxito mundial de La casa de papel terminara incorporándose de una forma u otra al deporte rey. Y a propósito: podemos sentirnos afortunados de que la moda por los monos rojos y las caretas de Dalí se haya manifestado en tifos, canciones o celebraciones… y no en bandas de atracadores.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies